Recomendaciones para proteger tus fotos personales de los hackers

Una vez más, el tema de la privacidad está sobre la mesa. Esta vez se trata de fotografías de celebridades desnudas, que aparentemente filtró un hacker vía 4chan. Peor aún, se rumora que sólo es el comienzo de una larga temporada de imágenes íntimas que serán disparadas en la red –de hecho, supuestamente, este hacker tiene imágenes de Jennifer Lawrence, Avril Lavigne, Kim Kardashian, Rihanna, Kirsten Dunst, Aubrey Plaza y Winona Ryder, entre muchas otras.

Si bien el cómo evitar que tus “sexy selfies” acaben circulando en las computadoras de millones de usuarios embelesados por la primitiva curiosidad de verte sin ropa es uno de los aspectos menos preocupantes entre las múltiples amenazas que nuestra privacidad enfrenta hoy, no por ello deja de resultar un aspecto importante en esta larga lucha por defender tu derecho a la intimidad.

El plano legal es, sin duda, la arena más importante en la que debe librarse esta batalla. En prácticamente todos los países urge la aplicación de regulaciones severas que protejan al usuario del indiscriminado uso y transmisión de la data que genera –principalmente frente a empresas y gobiernos que aprovechan los vacíos legales o, peor aún, pujan por construir reglas que favorecen sus intereses, en contra de los derechos de los usuarios. Pero también debemos aceptar que en medio del frenesí de la hiperconectividad automatizada, nosotros, los usuarios, incurrimos en una larga serie de prácticas poco prudentes y de malas costumbres.

Y precisamente apelando a esta madurez digital, en lo que se gestionan los marcos legales apropiados (si es que realmente nos encontramos inmersos en ese proceso), existen ciertas precauciones que puedes adoptar a la hora de transmitir tu data –en particular y a propósito del escándalo de celebridades al desnudo, tus fotografías “comprometedoras”.

A continuación, una serie de recomendaciones para almacenar o enviar tu material íntimo:

icloud_iphone-600x300

1. Manténte lejos de la nube (muy lejos)

Es muy probable que la mayoría de fotos que tomas con tu teléfono terminen en la “nube”. Esto al menos si usas un iPhone, ya que generalmente los dispositivos estarán configurados para respaldar toda la data en iCloud (precisamente de aquí obtuvo las fotografías, se supone, el hacker que filtró las imágenes de las celebridades). En este sentido, además de apagar esta configuración en las preferencias de tu teléfono, quizá también sea prudente “complejizar” tu contraseña de usuario de iCloud y configurar una “autenticación de dos pasos” en tu Apple ID (todo esto puede realizarse en las configuraciones de tu iPhone).

2motorola-microtac

2. Manténte análogo

Aunque pueda parecer una medida radical, lo cierto es que actualmente no existen las condiciones para garantizar que tus sexy selfies (o cualquier otra porción de data que esté en un dispositivo que se conecta a la red) estén por completo a salvo. Pero tal vez sea momento de desempolvar tu cámara de 35mm y, cuando sientas el irresistible llamado a autoretratarte desnudo o retratar a alguien más, dotar el momento con un cierto halo vintage y disparar desde tu antigua cámara (con el problema de que luego tendrás que decidir a quién confiarle el revelado).

miley-cyrus-visits-terry-richardsons-studio-0

3. Entrégate a la suerte (o abstente)

Quizá la mejor recomendación que podríamos hacerte respecto a este tema es simplemente evitar las imágenes comprometedoras o, en su caso, desapegarte de tu intimidad y abrirte a la posibilidad de que el universo termine acezando ese jardín semisecreto que conforman tus autorretratos al desnudo. Quizá hasta termines disfrutando la sola idea de que una tribu de desconocidos goce de ver el cuerpo de un desconocid@ (o sea tú), y descubras en tu personalidad una inquietante pizca de voyeurismo.

 

Agrega un comentario