6 crímenes misteriosos que NUNCA han podido resolverse

El jurado aún está deliberando sobre si el Internet es en última instancia, una fuerza del bien o del mal para la sociedad. Debido a la cantidad de información que contiene, casi cualquier persona puede encontrar cualquier cosa online. Eso significa que puedes investigar sobre tu trabajo de historia, encontrar trucos para cocinar o incluso investigar el crimen perfecto.

Afortunadamente, eso también significa que las fuerzas del orden y similares pueden utilizarlo para resolver crímenes … pero no los que os vamos a mostrar hoy:

1.) El curioso caso del suicidio de Ted Loseff.

sherlock-holmes-1

El ciudadano de los Ángeles, Ted Loseff fue encontrado muerto en su coche aún en marcha. Una manguera estaba llevando el humo del tubo de escape hasta la ventana del vehículo. Para la policía, esto parecía una clara indicación de suicidio. Pero no tan rápido. La familia de Ted rápidamente comenzó a ver los agujeros en esta historia.

La señora de servicio afirma que la ropa que llevaba, aunque fue comprada por él, nunca se la puso. Luego está la cuestión del vómito en el suelo del coche que la policía cree que es de los perros de Ted, pero las camareras insisten que los perros estaban en la perrera esa semana. Desde entonces la policía ha reabierto el caso como un homicidio, pero no se ha encontrado ningún asesino.

2.) La desafortunada reunión de Lenny Dirickson.

sherlock-holmes-2

El 14 de marzo de 1998, Lenny y su hijo Jared, que tuvo con su esposa de la que recientemente se divorció, estaban desayunando a punto de empezar el día en la granja lechera de Dirickson cuando un misterioso extraño en un camión blanco se detuvo en el camino de entrada. Lenny saludó al extranjero y regresó tranquilamente a la casa para decirle a Jared que iba a ir con él y volver por la tarde. Nunca lo hizo.

3.) El caso de El Buda de oro.

sherlock-holmes-3

En 1970, Roger Roxas y Albert Fuchigami de Filipinas decidieron embarcarse en una expedición después de encontrar un mapa de un tesoro real dado a Albert por su padre, que era un oficial del ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

Roger y Albert siguieron el mapa y después de algunas excavaciones se encontraron con una escultura dorada de Buda, que pesaba cerca de una tonelada. No sólo eso, sino que una grieta en el cuello del Buddha reveló que la estatua estaba llena de diamantes. Un día más tarde, la casa de Roxas fue allanada y el Buda desapareció. Algunos creen que se mantiene en el palacio de Ferdinand Marcos, el dictador que gobernó Filipinas desde 1965 hasta 1986.

4.) DB Cooper: El pirata de los cielos.

sherlock-holmes-4

El 21 de noviembre de 1971, un pasajero compró un billete para el vuelo 305 de Northwest Airlines con el nombre de Dan Cooper. Su único elemento de equipaje de mano: un maletín con una bomba. Cooper secuestró el avión, amenazando con hacerlo estallar si no recibía 200.000 dolares, suma que recibió, junto con un paracaídas. Antes de que el avión completará su viaje de Seattle a Mexic, Cooper saltó del avión con el dinero y nunca fue encontrado. A día de hoy sigue siendo el único caso de piratería aérea no resuelto en los Estados Unidos.

5) El Misterio del Hombre de Somerton.

sherlock-holmes-5

Una pareja iba paseando por la playa Somerton en Australia cuando se encontraron a un hombre muerto bien vestido en la arena. Curiosamente, todas las etiquetas de su ropa habían sido arrancadas y una página del libro persa de poemas, “El Rubaiyat de Omar Khayyam”,fue cosida en el forro de su abrigo. El documento también decía “Shud tamam”, que significa “acabado” en persa.

Un par de meses más tarde, se encontró un libro que contenía la página exacta, junto con un código, que no se ha podido resolver desde entonces.

6.) Los crímenes de Tylenol.

sherlock-holmes-6

En 1982 en el área de Chicago una chica se despertó quejándose de un resfriado por lo que sus padres le dieron un poco de Tylenol. Ella murió. Ese mismo día, un cartero tomó Tylenol para las rodillas doloridas y murió. Su hermano y hermana también murieron de la misma botella de Tylenol. El recuento de víctimas de los asesinatos de Tylenol creció a siete y hasta la fecha no han surgido sospechosos.

Pues resulta que, incluso con la ayuda de los detectives de Internet y hoy en día, estos crímenes lo más probable es que sigan sin resolverse. Es triste, es extraño y es francamente aterrador. Cierre las puertas.

Vía: CV

 
124 Personas Compartiendo

Agrega un comentario