¿Es posible cambiar creencias y emociones? ¡Con la PNL puedes “reprogramarte”!

¿Se queja por todo?, ¿hace juicios negativos sobre los demás, sobre el clima, sobre la cotidianidad?, si es así, tal vez usted deba “reprogramar” algunos patrones que le hacen daño y  que afectan su proyección a futuro.

Para el psicólogo José Alonso Peña Herrera: “La Programación Neurolingüística o PNL, es una disciplina enfocada en el conocimiento de la experiencia interna de la persona y como el lenguaje, el cuerpo y las creencias afectan esas creencia interna. Lo importante es entenderla como un conjunto de herramientas para entender y modificar la experiencia interna y así generar cambios en la experiencia externa”

Un proceso de autodescubrimiento y transformación es el primer paso para cambiar algunos patrones y conseguir las metas. Hablamos con José Alonso sobre como cambiar las emociones y creencias que impiden avanzar.

Mujer-quejandose

¿Cómo cambiar patrones de comportamiento que llevo desde la familia o la tradición cultural?

Un patrón es un comportamiento que se repite de manera inconsciente en nuestra cotidianidad. Por ejemplo, un consultante con el que tuve la posibilidad de trabajar, tenía un patrón de comportamiento muy particular que consistía en que cada vez que veía a una mujer vestida de blanco, su postura cambiaba: se arqueaba, empezaba a temblar y sentía una gran ansiedad. Incluso hasta con las mujeres que estaban vestidas con un saco blanco o una blusa. A lo largo de la exploración de esa experiencia interna, descubrimos que en el pueblo en el que creció, las mujeres que tenían una posición respetada en la comunidad: Maestras, Alcaldesa, esposas de políticos, etc, se vestían de blanco y tenían la autoridad de corregir a los niños cuando caminaban en el pueblo. Además, su madre, la odontóloga del pueblo era una de esas “mujeres de blanco”. El no había caído en cuenta de esa parte de la historia, de hecho, la tenía casi olvidada.

La forma de cambiarlo es conocerlo muy bien para saber qué lo activa, qué utilidades tiene, en qué contextos funciona y  en qué contextos no funciona. Conocer la secuencia en la que se genera y  de ahí empezar a editarlo a través de varias técnicas tanto desde lo lingüístico, como lo comportamental y lo emocional.

Sin embargo, esta exploración puede tomar tiempo, así que, mientras se hace, vale la pena enfocarse en aprender patrones nuevos que puedan potenciar los cambios esperados a través de varias estrategias:  conductas exitosas de gente influyente, aprender nuevos hábitos, cambiar la forma de hablar y experimentar emociones positivas con más frecuencia.

Mujer-dudando

¿Cuándo un patrón o costumbre es negativa?

Se debe entender que todo comportamiento es útil en algún contexto. Por lo tanto, saber si un patrón de comportamiento es negativo dependerá del contexto en el que se aplique. A muchos terapeutas, excelentes en sus consultorios, suele pasarles que terminan haciendo terapia a sus hijos y parejas. Son patrones de comportamiento que son muy efectivos en el contexto de la terapia o la consultoría y que no son muy efectivos o positivos en el contexto familiar.

Mi recomendación entonces es que si estás pensando en que algún patrón específico de comportamiento puede ser negativo, antes pregúntate en qué contextos es positivo y úsalo sólo en ese contexto y busca las estrategias para hacer las ediciones necesarias para que ese patrón pueda ser útil en otros contextos. Ahora bien, generalmente nos damos cuenta cuando un patrón es negativo en algún contexto cuando empieza a generar efectos en nuestra cotidianidad, afectándola.

Para finalizar, cada vez que identificas malestar en algún momento de tu vida, revisa los patrones que estás usando, los pensamientos que estás teniendo en ese instante y cómo se está moviendo tu cuerpo. Quizá, así, podrás ir identificando qué cambios son necesarios de hacer.

¿En qué ayuda la programación neurolingüística en la autoestima?

Uno de los objetivos de cualquier proceso de autoconocimiento es el mejoramiento de la actitud hacia sí mismo, incluyendo autoestima, autoconcepto y autoimagen. Al pensar en autoestima, debemos pensar básicamente en las creencias que tenemos con nosotros mismos, así las cosas, el autoconocimiento genera una claridad sobre las creencias que tenemos y cómo estás influyen en la actitud que tenemos frente a la realidad en general y también la actitud que tenemos hacia nosotros mismos.

¿Cómo programo mis emociones? El paso a paso

Las emociones son reacciones emocionales automáticas que tienen como objetivo darnos la señal de qué es lo que está pasando en el ambiente. Sentimos malestar cuando algo afuera no funciona y bienestar cuando las cosas salen como lo esperamos o cuando están acorde con nuestras creencias. A la final, las emociones que solemos llamar negativas, no son más que una señal de que algo no sale como queremos que salga.

Al ser automáticas, las emociones no se programan, lo que podemos editar y  reprogramar es el cumulo de creencias que las provocan y, por consiguiente, las reacciones. Gran parte de la programación es el cambio de creencias, ya que estas son la materia prima de nuestros comportamientos, las creencias son como los mecanismos por medio de los cuales interpretamos el mundo, lo valoramos basados en lo que creemos, decidimos si algo es bueno, malo o sano, a partir de lo que consideramos como válido o no. Nuestras creencias crean nuestra realidad y las emociones sobre lo que pasa.

Mujer-triste

¿Voy cambiando emociones, creencias, consecución de metas? ¿cuál es el ABC?

El ABC de la PNL es tener claridad en una cadena específica sobre cómo el lenguaje va generando las condiciones de tu vida. Una idea, una frase, repetida en muchas ocasiones genera lo que llamamos un programa (creencia, forma de pensar, idea fija, patrón de comportamiento específico). Este programa genera emociones, pensamientos y acciones, coherentes con esa idea. Cuando sientes, piensas, actúas y hablas en consonancia con una idea, tu realidad pareciera confirmar esa idea constantemente.

Pensemos por un momento en una persona que tiene la siguiente creencia: “La vida es muy difícil”. Tiene esta creencia porque era una frase que su padre repitió durante toda su infancia por dificultades económicas. Al tener ese programa instalado, automáticamente sus emociones son de desesperanza, de lucha, de fuerza, de agresividad y cualquier otra emoción que asociamos con la palabra difícil. Sus pensamientos, obviamente estarán llenos de ideas e imágenes asociadas con estas emociones: “la vida es difícil entonces hay que estar preparado para que pasen cosas malas, las oportunidades, son pocas, etc”. Esto nublará su visión, no verá las oportunidades, terminará haciendo las cosas de manera complicada y difícil, entender las cosas que pasan en la vida le será complejo, y curiosamente las cosas sencillas de la vida le parecerán inauditas o increíbles. “De eso tan bueno no dan tanto” diría él. A la final, este programa hará de su vida, realmente una vida difícil.

¿Conceptos básicos a la hora de cambiar estos patrones?

Podemos empezar por cambiar las frases que decimos cotidianamente, reencuadrarlas o editarlas de tal modo que poco a poco vayamos instalando programas más positivos que nos ayuden a crear nuevas realidades. Un buen comienzo para el cambio de patrones, es generar un cambio en los patrones del lenguaje. Para ello, algunos tips:

 1. Evita quejarte.

Este es uno de los hábitos de lenguaje más poderosos que hay, al suprimir las quejas lo máximo que puedas, generas emociones positivas, pensamientos positivos y te comportas de una forma menos quejumbrosa en general. De pronto hay menos irritabilidad y más tolerancia.

 2. Mejor decir “No es tan bueno” a decir “Es malo”.

Digamos que fuiste a un restaurante que te gusto poco, es mejor hacer saber que te gustó poco a que no te gustó. La sensación emocional es diferente. Piensa en este instante en algo que te proporciona tristeza. Ahora si “X situación no me hace feliz”. En lugar de decir “X situación me pone triste”.

 3. Evita juicios de valor negativos.

 Evita adjetivos negativos acerca de tí mismo y de las personas. Sobre todo de otros. Cuando entrenas una actitud de lenguaje más positiva sobre los demás, poco a poco empiezas a verte con mejores ojos.

Créditos: @drphyloel K&K

 

Agrega un comentario