El escándalo de explotación infantil detrás del reality “Here come honey Boo Boo”

El canal estadounidense TLC anunció este viernes la cancelación del popular programa de telerrealidad “Here Come Honey Boo Boo” (Aquí viene Honey Boo Boo) tras cuatro temporadas en el aire.

Según señala la prensa local, la suspensión del programa -que sigue las peripecias de la niña Alana Thompson y su familia- se produce después de que se informara de que la matriarca del clan supuestamente estaría en contacto con un hombre que pasó varios años en prisión por abuso de menores.

hqdefault

“Apoyar la salud y en bienestar de estos niños excepcionales es nuestra única prioridad”, dijeron los responsables de TLC en el comunicado en el que anunciaron la cancelación del programa.

El programa, que registra la vida de Alana – más conocida como Honey Boo Boo - (una pequeña participante de concursos de belleza para niñas), fue sacado del aire por la cadena TLC después de que se hiciera público el amorío entre la mamá de la joven estrella, Mamma June Shannon, con Mark McDaniel quien estuvo detenido 10 años por abusar de menores.
Si bien la mujer desmintió el vínculo, al poco tiempo los paparazzis la registraron con sus cámaras junto a este hombre en Georgia, al sur de los Estados Unidos, cuando estaban recorriendo la zona en busca de una casa para convivir.
1cx8Oi.AuSt.71
Lo más grave de la situación – y lo que hizo que la cadena tome dicha determinación – no fue la relación de June con Mark sino que una de las hijas de ella, Anna (más conocida como Chickadee) denunció que él la obligaba a practicarle sexo oral cuando tenía ocho años.

“Explotación infantil”

Según recuerda desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, Alana Thompson, conocida con el sobrenombre de ‘Honey Boo Boo’, es uno de los personajes más controvertidos de la televisión estadounidense.

alana-thompson-honey-boo-boo_MUJIMA20130823_0006_29

Saltó a la fama a raíz de su aparición en el polémico programa “Toddlers & Tiaras”, protagonizado por un grupo de madres y padres obsesionados con hacer triunfar a sus hijos en concursos de belleza infantiles.

En 2012, TLC le dio su propio programa. En él aparecía junto sus tres hermanas adolescentes, su madre y el marido de esta en la pequeña localidad rural de McIntyre, en Georgia.

Los críticos destrozaron el programa desde su estreno, asegurando que era una exaltación del mal gusto y de la ignorancia, y que el trato que recibía la pequeña Alana roza la “explotación infantil”.

Todo un escándalo que supera a cualquier reality show y que, seguramente, llegará a la Justicia en los Estados Unidos.
Vía BBC Mundo

 

 

Agrega un comentario