7 curiosidades que NO conocías sobre Nikola Tesla

Para algunos su nombre no resulta tan conocido, sobre todo al compararse con otras grandes mentes de la ciencia, como el caso de Albert Einstein, Isaac Newton y Thomas Edison, solo por mencionar algunos. Pero resulta indiscutible que Nikola Tesla fue uno de los genios más brillantes de la historia y que sus aportaciones para el avance de la tecnología humana fueron enormes. Entre tanto, ¿qué tal si hacemos justicia a ese hombre increíble conociendo siete curiosidades bastante peculiares sobre su vida y obra?

1 – Dormía muy poco

Según la versión del propio Tesla, apenas y lograba dormir dos horas cada noche y no era nada raro que pasara más de dos días sin pegar los ojos mientras trabajaba en su laboratorio. Esta inverosímil historia parece haber sido confirmada por uno de los amigos del científico, Kenneth Swezey.

2 – Poseía memoria fotográfica

Tesla era dueño de un increíble don para memorizar todo lo que leía, lo que significa que su cerebro era una especie de biblioteca ambulante repleta de información a la que podía acceder cuando le pegaba la gana. Además, fue precisamente debido a esto que Tesla evitaba hacer bocetos sobre sus invenciones, confiando más en su memoria fotográfica.

3 – Amaba a las palomas

Resulta del conocimiento público que Tesla tenía ciertas dificultades para relacionarse con los seres humanos. Sin embargo, adoraba sobremanera a las palomas y, además de alimentarlas a diario, Tesla tenía la costumbre de rescatar pájaros heridos para curarlos y cuidarlos en casa. Incluso, se dice, que el inventor llegó a nutrir sentimientos amorosos por una paloma que se cruzó en su vida.

4 – Muchas de sus invenciones aún se mantienen en secreto

Cuando Tesla murió – totalmente solo y en la miseria a la edad de 86 años –, las autoridades lograron recopilar una cantidad impresionante de material sobre sus trabajos. Parte de este material se le entregó a la familia del inventor después de algún tiempo, y otra parte fue a parar a un museo dedicado a su memoria. Sin embargo, aún existen objetos que nunca fueron liberados a la luz pública, lo que ha llevado a especular a muchas personas sobre el contenido de estas invenciones mantenidas en secreto.

5 – Hablaba fluidamente… en 8 idiomas

Nikola Tesla tenía raíces serbocroatas, lo que significa que era muy fluido en dicho idioma, pero como vivía en los Estados Unidos, pues también dominaba el inglés. Pero, además de estas lenguas que podrían considerarse “por defecto”, este hombre también podía hablar alemán, italiano, latín, francés, húngaro y checo.

6 – Fue un ambientalista

Pese a que el inventor transitó por una época donde era bastante raro que alguien mostrara preocupación por el ambiente, Tesla mostraba una profunda angustia por la velocidad a la que agotábamos nuestros recursos naturales. Llegó a realizar algunas investigaciones sobre nuevas formas de obtener energía, y deseaba que la humanidad pasara a emplear combustibles renovables no fósiles.

7 – Deseaba construir un “Rayo de la Muerte”

Además de todas las invenciones de Tesla que se hicieron una realidad – como la transmisión por radio, el motor de inducción y la corriente alterna –, el científico desarrolló un proyecto muy detallado para la construcción de un “Rayo de la Muerte”, un arma hipotética basada en la utilización de un haz de partículas capaz de diezmar ejércitos enteros.

Tesla bautizó a su dispositivo como “Teleforce” y, según describió en su proyecto, el cañón podía disparar un rayo concentrado de partículas con energía suficiente como para derribar un escuadrón de diez mil aeronaves enemigas situadas a más de 300 km de distancia. Además de este infierno, el disparo también podía lograr que pelotones enteros cayeran sin vida en un instante.

 
24 Personas Compartiendo

Agrega un comentario