¡Atención! 9 trampas de los supermercados para que compres MUCHO más

Son muchas las estrategias que los supermercados usan para inducir al comprador a adquirir más productos.  Y es que sin darnos cuenta, los grandes centros tienen todo perfectamente planificado para que no solo te lleves lo que estás buscando…

1. La música, su mejor aliada

su1

Entras al supermercado y, de pronto, escuchas una música suave, agradable. No sabes por qué, pero te han entrado ganas de gastar. Está comprobado que la música clásica hace que compremos más. De hecho, algunos experimentos realizados han conseguido probar que si pones música típica de Francia en la zona de vinos, se venden muchas más botellas de este país.

No sólo en esto es crucial la música, también marcan nuestro ritmo de compra. Por ejemplo, cuando hay muchos clientes en el supermercado la música es más rápida y activa. Sin embargo, cuando el establecimiento está más bien vacío, las melodías que lo llenan son mucho más pausadas y tranquilas.

2. Más espacio, más artículos

su2

Disfrutando de la música te acerca a coger un carro de la compra. ¡Vaya! ¿Soy yo o estos carros han crecido? El hecho es que desde los años 30 – cuando se empezaron a usar- el tamaño de esta herramienta de compra ha aumentado bastante. ¿Por qué? Coincidirás con que hacer la compra y salir del súper con un carrito casi vacío es bastante deprimente. A los compradores nos gusta sentir que hemos hecho un buen trabajo ycuanto más lleno el carro, mayor es la satisfacción que sentimos.

Por lo tanto, si el carro es muy grande y buscamos sentirnos “realizados” tras la compra: querremos verlo bien lleno, aunque sea el doble de grande y, finalmente, de caro.

3. ¿Dónde están las cosas?

su3

Avanzas por el pasillo escuchando la música que han puesto para ti y empujando ese carro inmenso que has encontrado. Todo va bien hasta que te das cuenta de que no encuentras la leche por ningún lado. ¿Sabes por qué? En los supermercados prefieren poner los productos imprescindibles bien al fondo, de esta manera consiguen que pasees por toda la tienda, fijándote en otros productos y aumentando las probabilidades de que los compres, aunque no sean tu objetivo principal.

No obstante, tu “drama” aún no ha terminado: ¿dónde han puesto ese producto del que ha me había aprendido la localización? En los supermercados cambian los artículos de sitio cada cierto tiempo, de esta forma, igual que buscando los artículos imprescindibles, empiezas una excursión en busca de tu artículo fijándote en productos que no te interesaban, pero algunos de los cuales acabarán, seguramente, en tu carro.

4. ¡Mira aquí y aquí!

Sigues por el pasillo con el carrito lleno de objetos prescindibles que has comprado en tu búsqueda de los imprescindibles. Curiosamente, en las estanterías a la altura de tus ojos hay muchos más artículos caros o golosos. En estos establecimientos procuran situar aquellos productos que quieren vender más a la altura de tu cabeza, de esta forma seguro que te fijas más. Y ¡ojo! Si vas con un niño, también habrán calculado unos productos para él y los habrán puesto ajustándose a su medida.

su4

Avanzas un poco más y te encuentras que tu carrito y el de otro cliente están a punto de chocar: no pueden pasar a la vez por el pasillo. ¿Qué haces? Te detienes y cuando estás parado aumentan las posibilidades de que mires las estanterías y algún artículo te tiente, sobre todo si está a la altura de tus ojos. ¿Sabes quién más te va a hacer detenerte? Esas chicas y chicos tan simpáticos que te ofrecen probar productos.

Cuando ya has saboreado el maravilloso nuevo artículo, paseas un poco más buscando algo que necesitas. De pronto, ¡horror! ¡El carro no deja de torcerse! Hay quien dice que si los carritos de la compra no están en sus mejores condiciones, es porque al supermercado le interesa que vayas más lento haciendo tu compra y que de vez en cuando, en algún choque, pasees la mirada, de nuevo, por las tentadoras estanterías.

5. Si no es cifra redonda, parece más barato

su5

Te detienes frente a un producto interesante y te fijas en su precio. En general, los compradores solemos fijarnos en el primer número, pero obviamos los decimales, los céntimos. Es por eso que 15 € nos parece un precio alto y 14,99€ una oferta. Será un truco viejo, pero aún hoy sigue funcionando.

6. Gangas, ofertas, ¿buen precio!?

su6

Aceleras con tu carrito, has visto algo. ¡Mira un artículo con una etiqueta roja y un cartel rojo! ¡Oferta! No tiene por qué. El color rojo suele situarse en el exterior del supermercado, en la zona de estacionamiento, por ejemplo, asociado a las “gangas”. Sin embargo, en muchas ocasiones nos encontramos que la etiqueta roja, una vez dentro del súper, no siempre significa un buen precio, pero eso sí, consigue llamar nuestra atención.

Al final no has caído en la trampa del rojo, pero ¡qué ven tus ojos! ¡Un contenedor con productos! ¡Seguro que rebajados! Seguramente lo estén, pero eso no significa que se trata de un buen precio. Los supermercados aprovechan nuestros conocimiento de comprador que asocia desorden y amontonamiento con rebajas para vendernos artículos a precios que en realidad no son tan ventajosos para nosotros.

7. ¡Qué bonito y agradable es todo!

su7

Ahora que te fijas, entre la música, los colores vivos y este tono de las paredes, estás empezando a sentirte bien. Lo han buscado. En los supermercados pintan sus paredes de colores cálidos, por ejemplo el naranja, dando sensación de intimidad y haciendo acogedor su establecimiento, consiguiendo que compres un poquito más.

De hecho, también cuidan mucho el aspecto del entorno donde se encuentran sus productos más caros. ¿Cómo? Situándolos en estanterías de madera, usando una iluminación y unos tonos sobrios, que les dan un “look” nada parecido al de los artículos baratos y rebajados, dando a entender que se trata de productos de categoría.

8. Hm… ¡Qué hambre!

Desde que has entrado tienes una sensación de hambre recurrente, ¿por qué? Has pasado varias veces por delante de la zona de la pastelería y de la panadería, ya que estaban situadas en lugares muy estudiados para que las olieras frecuentemente en tu estancia en el súper. El efecto que buscado se ha conseguido: si compras con hambre, compras más.

9. Antes de que te marches…

su9

Vacías tu carro y dejas los productos en la cinta, pero, de pronto, te fijas en algo: ¡Delicias! Chicles, caramelos, chocolates… Artículos baratos y golosos que hacen más entretenida tu espera ante la caja, mientras otro cliente paga, y que pueden endulzar tu regreso a casa.

¡Estaré más pendiente la próxima vez que vaya al súper!

Vía: SC

 
145 Personas Compartiendo

Agrega un comentario