6 Extrañas maneras de morir accidentalmente

La muerte está acechando todo el tiempo. Fijate estos 6 casos donde no pudieron tener peor suerte.

1. Murió por usar una bufanda.

En 1920 la bailarina Isadora Duncan era una belleza deslumbrante con un cuello largo y delgado. Usaba bufandas largas y llamativas y viajaba en autos lujosos, por desgracia esa combinación fue fatal. Mientras estaba en el asiento del acompañante de un auto deportivo, su bufanda roja voló hacia atrás y quedó atrapada en el eje de una rueda, rompiendo su hermoso cuello en dos y matándola instantáneamente.

2. Murió por escuchar música muy fuerte.

¡CUIDADO, HAY UN HELICÓPTERO CAYENDO DEL CIELO! Isaías Otieno podría haber escuchado este grito, o los sonidos aterradores de un helicóptero fuera de control, si no hubiese estado usando auriculares… Otieno fue a dar un paseo para enviar por correo una carta, cuando se produjo el extraño accidente que dejó muertos al piloto, los pasajeros y claro, el peatón que no escuchó NADA.

3. Muerte irónica: El dueño de Segway, muere usando un Segway.

Esto es bastante extraño, llamemosló giro del destino o idiotez. James W. Heselden había tomado el cargo de la empresa Segway recientemente. Los Segway son esos medios de transporte de 2 ruedas que usan los policías en los shoppings. Bueno, la cosa es que James salió a dar un paseo y manejó hasta un acantilado que ¿no vio? realmente no lo sabemos, pero se cayó andando en Segway y se murió.

4. Murió por jugar mucho a un videojuego

Lee Seung Seop tenía una clara adicción a los videojuegos. Renunció a su trabajo para poder jugar más tiempo. En agosto de 2005 comenzó una maratón en un cybercafé surcoreano local. Su idea era jugar 50 horas seguidas, parando solo para una siesta o ir al baño. Se desplomó por deshidratación e insuficiencia cardíaca. GAME OVER.

5. Murió por saltar de la torre Eiffel en paracaídas.

Franz Reichelt, un sastre francés, estaba obsesionado con su idea de crear un traje paracaídas portátil para los aviadores que pudiesen estar en peligro. Se hacía llamar El sastre del vuelo, y dispuesto a dar una prueba de funcionamiento para su invención se tiró de la cima de la Torre Eiffel el 4 de febrero de 1912, con la promesa de utilizar un maniquí. Resulta que sí utilizó un maniquí – él mismo – y horrorizó a los espectadores que vieron como él atado en el paracaídas caía rápidamente hacia su muerte.

6. Murió por sobredosis de sexo y viagra.

Este tipo no era muy inteligente, dos chicas le apostaron a Sergey Tuganov un hombre de 28 años. $3000 dólares a que no podía estar todo el día en la cama con ellas. Para demostrar lo equivocadas que estaban, el ruso se tomó una botella entera de Viagra y fue por ellas. Doce horas más tarde, ganó la apuesta pero murió de un ataque al corazón.

 
63 Personas Compartiendo

Agrega un comentario