Los regalos más caros y “románticos” de la historia

Objetos fabulosos con los que algunos ricachones, impulsados por el amor, obsequiaron a sus parejas. En términos monetarios, regales lo que regales a tu amorcito, si lo comparas con los de esta lista, le parecerá, mucho nos tememos, una insignificancia.

Champagne de 170 años

Ravi Viswanathan deseaba ofrecer un original regalo a su mujer por su aniversario de bodas. ¿Por qué no una una botella de champán Veuve Clicquot de 170 años de antigüedad? Sí, en efecto, era una gran idea. Además la historia que se encerraba entre sus añejas burbujas no tenía desperdicio: rescatada de un barco naufragado en el Mar Adriático se alzaba como la pieza más preciada de la subasta de la cual sacó el mejor de los regalos para su esposa, no sin pagar antes 30.000 euros.

Kilómetrica manta cibelina

Quién sabe cuántos pobres animales fueron necesarios para satisfacer el capricho del Rey Sol,  Luis XIV, para honrar a su esposa y prima María Teresa. A pesar de serle contínuamente infiel y de tener todo un ejército de hijos ilegítimos, no dudó en regalarle una estola de cibelinas de  kilómetro y medio de largo, para que la buena mujer pudiera pasearse sobre tan mullido sendero en Versalles. Hoy en día tendría un precio de 70.000 euros.

Inodoro de diamantes

Decorado a base de rubíes, zafiros y diamantes, la firma “Pedrusco’s” (no es broma) diseñó para Jennifer López este fastuoso inodoro, que Ben Affleck le regaló a la que era su pareja. Y es que un trasero como el de la cantante merecía sin duda un distinguido trono… ¿precio? Nada, 100.000 euros.

Bolso de piel de cocodrilo

Estamos ante un Silver Himalayan hecho con piel de cocodrilo blanco y adornado con diamantes de tres quilates. No sabemos qué culpa tenía el pobre cocodrilo, pero David Beckham pensó que era sin duda uno de los mejores regalos que podía hacerle a Victoria. ¿Qué cuánto le costó la idea? 100.000 euros.

Diamante Taylor-Burton

Todos recordamos la turbulenta relación entre estos dos actores, toda una montaña rusa de pasiones y locuras en las cuales, Richard Burton nunca dudó en agasajar a Elizabeth Taylor (se casaron dos veces), con los mejores regalos. Uno de los más famosos fue, sin duda, un diamante, el más caro del mundo: casi 70 kilates quilates y encontrado en Sudáfrica. El actor pagó por ella a los joyeros Cartier un millón de euros. Pero hoy en día tiene un coste de 13 millones.

Una isla

Para regalos románticos el que el rapero Jay Z hizo a su novia Beyoncé. Nada más y nada menos que una isla para ellos solos. Una gran idea, ¿no es así? Seguro que tu pareja se conforma con una cena romántica y una entrada al cine, pero si por una de aquellas te tienta la idea prepara 17 millones de euros.

El diamante Orlov

Catalina la Grande, emperatriz rusa, cubrió de regalos al comandante militar Conde Orlov. Su amante tuvo la suerte de un rey y de ahí que se le construyera, incluso, un palacio gigantesco con su respectivo ejército de criados y fabulosas vistas cercanas al castillo de su amante. Así que, cuando le tocó a él cumplir en eso de los regalos, no pudo ser menos y se esforzó por estar a la altura. Vaya si lo hizo… en 1798 le regaló el fabuloso diamante que hoy en día lleva su nombre:  198.62 quilates. ¿Su precio? Nadie se ha atrevido a tasarlo aún…

¿Y tú? ¿Cuánto estarías dispuesto a gastarte en tu pareja?

 
49 Personas Compartiendo

Agrega un comentario