11 cosas que los mayores de 50 querrían haber sabido a los 25

Lo llaman la escuela de la vida. A los 50 todos sabemos qué decisiones fueron buenas y qué decisiones fueron, bueno, consecuencia de la ingenuidad de la juventud. No obstante, independientemente de que creas con firmeza en la idea “todo ocurre por un motivo” o de que sientas que los cerebros de Google no desarrollaran a tiempo la máquina, seguro que has aprendido un par de cosas de tus fallos.

El portal HuffPost preguntó a sus fans (+50) de Facebook qué les habría gustado saber a los 25. Esto es lo que, en su opinión, todo veinteañero debería saber sobre la vida.

1. Habla más y no dejes que te pisoteen.

Como dice el refrán, quien no llora no mama. Tú eres tu mejor abogado, así que nunca tengas miedo a dar un paso al frente, salir en tu propia defensa y decir lo que piensas, porque el arrepentimiento es lo peor.

2. Elige el momento en el que debes alejarte.

Muchos lectores expresaron que, a veces, en una situación difícil lo mejor es huir. Cuanto antes te des cuenta, más disgustos y tiempo te ahorrarás.

3. Ahorra más dinero.

La jubilación no es ninguna broma, como descubrirás en torno a los 50. Cuando observas la cruda realidad de tu pensión, te arrepientes de los gastos frívolos que hiciste de joven. Por tanto, llévate el tupper al trabajo, busca aparcamiento en la calle (o coge el autobús) y recuerda que cada euro ahorrado es un euro ganado; así de simple.

4. Replantéate la elección de universidad.

Algunos lectores mencionaron que habrían reconsiderado su decisión a la hora de elegir universidad, o que al menos se lo habrían pensado mejor antes de dejarla.

5. Viaja más.

Sólo se es joven una vez. Por tanto, antes de atarte a las responsabilidades que conllevan la hipoteca, la pareja y los niños, es una buena idea explorar el mundo y todo lo que puede ofrecernos (siempre que no implique arruinarnos). Plantéate trabajar en el extranjero. Visita la ciudad de tus sueños. Ve a algún sitio que te haga mirar para arriba y a los lados en vez de al teléfono móvil.

6. Evita las deudas.

No compres cosas que no necesites y reflexiona bien antes de adquirir una tarjeta de crédito. Digan lo que digan, el dinero no es gratis e, independientemente del límite que pongas, no deberías gastarlo todo en chorradas de diseño o en unas vacaciones de locura. Las deudas dan asco. En su lugar, céntrate en construir un historial de crédito sólido para que cuando finalmente te metas en una hipoteca, puedas pillar un buen tipo de interés.

7. Utiliza más protector solar.

Los rayos del sol compensan a corto plazo con un bonito bronceado, pero a largo plazo producen marcas de la edad, arrugas y flacidez en la piel. Así que utiliza protección todo el año, usa autobronceador o, simplemente, acepta el tono de tu piel tal cual es.

8. Antes de casarte, piénsalo bien.

Varios lectores dijeron que les gustaría haber esperado un poco más antes de casarse. Una lectora comentó que habría esperado al menos hasta los 30. Aunque no hay una regla de oro a la que todos podamos atenernos, reflexionar bien antes de casarse es un buen consejo a cualquier edad.

9. Relájate.

Muchas personas malgastan momentos preciados porque están demasiado ocupadas conectadas con dispositivos digitales y redes sociales, o preocupadas por su carrera profesional. La vida es corta. Saboréala. La lectora Trisha C Mokoshsq lo explicó perfectamente: “No habría estado tan obsesionada con lograr el éxito y con trabajar 80 horas a la semana para crear empresa. Me habría relajado más. No sólo me habría definido por mi empleo”.

10. Una mejor educación.

Como dice el refrán, el saber no ocupa lugar. Y la educación entra ahí. Muchos lectores desearían haber ido o permanecido en la universidad. Ya sea para haber encontrado la carrera de sus sueños, para conocer a gente con diferentes perspectivas o para aprender a ver las cosas de otra manera, la educación siempre es una buena opción.

11. Ten en cuenta los problemas de salud.

A los 25 quizá descubras que tu metabolismo se está ralentizando. Pero cuidarse no sólo consiste en acabar con la dieta de pizza diaria. Consiste en crear hábitos (y dejar los malos), lo cual te alargará la vida y te dará salud para hacer lo que quieras. Así que deja de fumar y reduce el consumo de alcohol. Como muchos decís, los pequeños cambios pueden producir grandes beneficios a largo plazo.

Vía HuffPost

 
100 Personas Compartiendo

Agrega un comentario