Si sufres de mal olor en las axilas estos 10 consejos son para TI

Muchas personas sufren de mal olor en las axilas, pero eso, más que ser un problema médico, ocurre por la mala decisión al momento de seleccionar tu desodorante o antitranspirante. Descubre que tipo de sudoración y piel tienes y escoge el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

Perfume incluído

Si te gusta que tu desodorante proteja ¡y perfume!, elige una fórmula con alcohol para que las partículas de la fragancia se fijen mejor. Eso sí, prefiere aquellas con menos de 20 por ciento de alcohol para no irritar la piel a largo plazo. PRUEBA: Youth-Dew Roll-On, Estée Lauder.

a1

Cuidado clínico

Si sufres de sudoración excesiva, también conocida como hiperhidrosis leve, no tienes de qué preocuparte. Sólo busca antitranspirantes clínicos que suelen ser más potentes que los comunes, ya que en lugar de tener 13 por ciento de aluminio contienen cerca de 25. PRUEBA: Antitranspirante Clinical, Rexona.

a2

Agentes calmantes

¿Sabías que las axilas reciben, aproximadamente, 20 millones de fricciones con la ropa y 54,912 rasuradas? Así que agrega a tu rutina productos que también te ayuden a tratarlas y cuídalas tanto como a tu rostro. PRUEBA: Dry Cream, Garnier.

a3

Barras ecológicas

Aún no existe evidencia científica
que compruebe que las sales de aluminio utilizadas en los desodorantes sean dañinas, pero hay productos para las más precavidas, los cuales usan plantas que respetan el mecanismo natural de la sudoración.
 PRUEBA: Culture Bio, Yves Rocher.

a4

Protección emocional

En cuanto te pones nerviosa, ¡tu cuerpo reacciona! Los cambios hormonales o el aumento de estrés provocan el sudor, ya que nos hacen producir adrenalina. Compra un producto diseñado para esta variante. PRUEBA: Roll-on Stress Resist, Vichy.

a5

Formato justo

Los de aerosol tienen la ventaja de dar frescura, pero no ofrecen tanta cobertura. Las barras tienen una concentración de sales de aluminio más intensa, por lo que protegen mejor. Puedes usar un spray en casa y llevar una barra en la bolsa. PRUEBA: 6 en 1 Cool & Care, Adidas, en aerosol y roll-on.

a6

Ingredientes amigables

Las pieles sensibles que se irritan fácilmente deben evitar los desodorantes con alcohol, colorantes y fragancias artificiales. La mejor opción son los productos dermatológicos, con componentes naturales que sean suaves con la dermis. PRUEBA: Roll-on Déodorant Multi-Soin, Clarins.

a7

Cambio continuo

La transpiración inicia a los meses de nacer, pero el mal olor comienza en la pubertad. Si desde que eras una teen compras la misma marca, debes saber que, así como las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos, también pueden hacerse inmunes a los ingredientes de tu desodorante. Para prevenirlo, lo ideal es cambiar cada seis meses de marca.

a8

¿Desododorante o antitranspirante?

El desodorante cubre el olor del sudor y limita la proliferación de bacterias, así que puedes colocarlo en la mañana o durante el día. El antitranspirante tapa los poros para crear una barrera debajo de la axila y es más eficaz, ya que bloquea las glándulas sudoríparas. PRUEBA: Déodorant Longue Durée, Nuxe.

a9

Clima cálido

Si vives en sitios calientes, además de elegir una fórmula que reaccione bien a este ambiente, debes tomar un par de medidas extra. Báñate con un jabón antibacterial y aplica un poco de talco, luego del desodorante, para absorber el exceso de humedad. Usa ropa de algodón. PRUEBA: Antitranspirante-desodorante, Clinique.

a10

¡No dejes de compartir esta información útil!

Vía: Cosmo

 

Agrega un comentario