Galería: De los tatuajes y piercings a las incrustaciones y transformaciones faciales ¿Que sigue?

Los tatuajes prácticamente iniciaron con la historia de la humanidad, hace miles de años se utilizaban con fines artísticos o simbólicos para representar rituales, marcar criminales o señalar rangos jerárquicos y matrimoniales según diferentes culturas.

Con la evolución del hombre, en la historia contemporánea comenzaron a considerarse muestras de rebeldía, vandalismo e incluso anarquía por ir “en contra” de lo que determina la sociedad como correcto o aceptable. Hoy en día en algunas sociedades (la mayoría), las personas con tatuajes, perforaciones o incrustaciones se catalogan como gente con una personalidad que se rehusa a ser “sometida” o “reprimida” por las ideas globalizadas.

Aunque la mentalidad de la sociedad en la mayoría de los países ha ido evolucionando con el tiempo y se ha adaptado a este tipo de conductas en miembros de su sociedad sin juzgarlos o catalogarlos, gran parte de las sociedades latinoamericanas y sobre todo la mexicana, sigue considerándolo un tabú y algo muy mal visto.

Sin embargo, ya se reconoce que se necesita talento para saber tatuar la piel y que las personas que se dedican a eso son verdaderos artistas, no por nada ya existe un Festival Internacional del Tatuaje y varios eventos alrededor del mundo que se realizan año con año para conmemorar este tipo de habilidades.

Hace pocos días se llevó a cabo en Caracas, Venezuela y las fotografías le dieron la vuelta al mundo, sobre todo la del venezolano Henry, un artista experto en modificación del cuerpo que se limó la nariz para parecerse a “Red Skull”.

Kala Kaiwi, el hombre con el récord Guinness con los lóbulos de orejas más grandes del mundo.

En dicha expo tambien se vieron otros personajes destacados y reconocidos por sus modificaciones corporales.

La mexicana María José Cristerna, tiene el récord Guinness como la mujer más modificada del mundo; 96% de su cuerpo está tatuado y el 45% tiene implantes.

¿Que te parece?

 
68 Personas Compartiendo

Agrega un comentario