10 Cosas increíbles que se pueden hacer con el café

Los diez usos que nunca esperabas encontrar en el café y que pueden resolver muchos de los problemas del día a día

Elimina olores de las manos

Una de las prácticas alternativas que tiene el café es que permite eliminar fuertes olores que se quedan en nuestras manos, al tratar por ejemplo alimentos como el ajo, el cilantro, la cebolla, el pescado… La solución a este habitual problema pasa por coger un poco del café que queda en el colador de la cafetera, ponerlo en nuestras manos y frotar por toda la superficie, posteriormente debemos enjuagarlas con agua tibia y el olor habrá desaparecido.

Exfoliante para la piel

Un beneficio desconocido por muchos es que el café permite exfoliar la piel, lo que puede convertirse en un gran desahogo para aquellos preocupados por el cuidado del cutis. Coge un puñado de granos de café, mezclándolos con media cucharada de aceite de oliva, y frótalos en la piel durante algunos minutos. Dejamos reposar y al final solo tendremos que enjuagarnos la cara.

De esta forma conseguiremos una piel lisa y estirada, pues la propia textura del café molido permite remover las células muertas que se hayan podido quedar en nuestro rostro.

Ahuyenta a las hormigas

Con la llegada del buen tiempo las hormigas empiezan a ocupar gran parte de nuestro hogar y cómo espantarlas se convierte en un problema al que muchos no encuentran solución. Pero de nuevo hallamos otro uso del café. Se trata de espolvorear el café sobrante de la cafetera por las zonas en las que queremos que estos animales no vuelvan a pasar. Esto será suficiente para que las hormigas no vuelvan a pisar esa zona. O también, si la presencia es muy abundante y en un lugar concreto podemos hacer un anillo alrededor de los nidos que van creando y al poco tiempo notaremos como se irán de esa zona.

Nutre el cabello

Cansados de un pelo áspero y poco nutrido, el café se presenta como una alternativa a esos productos, que pese a su elevado precio, habitualmente no producen el efecto esperado. Para ello, podemos utilizar el café que ya hemos empleado.

Se trata de hacer una mezcla de café y agua del tamaño de una taza. El producto obtenido nos lo aplicamos después de habernos lavado el pelo, dejándolo reposar durante unos veinte minutos y finalmente volvemos a enjugar el cabello. Con ello, obtendremos un pelo suave y brillante. Una práctica que se recomienda hacer una vez a la semana para que el resultado sea más satisfactorio.

Magnífico abono para sembrar

Para todos los aficionados a tener un jardín reluciente, el café es una de las propuestas para incentivar el crecimiento de nuestras plantas. Se trata de agregar café molido a la tierra donde queremos sembrar. Al tener una gran cantidad de nutrientes permite un mayor y rápido crecimiento.

Otra alternativa es disolver los restos del café que hemos bebido y verterlos por el macetero donde tengamos nuestra planta, teniendo en cuenta en todo momento que este no lleve azúcar o cualquier tipo de aditivo que se le pueda echar. Las plantas que más se ven favorecidas por esta práctica son los arándanos y las azaleas.

Tinte para el pelo

Una de las alternativas más potentes frente a los tintes de cabello que habitualmente se emplean en las peluquerías, y que muchas personas no toleran, es el café. Lo que hay que hacer si queremos obtener un resultado satisfactorio es mantener el pelo durante un tiempo en café y posteriormente enjuagarlo, consiguiendo así brillo y suavidad.

Aunque su uso no solo se reduce a tinte para el cabello, sino también para tela, papel, etc., el procedimiento que habría que seguir en este caso sería calentar agua con café y remojar durante un tiempo la tela o papel que vayamos a teñir. Su resultado no destiñirá debido a las propiedades naturales del pigmento del café.

Combate estrías y celulitis

Uno de los usos más sorprendentes del café es que puede ayudarnos a reducir, e incluso a eliminar, las estrías y la celulitis. Solo hay que echar un vistazo a las cremas que se emplean habitualmente para este fin, cuya fórmula en su mayoría contienen cafeína.

Si queremos un remedio casero, y evitar tener que comprar estos productos, basta con hacer una mezcla del residuo de café que normalmente queda en la cafetera y juntarlo con aceite de coco, removerlo bien y frotarlo con la piel haciendo movimientos circulares durante unos minutos, y finalmente enjugar bien la zona sobre la que lo hemos aplicado.

Producto desinfectante

Cansado de utilizar productos para desinfectar lugares y que al final no tienen el resultado deseado, el café se presenta como una apuesta muy eficaz.

Este producto tiene ligeras propiedades abrasivas y ácidas, lo que lo hace perfecto para limpiar superficies expuestas a altos niveles de infección. Sitios como encimeras, frigoríficos o congeladores pueden limpiarse con una mezcla de restos de café con un poco de detergente para la vajilla. Con ello frotamos la zona que queremos limpiar y no encontraremos ni rastro de suciedad.

También puede emplearse para limpiar tuberías, únicamente habría que verter café molido por el desagüe y dejar correr el agua.

Repele pulgas en las mascotas

Los asiduos a tener mascotas en los hogares se encuentran con un problema habitual en determinadas épocas del año: las pulgas. Para poner solución a esto, debemos emplear posos de café húmedos y al bañar a nuestro perro o gato frotarle con ellos. Se trata de un remedio fácil y sencillo que ayuda al animal a no tener pulgas en su cuerpo así como la posibilidad de que estas sean trasladadas al hogar en el que se encuentre la mascota.

Expertos afirman que el café tiene un tipo de propiedades que permite repeler las pulgas.

Ambientador

Si queremos mantener un aroma y ambiente apropiado en nuestro hogar debemos recurrir a uno de los usos más sorprendentes del café, y es que puede emplearse como ambientador. Su aroma suele ser fuerte y perdurable, al mismo tiempo que atractivo.

Para ello debemos utilizar un calcetín que no vayamos a emplear más, o un trozo de tela permeable que permita que el olor del café se propague por toda las dependencias. Si lo deseamos también se le puede añadir algún tipo de aroma, e incluso cascaras de distintas frutas. Con todo ello, conseguiremos que nuestro hogar tenga un olor muy agradable.

 

Agrega un comentario