Humor: 12 cosas que demuestran que la EVOLUCIÓN realmente nos odia

¿No podrías haberte esforzado un poco más en el diseño de las fosas nasales, evolución? A continuación te presentamos 12 hechos que confirman la teoría de que la evolución realmente nos odia:

1. Respirar y tragar

12 cosas que demuestran que la evolución realmente te odia
21st Century Fox / Via giphy.com

Si intentas respirar y comer al mismo tiempo, hay una pequeña pero no despreciable probabilidad de que te ahogues y mueras.

2. Fosas nasales

Fosas nasales
ThinkStock / BuzzFeed

He aquí una idea: vamos a diseñar una criatura social que se base en gran medida en su cara como una especie de cartel publicitario. Un estudio encontró que las personas con caras bonitas tienen más probabilidades de que los elijan; otro que las personas de aspecto competente (pero no necesariamente competentes) tienen más probabilidades de ser director ejecutivo. En general, a las personas atractivas se las juzga y trata de manera más positiva.

Es muy importante que nuestros rostros tengan buen aspecto. Así que se podría pensar que cualquier versión bien diseñada del cuerpo humano no tendría un par de agujeros en el medio de la cara de los que salen mocos y que tienen grupos de pelo que capturan esos mocos, para que cuando estés cenando con tu familia política tengas un gran bulto de mocos y no tengas ni idea.

3. Melodías pegadizas

12 cosas que demuestran que la evolución realmente te odia
YouTube / ITV / Via youtube.com

Si el cerebro humano lo hubiera ensamblado alguien a quien le importara la experiencia del usuario, yo no habría tenido la canción de Blockbusters clavada en mi cabeza durante los últimos cuatro días. Según un estudio, , aproximadamente el 91% de nosotros tiene una melodía pegadiza en su cabeza al menos una vez a la semana y nadie sabe realmente por qué. Pero la respuesta básicamente será: “porque la evolución se encargó de ensamblar nuestro cerebro”.

4. Vello en las nalgas

Vello en las nalgas
ThinkStock

Si algún lugar del cuerpo humano necesitara realmente estar bien limpio, sin duda es este, ¿no es así? Aparentemente, la evolución tenía otras ideas. Gracias, el proceso de selección natural funcionando en la variación de la población, por las bolitas de caca

5. Olor a pies

12 cosas que demuestran que la evolución realmente te odia
21st Century Fox / Via giphy.com

Dato real: el apestoso olor a queso de los pies lo causa la misma bacteria, Brevibacterium linens, que la que causa el olor del queso de verdad. Otro dato real: Ese olor atrae a los mosquitos portadores de la malaria. Gracias, evolución.

6. Las diversas especies de arácnidos que viven en tu piel en este momento

Las diversas especies de arácnidos que viven en tu piel en este momento

Hay, probablemente, al menos dos especies de arácnidos en tu cara: Demodex folliculorum y Demodex brevis. Demodex viene de la palabra griega que significa “grasa” y “gusano excavador”: De igual manera, estos son pequeños gusanos que excavan por la grasa de la cara. Excepto que no son gusanos, que son ácaros, emparentados con las arañas; “el adulto se parece más o menos un cocodrilo de ocho patas”, según el autor de un estudio de 1967.

Ah, y no tienen ano. Solo almacenan todas las cosas que comen durante toda su vida y, cuando mueren, simplemente revientan y dejan todo eso sobre la piel de tu cara (y el conducto auditivo, el pezón, la ingle, etc), lo que en algunas personas causa una enfermedad irritante de la piel llamada rosácea.

Eso es antes de empezar con ladillas, aradores de la sarna, chinches y varias otras cosas que te mordisquean.

7. Todas esas enfermedades

Todas esas enfermedades

No es gracioso, pero es verdad. Además, las enfermedades que causan los microorganismos siguen evolucionando, por lo que nuestros medicamentos no funcionan con ellas nunca más. Que te den, evolución.

8. Morir

12 cosas que demuestran que la evolución realmente te odia
Brightlight Pictures / Via youtube.com

¿Sabías que la muerte es totalmente opcional? No para nosotros, por supuesto. Nosotros no llegamos a tomar la decisión: la evolución lo hizo por nosotros. Pero las medusas Turritopsis dohrnii viven para siempre. Después de la reproducción, vuelven a su estado juvenil y comienzan su ciclo de vida de nuevo. Nunca morirán de viejas.

Nosotros, por el contrario, envejeceremos y moriremos, porque la evolución ha encontrado que envejecer y morir funciona mejor para nosotros. Lo cual es bueno.

9. Genitales masculinos

Genitales masculinos
Pete Harlow / Wikimedia Commons / Via en.wikipedia.org

“¿Ese es el mejor diseño que se les ocurre?” dice Kryten en Red Dwarf. “¿El aspecto del último pollo de la tienda?”

Además, los órganos genitales masculinos están convenientemente ubicados a la altura de una patada, vulnerables fuera del cuerpo y exquisitamente sensibles al dolor. Hay buenas razones evolutivas para todo esto, lo cual es solo otro recordatorio de que la evolución es una bastarda que te odia.

10. Dolor de espalda

Dolor de espalda
“Male gorilla in SF zoo” by Brocken Inaglory – Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons / Via commons.wikimedia.org

Esta bipedestación es un juego de tontos. Hemos tomado la estructura de un mamífero de cuatro patas, algo que funcionó razonablemente bien durante 160 millones de años y le hemos dado una gran remodelación estructural para caminar sobre dos piernas, posiblemente para que podamos liberar nuestras manos para el uso de herramientas. Por desgracia eso ha jodido bastante nuestra columna vertebral y colocado mucho más peso sobre las piernas y la espalda, por lo que muchos de nosotros terminamos con un dolor paralizante en la parte baja de la espalda, artritis y con rodillas chungas.

11. El periodo

12 cosas que demuestran que la evolución realmente te odia
NBC / Via giphy.com

Si estuvieras diseñando un sistema reproductor, ¿harías que te provocara calambres, hinchazón, sangrado y dolor durante varios días al mes? Probablemente no. Pero tú no eres la evolución y la evolución es una perra.

12. Y el tiburón duende

12 cosas que demuestran que la evolución realmente te odia
YouTube / The Science Channel / Via youtube.com

No vive en su cuerpo y no te llena la cara de mocos ni hace que te exploten las rodillas, pero mira esa cosa. A la evolución se le ocurrió eso. A la evolución no le importan tus sentimientos humanos.

 
48 Personas Compartiendo

Agrega un comentario