8 desgarradoras y polémicas historias sobre la EUTANASIA que te harán pensar

Está claro que nadie desea la muerte, pero muchos pacientes la buscan porque han llegado a una situación intolerable de sufrimiento, en la que su vida ha adquirido tales condiciones infrahumanas que no merece ser considerada digna. Echemos un vistazo a estas inspiradoras y emotivas historias de personas que, por este motivo, decidieron que ya era hora de poner fin a sus vidas:

1. Valentina Maureira, la joven chilena de 14 años que pidió a la presidenta de su país que la dejase “dormir para siempre”

Valentina sufre fibrosis quística terminal que le fue diagnosticada cuando tan solo era un bebé. El pasado febrero publicó un video en el que pedía a la presidenta chilena Michelle Bachelet, que le diera una autorización poder poner fin a su vida.

“Mi nombre es Valentina Maureira, tengo catorce años y sufro de fibrosis quística. Tengo que hablar urgentemente con la presidenta porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad, y ella puede autorizar una inyección que me permitirá dormir para siempre”.

Un portavoz del gobierno contestó a la niña argumentando que las leyes de la nación, que previenen el suicidio asistido, también evitan a que el presidente pueda dar este tipo de concesiones. Fue un caso que conmocionó a toda la opinión pública y que se convirtió en un fenómeno viral en las redes sociales, con el hashtag #ValentinaMoureira.

La fibrosis quística es una enfermedad genética incurable que afecta a múltiples órganos, especialmente los pulmones, y genera periódicas infecciones que deterioran los tejidos. Esta enfermedad provoca la muerte a muchos menores, como el propio hermano de Valentina, que falleció a los 6 años de edad.

2. Brittany Maynard, de 29 años, se mudó al estado de Oregón para adquirir el derecho de poder poner fin a su vida con sus propios medios

A principios de octubre del año pasado, la joven anunció que pondría fin a su vida después de que le fuese diagnosticado un agresivo cáncer cerebral. Los médicos solo le dieron 6 meses de vida, por lo que Maynard decidió dedicar todo el tiempo que le quedaba en defender la legislación que aprueba la eutanasia en cinco estados de Estados Unidos y en satisfacer su pasión por los viajes y la aventura junto a su familia.

Para poder poner fin a su vida la pareja se mudó a Oregón, uno de los estados que aprobó la ley para morir con dignidad. Brittany anunció que el día sería el 1 de Noviembre, en el que moriría rodeada de todos sus seres queridos por una sobredosis de medicamentos.

3. Betty Coumbias, la mujer sana que quería morir junto a su marido enfermo

Los canadienses George y Betty Coumbias eran una pareja inseparable que llevaba casada más de 50 años. En 2007, ambos trataron de convertirse en la primera pareja en abandonar esta vida con autorización legal. A pesar de que el suicidio asistido es ilegal en Canadá, ellos esperaban adquirir la autorización del gobierno suizo.

La petición de la pareja fue algo completamente inusual, pues a pesar de que George padece una enfermedad del corazón, Betty estaba completamente sana, por lo que finalmente se desestimó su solicitud. Sin embargo, en 2009 se produjo un giro inesperado en los acontecimientos, ya que Betty desarrolló un cáncer y murió, mientras George continúa viviendo con su condición cardíaca.

4. Los gemelos Verbessem que eran sordos de nacimiento e iban a quedarse ciegos también, por lo que decidieron solicitar la eutanasia

La historia de los gemelos belgas, Marc y Eddy Verbessem de 45 años, conmocionó a la opinión pública. Sordos de nacimiento, los que les conocían cuentan que lo hacían todo juntos. Desgraciadamente, también compartieron un diagnóstico médico que cambiaría sus vidas para siempre. Por lo visto, padecían una enfermedad ocular degenerativa que, progresivamente, les dejaría ciegos. Privados ya del sentido del oído, la idea de perder la vista resultaba insoportable para ambos.

La enfermedad les llevaría a perder su capacidad de comunicarse entre ellos y con el mundo, además de su autonomía. Un año y medio antes, tomaron la decisión de solicitar ayuda médica para morir. Su deseo se vio cumplido el 14 de diciembre de 2012, en el hospital universitario de Bruselas.

5. Frank Van Den Bleeken, el asesino y violador que solicitó la eutanasia por el “sufrimiento psicológico insoportable” de la vida en la cárcel

Frank Van Den Bleeken, un asesino convicto y violador en serie, argumentó que estaba viviendo una vida de sufrimiento psicológico insoportable en la cárcel. Cumple una condena de cadena perpetua en Bélgica, sin posibilidad de libertad condicional porque no puede controlar sus violentos impulsos sexuales que, según dice, le atormentan constantemente. Por todo ello, ejerció su derecho a solicitar la eutanasia, que finalmente le fue concedida por un juez en septiembre de 2014.

Frank iba a ser sacrificado el pasado enero, pero fue cancelado repentinamente después de que los médicos decidieran no continuar con el proceso. Hace poco se le trasladó a un pabellón psiquiátrico penitenciario en Gante, mientras que las autoridades consideran su traslado a un centro de tratamiento especializado en Holanda.

6. Timothy “Tim” Bowers, el tetraplégico recién casado que decidió terminar con su vida antes de conocer a su hijo

En 2013 el residente en Indiana Tim Bowers, de 32 años, cayó desde lo alto de un árbol de gran altura mientras cazaba, sufriendo una lesión de médula severa que lo dejaría paralizado completamente de cuello para abajo. Además, era completamente dependiente de una máquina que le ayudaba a respirar.

Los médicos fueron capaces de informarle de que, a pesar de que podría someterse a una cirugía para fusionar sus vértebras, nunca sería capaz de caminar o incluso vivir fuera de un hospital. De acuerdo con su hermana, Jenny Schultz, le preguntaron que si eso era lo que deseaba. Por lo visto, él negó enérgicamente con la cabeza. Cuando los médicos le hicieron la misma pregunta, recibieron la misma respuesta. De este modo, le sedaron completamente y retiraron el tubo que respiraba por él, provocándole la muerte 5 horas después.

Una dura decisión para Bowers, que se había casado tres meses antes, dejando atrás a su esposa embarazada, Abbey, a su hijastro Greg y a su futuro bebé.

7. Nathan Verhelst, el belga que solicitó la eutanasia tras una operación de sexo fallido

Nathan, de 44 años, había nacido como Nancy Verhelst, por lo que en 2009 decidió someterse a una terapia hormonal, seguida de una mastectomía y una cirugía para la construcción de un pene en 2012. Sin embargo, ninguna de las operaciones cumplió las expectativas de Verhelst, que padecía un “sufrimiento psicológico insoportable”. Wim Distelmans, el oncólogo que llevó a cabo su eutanasia, fue el mismo médico que años antes había ayudado con el mismo problema a los gemelos Verbessemque.

La eutanasia llevada a cabo por los médicos a petición de un paciente solo es legal en tres países europeos, los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo.

8. Chantal Sébire, la mujer con un gran tumor inoperable en la cara que decidió quitarse la vida al denegársele la eutanasia activa

En el año 2000, a la profesora jubilada Chantal Sébire le fue diagnosticado un estesioneuroblastoma, una forma rara de cáncer del que solo se han reportado 200 casos en los último 20 años. Sébire rechazó cualquier tipo tratamiento tras su diagnóstico, ya que no quería correr ningún riesgo con la cirugía o los medicamentos, y comenzó a luchar por el derecho a morir a través de la eutanasia.

Las leyes francesas no permiten que pueda inducirse el fallecimiento de un paciente, aunque Sébire en su caso se produjese una excepción, tanto por el trauma de tener un tumor nasal que estaba desfigurando su rostro, como por los dolores insoportables que sufría.

En marzo de 2008, un tribunal francés negó a esta ex maestra de 52 años, la solicitud para recibir el suicidio asistido. Unos días más tarde la mujer, gravemente desfigurada, fue hallada sin vida en su casa. La autopsia concluyó que no murió por causas naturales, sino por una sobredosis de barbitúricos.

Sin duda se trata de un tema bastante delicado, triste y polémico. Cuéntanos ¿Que opinas?

 
133 Personas Compartiendo

Agrega un comentario