Esta chica se recuperó de un HORRIBLE accidente para convertirse en una entrenadora personal ¡INSPIRADOR!

En el 2009, cuando tenía 17 años, Kellie Mencel sufrió un grave accidente. Se quedó dormida mientras manejaba su coche a 100 km por hora. Cuando despertó, el coche se encontraba dando vueltas fuera de control. Kellie terminó inconsciente y atrapada dentro del coche. Afortunadamente la encontraron y se la llevaron inmediatamente al hospital de urgencias.
enhanced-22915-1432034834-1
En ese minuto Kellie pensó que eso era lo peor que le pudo haber pasado. Tenía 17 años, y se encontraba a punto de cursar su último año de escuela. Se encontraba con un gran miedo a conducir y a los autos en general. Después de estar una semana postrada en cama, su familia decide llevársela a su cabaña en el lago, para que se relajara y olvidara la crisis.
Ni siquiera sospechaban que la adolescente estaba a punto de verse involucrada en un nuevo accidente…
Un día, levantándose con más ánimo, Kellie decide practicar esquí acuático, es así como se sube a su lancha e intenta prenderla. Después de varios intentos, la lancha explota y se incendia:
grid-cell-2677-1432658272-5
Ella recuerda que las llamas se venían a sus ojos, y que debía cerrarlos para que estas no los quemaran. En un minuto intentó saltar de la lancha, pero se resbaló. Miró hacia atrás y se dio cuenta que su papá seguía dentro de la lancha, también se fijó que sus pies se encontraban ardiendo. Por fin logró lanzarse al agua, pero entró en shock, su papá seguía dentro de la lancha gritando, pidiendo ayuda.
Un barco que se encontraba cerca llegó al lugar y los recató. Tan pronto como salió del agua, Kellie comenzó a sentir un dolor tan intenso que pensó que se estaba muriendo. Los medios de comunicación no tardaron en llegar a la escena, lo que hizo empeorar la situación: ” La última cosa que necesitaba era gente tratando de fotografiar mi cara y cuerpo quemado”.
Untitled-118

Las primeras etapas de la recuperación fueron las más difíciles para Kellie. Entró en una fuerte depresión acompañada por un trastorno de estrés postraumático y ansiedad. Tuvo que aprender a caminar de nuevo. Y durante dos años tubo que estar cubierta de pies a cabeza para no exponer su piel a los rayos del sol, e hidratar su piel 5 veces al día. Según ella, hubieron dos cosas que la mantuvieron firme en la lucha por recuperarse: su familia y el ejercicio.
enhanced-12845-1432035230-71
Hoy en día, a los 22 años de edad, se encuentra estudiando fitness y nutrición; y también trabaja como entrenadora personal. Y como puedes ver, se ha recuperado increíblemente:
Captura-de-pantalla-2015-08-04-a-las-17.50.23
Captura-de-pantalla-2015-08-04-a-las-17.50.35
Para Kellie, vivir una vida activa y sana es lo que la ayudó a salir adelante. Ella dice que el ejercicio es el antidepresivo más efectivo. Para ella, lo más gratificante es poder ayudar a las personas a sentirse bien consigo mismos.
Captura-de-pantalla-2015-08-04-a-las-17.51.08
A lo largo de su proceso de recuperación, Kellie ha aprendido que lo que está en el interior es lo que realmente cuenta. Ella fue capaz de ver el lado positivo de todo lo sucedido, ya que sin los accidentes no se habría dado cuenta de su pasión por el fitness y la nutrición. Ella fue perseverante y optimista, y eso dio sus frutos.
 

Agrega un comentario