23 problemas que solo los que vivimos en los 90 entendemos ¡La #10 era lo PEOR!

Estos realmente eran serios problemas, los niños de los 90’s realmente tuvieron una infancia de terribles luchas contra lo que menos se imaginan los niños de hoy en día. Es más, muchos de estos objetos que ocasionaban estos problemas ni siquiera los conocen estas generaciones.

1. Que la cinta del cassette de tu grupo favorito se saliera

p1

Y tener que enredarla con un lápiz o una pluma.

2. O que se atorará en la grabadora

p2

3. No poder correr con tu Diskman porque se trababa

p3

Ese botoncito anti-skips era ¡una basura! Corrieras o no, se trababa el disco.

4. Pegarte con estas bolas del mal

p4

Eran tan divertidos que a pesar de que te destrozaran los tobillos, seguías jugando.

5. Ver a tu Tamagotchi morir y no poder hacer nada

p5

Cuando no podías alimentarlo porque los botones se quedaban aplastados. ¡Te había costado tanto que llegara a viejito!

6. Que tus cucharas del cereal ya no cambiaran de color

p6

Cuando esas cucharas que salían en el cereal dejaban de funcionar era lo peor a la hora del desayuno.

7. Buscar entre mil carpetas de tu PC un juego

p7

Tener Windows 95 era todo un reto de memoria. Para poder abrir un juego tenías que pasar por mil carpetas primero.

8. Pedirle a alguien que tomara una foto con tu cámara desechable

p8

Era toda una osadía: una vez que conseguías quién lo hiciera esa persona terminaba diciéndote “oye, no se toma la foto, esta apretado” y tú: “es que tienes que recorrer el rollo”.

9. Tener los dedos morados cuando pedías dulces

p9

Sí, ese día de brujas era el peor de todos para tus manos, pues el bote de calabacita o franskestein tenía una asa tan dura y delgada que te impedía la circulación e incluso te cortaba la piel de los dedos por el peso de los dulces. Aparte era inútil, casi no le cabían golosinas.

10. No tener Wi-Fi

p10

La conexión a internet en discos de AOL era un fastidio, y sí tu mamá agarraba el teléfono para hacer una llamada, toda la espera estaba perdida.

11. Estas sandalias

p11

Todas las niñas de los noventa las querían, e incluso tuvieron varios pares. Pero era tan sudorosas y resbalosas que si salían¿s al parque regresabas a casa hecho un desastre. ¡Aparte te olían los pies! Acéptalo.

12. Tu disco de Encarta rayado

p12

Y tener bastante tarea por hacer ¡Una noche antes! De verdad estabas acabado, y ni decirle a tus padres porque te castigaban todo el mes.

13. El susto que te metía este sonido

Si tenías las bocinas altas antes de conectarte a Internet, este sonido te sacó más de un susto.

14. Tener que retirar la envoltura de celofán de tu CD nuevo

p13

Antes no traían esa tira retira fácil. Tenías que cortar un poco con los dientes porque ni las tijeras entraban en ese envoltorio.

15. Sentarte en un sillón inflable

p14

Y si era época de calor ¡Pff! Terminabas hecho una sopa. Pero el gusto por sentarse en ese sillón que todos tus vecinos envidiaban, nada lo podía igualar.

16. Que tu Furby te despertara a media noche

p15

Parecía hecho a propósito, ese Furby era un malvado, ¡justo a media noche!, cuando más dormido estás ¡Se le ocurre hablar!

17. ¡Que tu estuche escolar se abriera solo!

p16

No sabías ni cómo ni por qué, pero ese estuche ¡se abría solo! y pensabas que estaba poseído o algo por el estilo. Más grande te diste cuenta que el botón no era de presión.

18. Rentar tu película favorita y que no estuviera rebobinada

p17

Ese momento en el que ya tenías tus palomitas calientitas y listas, tu soda con hielo a un lado. Te sentabas plácidamente en tu sillón inflable y veías ¡el final de la película! ¡Qué coraje!

19. Soplar el cartucho de Nintendo

p18

Para evitar que se pixeleara de repente tu juego mientras estabas en la parte más emocionante, antes de meterlo a la consola debías soplarlo para quitar todo el polvo que pudiera acumular.

20. Tirar accidentalmente el teléfono de la casa

p19

Aparte de que no tenías privacidad, siempre terminaba el teléfono en el piso, pues lo jalabas tanto al platicar para esconderte de tus padres y poder hablar con tu amiga que no  resistía el aparato y se caía.

21. Programar tu VCR  para grabar tu programa favorito

p20

22. Perder una puntilla de tu lapicera como esta:

p21

Si perdías una, estabas acabado. Tenías que comprar otra pues jamás serviría de nuevo. En algunas ocasiones le metiste un pedazo de papel para intentar solucionarlo, pero solo atascó las demás puntillas.

23. Y por último, ir al parque y bajar por el resbaladero

p22

 

Los toboganes eran de ¡Metal!  Y vaya que te llevabas quemaduras en tus pompas y aparte quedabas vislumbrado con el reflejo del sol en tus ojos. Pero eso sí, nunca dudabas en hacerlo de nuevo.

Vía: RV

 
29 Personas Compartiendo

Agrega un comentario