6 Cosas muy EXTRAÑAS sobre la evolución humana que te dejarán desconcertado

Los humanos somos seres muy extraños… ¿No te parece? Todos tenemos partes del cuerpo que ni nos imaginamos para que son o cual es su función específica. Pero digamos que todo es capricho de la evolución, como estos 6 casos:

1. Los humanos son la única especie en la tierra que tiene labios expuestos. Ningún otro animal muestra piel interior en la boca así.

1495

2. La piel de gallina se genera por la contracción de los músculos en cada folículo capilar. Hay dos razones por las que se nos pone la piel de gallina: la primera es por el frío. La segunda es por miedo y funciona muy parecido a el pelo de un gato cuando se siente amenazado -alzando el pelo cuando se esta preparando para pelear, hace que uno se vea más grande… o lo haría, si tuviéramos pelo.

2248

3. En algún punto de nuestra historia, nuestras orejas se movían de forma direccional. Igual que los caballos, podíamos moverlas en diferentes direcciones para escuchar mejor las cosas. Aunque esta habilidad se ha perdido casi que completamente, aun tenemos los músculos auditivos para poder hacerlo.

328

4. Aunque las muelas del juicio ahora son sólo dolorosas y frágiles, una vez tuvieron un propósito muy importante. Hace mucho tiempo, los humanos eran, principalmente herbívoros, lo que significa que comían mucho verde. Debido a que la vegetación verde dura más en digerirse, tocaba masticarlos más y las muelas del juicio daban ese espacio extra que se necesitaba para volverlas más blandas y pequeñas antes de que pasaran al estomago.

4168

5. Aunque el apéndice da algunos buenos gérmenes para poder digerir mejor la comida, la realidad es que no lo necesitamos y las personas a quienes se lo sacan no tienen ninguna consecuencia. Parece que simplemente lo hubiera dejado ahí una versión anterior nuestra.

5155

6. Ningún animal tiene senos cómo los de los humanos. Parece que estos se desarrollaron después de que empezamos a caminar en dos piernas. Se empezaron a ver más redondos y grandes y, poco a poco, se fueron convirtiendo en los senos que conocemos hoy.

6143

 
141 Personas Compartiendo

Agrega un comentario