6 personas que escaparon de un secuestro burlándose de sus captores ¡El #2 es un héroe!

Ser víctima de un secuestro es algo realmente terrible. Existe una alta probabilidad de que la persona no salga con vida de esta situación, pero estos 6 ejemplos demuestran que hay gente valiente que solo busca salvar su vida a pesar de las consecuencias.

6. Decirle a los pasajeros que atacaran a su secuestrador (justo en frente de él).

s1

El secuestro:

En 2007, un viaje comercial de Mauritania en África del Norte, que viajaba hacia las Islas Canarias, fue tomado por un hombre que irrumpió en la cabina con dos armas cargadas poco después de despegar. ¿Su objetivo? Hacer que el avión llegar a Francia, donde planeaba solicitar asilo político por razones desconocidas.

Pilotear un avión es lo suficientemente difícil en situaciones normales, así que imagina tener que hacerlo con una pistola apuntándote a la cabeza y 71 pasajeros en pánico sentados detrás tuyo. Por si fuera poco, a estas alturas la tripulación le había informado al piloto que no tenían suficiente gasolina para llegar a Francia como el secuestrador solicitaba. Oh-oh.

Pero entonces…

Mientras el piloto intentaba explicar al secuestrador que no podrían llegar a su destino, se dio cuenta de algo: el hombre no hablaba ni una palabra de francés. Tomando este pequeño detalle como ventaja, el piloto tomó el sistema de comunicación del avión y tranquilamente le informó a los pasajeros, en francés, que realizaría un ataque forzoso… y que tan pronto el secuestrador perdiera el equilibrio por el impacto, ellos deberían sentirse tranquilos y atacarlo. Mientras el piloto decía esto, el secuestrador se encontraba justo a su lado, asumiendo que estaba respondiendo a sus pedidos o hablando sobre cosas normales que se hablan en los aviones.

Se le pidió a mujeres y niños que se movieran a los asientos de atrás, en parte por su propia seguridad y en parte para que los que pudieran hacer más daño al secuestrador estuvieran más cerca de él. Entonces el piloto hizo exactamente lo que había dicho: después de aterrizar el avión, pisó los frenos para después acelerar y hacer que el secuestrador cayera al suelo y soltara sus armas. Después unos 10 pasajeros se apresuraron y lo sometieron, mientras miembros de la tripulación tiraban agua hirviendo sobre él.

Eventualmente, después de que los pasajeros habían terminado de golpearlo, el secuestrador fue entregado a autoridades españolas. ¿Por qué quería llegar a Francia en lugar de cualquier otro país cuando no podía entender ni una conversación básica? Nunca lo sabremos.

5. Actor retirado que interpretaba a Tarzán desarma a Rebeldes Cubanos haciendo su característico grito.

s2

El secuestro:

En 1958, un grupo de americanos que se quedaban en el hotel Hilton en La Havana, Cuba, estaba jugando un torneo de golf cuando de pronto se encontraron rodeados por soldados rebeldes que los apuntaban con armas. Como probablemente sepas, Cuba estaba en medio de una sanguinaria revolución anti-imperial, pero aparentemente los golfistas nunca recibieron el comunicado.

Obviamente, los rebeldes no se veían precisamente amables frente un montón de capitalistas adinerados que aún pensaban que Cuba era el jardín de juegos de Estados Unidos, y empezaron a interrogar a los golfistas uno por uno, con sus armas muy bien apuntadas a sus cabezas.

Pero entonces…

Lo que los rebeldes no sabían era que uno de esos golfistas era el actor de 54 años Johnny Weissmuller, mejor conocido por vestir un taba rabos y transportarse por medio de lianas. En los años 30’s y 40’s, Weissmuller actuó como Tarzán en 12 películas y es hasta este momento, el actor más conocido por interpretar el papel. Cuando los soldados hostiles se acercaron a él, Weissmuller confiadamente dijo, “Yo Tarzan”… a lo que los rebeldes respondieron, “¿huh?”. Resulta que el nombre no se pronunciaba de la misma manera en español y en inglés, por lo que los secuestradores no entendieron la pequeña broma.

Ya que claramente los rebeldes no estaban interpretando el mensaje, y por alguna razón seguía convencido de que su status de celebridad lo iba a salvar, Weissmuller se paró bien derecho, golpeó su pecho con sus puños y dejó salir su característico grito de Tarzán. En medio del campo de golf, con cubanos rebeldes apuntándole con armas. En este punto los rebeldes quedaron completamente sorprendidos.

En serio. Los rebeldes dejaron sus armas y comenzaron a llenarse de emoción, gritando “¡Tarzán! ¡Tarzán!” y “¡Bienvenido a Cuba!.” Aparentemente su sentimiento anti-capitalista se detenía cuando se trataba de ver películas de Hollywood. No solo liberaron a Weissmuller y sus amigos sin un rasguño, también los escoltaron de regreso a su hotel.

Claro que eso no hubiera funcionado si los hombres malos hubieran estado intentando capturar a una celebridad, como en el ejemplo siguiente…

4.  Cantante secuestrada de las Supremes dice “al diablo” y salta de un automóvil andando.

s3

El secuestro:

Si fueran los años 60’s y fueras a secuestrar a un miembro de el grupo Supremes, la elección obvia tendría que ser Diana Ross, ya que estamos bastante seguros de que ella sería la única integrante del grupo que muchos podrían nombrar (las otras fueron reemplazadas más veces que muchos músicos en la historia). El secuestrador Charles Collier aparentemente decidió que eso costaría mucho trabajo y en su lugar eligió a la menos popular, pero igual de increíble Cindy Birdsong.

En diciembre 2 de 1969, Birdsong estaba abriendo la puerta de su departamento en Hollywood cuando el alterado Collier saltó sobre ella con un cuchillo de carnicero y la subió en el asiento del copiloto de su auto. Collier entonces la llevó en un terrorífico viaje a través de la autopista de Long Beach. Birdsong sabía que tenía que escapar de él lo antes posible, ¿pero qué podría hacer, saltar del vehículo?

Pero entonces…

Bueno, sí. Después de ser forzada a pasar 30 minutos en compañía del hombre, Birdsong no pudo aguantar un segundo más y se lanzó para tomar el cuchillo, cortándose las manos en el proceso. Como esto claramente no estaba funcionando, pasó al plan B: quitó el seguro de la puerta del auto, la abrió y saltó del vehículo que iba a toda velocidad en medio de una autopista. Como regla general, si haces eso y el impacto no te mata, los autos que vienen detrás probablemente lo harán. Por suerte era de noche y no había nadie más.

Birdsong sobrevivió la caída, y llegó a una parada al final de una zanja. Herida y cubierta de sangre, se levantó e hizo la tercer locura de la noche: se dirigió de regreso a la autopista y comenzó a correr en dirección opuesta a los autos, haciendo que fuera lo más difícil posible para el secuestrador volverla a encontrar. Ella hacía señas con las manos a los autos que venían, pero ninguno de ellos se detuvo ni estuvo lo suficientemente cerca como para reconocerla. Por suerte, dos patrulleros de la autopista estaban pasando por ahí, y ellos están obligados a detenerse cuando se presentan estas situaciones.

Después de todo, Birdsong fue tratada por cortes menores en sus manos y algunos moretones. Pensando que la cantante tenía que ser una especie de ser sobrenatural al salvarse de esa situación, el secuestrador se entregó pocos días después.

3. Rehén escapa de secuestradores arrastrando una cama completa por una calle.

s4

El secuestro:

En enero de 1986, Mohamed Sadiq al Tajir estaba caminando hacia su casa en Londres cuando fue tomado rehén por parte de cuatro hombres. Resulta que Tajir era hermano del billonario Mohammed Mahdi al Tajir, el embajador árabe en Londres. Los secuestradores pedían $71.5 millones por el regreso de Tajir, y mientras los recibían lo encadenaron de manos y piernas a una cama que se encontraba en un cuarto sin ventanas.

Después de haber sido mantenido drogado y con los ojos cubiertos por 10 días, Tajir despertó una mañana para encontrar una nota en la que se le prometía ser liberado pronto, pero también que lo matarían si gritaba pidiendo ayuda. Tajir, aún atado a la cama, obedeció a las órdenes de sus secuestradores y se quedó acostado en silencio. Ya había esperado dos semanas para ser liberado, ¿qué cambió haría esperar un día más?

Pero entonces …

Pocas horas después, Tajir dijo, “OK, al diablo con esto”, y se levantó para salir del cuarto… con la cama aún atada en su espalda. Ignorando por completo la advertencia de “te mataremos si haces cualquier ruido”, Tajir se las arregló para cargar con la cama escaleras abajo, pasarla por la puerta principal de la casa y caminar con ella por las calles de los suburbios del sur de Londres donde estaba atrapado. Tajir llamó a la puerta de la casa más cercana: la mujer que vivía ahí después dijo, “Para mi sorpresa cuando abrí la puerta, vi a un hombre de buen ver en pijama, atado a una cama.”

Una vez que los policías lograron liberarlo de la cama, Tajir descubrió que su hermano, uno de los hombres más ricos del planeta, había pasado la última semana intentando negociar el rescate de $71.5 millones a $3 millones, que había pagado a los secuestradores el día anterior… así que aparentemente, estaban siendo honestos con él cuando decían que lo liberarían pronto, y había arriesgado su vida por nada. Aún así, por lo menos tuvo la satisfacción de quitarles una muy buena cama.

2. Conductor de autobús escolar secuestrado salva a 26 niños.

s5

El secuestro:

Secuestrar un camión lleno de niños suena como algo que solo podría pasar en las películas, porque ¿quién sería tan horrible y loco como para hacerlo?.” La respuesta es Frederick Woods, James Shoenfeld y Richard Schoenfeld, tres hombres armados que en 1976 detuvieron a un camión escolar en Chowchilla, California, y tomaron a su conductor y 26 niños como rehenes. Además de todo, esto pasó a la mitad de julio, lo que quiere decir que aparte de todo, los niños estaban forzados a ir a la escuela en verano.

Mientras los secuestradores trataban de resolver lo que harían después y cómo gastarían los $5millones que planeaban pedir a las 26 familias, forzaron a los niños y al conductor a ir a una van enterrada en medio de la nada, colocándole una tapa para que ninguno pudiera salir de ella.

Pero entonces…

Aunque los secuestradores habían estado amenazándolos con armas, el conductor Ed Ray no estaba impresionado. Tenía cosas más importantes en las que pensar: era su trabajo llevar a esos 26 niños de regreso a casa, y no iba a ser enterrado en un maldito agujero a kilómetros de distancia en medio de la nada sin poder hacer nada. Ray miró alrededor: lo único que tenía a la mano que podía servir para escapar era una pila de colchones dentro de la van.

Ray y algunos de los niños más grandes apilaron los colchones y alcanzaron la parte superior de la van… solo para encontrar la entrada bloqueada por algunas baterías de autos que los secuestradores habían puesto ahí para asegurarse de que nadie escapara. Con mucha fuerza de voluntad, el conductor de 55 años se las arregló para levantar las baterías mientras se balanceaba sobre la pila de 14 colchones y ayudaba a los niños a salir de su prisión subterránea, uno por uno.

Pronto, los niños estaban de regreso con sus padres, pero los secuestradores se dieron cuenta de lo que había pasado y escaparon. Aquí es cuando Ed Ray entra al rescate otra vez, ya que a través de hipnosis logró recordar la placa del vehículo de los secuestradores y de esta manera los puso en donde merecían estar: la cárcel.

1. Periodista capturado escapa de secuestrador talibán jugando parchís.

s6

El secuestro:

En noviembre de 2008, el reportero del New York Times, David Rohde estaba en Kabul investigando un libro sobre el envolvimiento americano en Afghanistan cuando fue secuestrado. Rohde, su traductor y su conductor estuvieron capturados justo en la frontera de Pakistán mientras sus secuestradores hacían impresionantes exigencias a los Estados Unidos, como liberar a todos los prisioneros Talibanes o pagarles $10 millones de dólares como rescate.

Después de siete meses de ser tratados de la peor forma por hombres que cargaban grandes armas, la situación comenzaba a hacerse un poco fastidiosa para Rohde y su traductor (el conductor había comenzado a sufrir un grave caso de Síndrome de Estocolmo y cargaba con un rifle). Desafortunadamente, no parecía que la situación fuera a terminar bien.

Pero entonces…

En junio de 2009, Rohde y su compañero formaron un ingenioso plan de escape –  y por ingenioso nos referimos a algo completamente improbable y hasta un poco tonto, y que el traductor describió como una “misión suicida.” El paso 1 de la operación “Larguémonos de aquí” era muy simple: Parchís. Solo jugar muchos, muchos juegos de parchís hasta que los guardias se aburrieran y se quedaran dormidos.

Para asombro de todos, funcionó: el traductor de Rohde mantuvo a los guardias jugando “checkah” (una versión de parchís jugada en Pakistán) con la intensión de cansarlos. Una vez que los guardias se quedaron dormidos, los dos rehenes se escaparon del complejo Talibán escalando una pared de más de 5 pies de altura usando una cuerda que había confeccionado algunos días antes. Después llegó el segundo paso en el plan, se llamaba “corre como si fuera el fin del mundo.”

Una vez que se las arreglaron para llegar a una base armada, fueron confundidos por hombre bomba Talibanes y casi fueron aniquilados. Después de aclarar el malentendido, se le permitió a Rohde hacer una llamada a casa y pronto estaba en los Estados Unidos.

¡Comparte estas increíbles historias con tus amigos!

 

Agrega un comentario