Un hombre tiró una botella al mar en 1904 y una pareja la encontró más de un siglo después

Se ha encontrado el que parece ser el mensaje más antiguo que se ha lanzado al mar. La botella arrojada al Mar del Norte entre 1904 y 1906, llegó por fin a una playa en Amrum, Alemania. En el interior había un papel que pedía que se enviara a la Asociación de Biología Marina del Reino Unido.

Una pareja de jubilados estaban pasando unas vacaciones en la isla alemana de Amrum, cuando encontraron una extraña botella con una nota que decía “rompe.”

“Al principio mi marido, Horst, trató de recuperar cautelosamente el mensaje de la botella, y dado que no pudo, tuvimos que sacarlo de la manera como lo pedía la nota”, dijo la mujer.

botella-descubrimiento-foto-1

La pareja encontró una postal sin fecha, con un mensaje escrito en inglés, holandés y alemán que pedía a quien lo encontrara, que apuntara la información de cómo y dónde había descubierto la botella.

El descubrimiento se tenía que enviar a la Asociación de Biología Marina de Plymouth y las personas recibirían como recompensa un chelín inglés (hasta 1971 equivalía a la vigésima parte de una libra esterlina).

Guy Baker, vocero del grupo que recibió la carta dijo: “Estamos muy emocionados. Por cierto que no esperábamos ya recibir más de estas postales.”

Botellaresized1

Becker dijo que la botella era una entre un millar arrojadas al Mar del Norte por el investigador George Parker Bidder, quién después se convirtió en presidente de la asociación.

El propósito de la investigación era conocer las corrientes marinas profundas. Bidder había lanzado al menos 1.020 botellas al mar, algunas de las cuales fueron encontradas casi enseguida por los pescadores y algunas, como esta última, desaparecieron.

Botellaresized3

El mensaje dentro de la botella ofrecía “un chelín de recompensa” a quien la devolviera a la asociación, junto con el lugar y la fecha del hallazgo.

Botellaresized2

La mayoría de los mensajes fueron devueltos hace décadas.

La asociación se acercó a las autoridades del Libro Guinnes de los Récords Mundiales para que se reconozca al mensaje como la botella más antigua que se ha recuperado. El récord actual, correspondiente a un experimento científico de 1914, fue hallado 99 años después.

Además de lo sorprendente de la nota, este descubrimiento nos deja pensando que tal vez enviar un mensaje en una botella no sea precisamente la mejor forma de encontrar ayuda, por lo menos no si se necesita rápido.

Comparte la historia y demos seguimiento a esta noticia, que sin duda será muy comentada en las redes.

 
115 Personas Compartiendo

Agrega un comentario