Esta valiente maestra se jugó la vida para salvar a tres de sus alumnos ¡Inspirador!

a protagonista de esta historia se llama Martha McClure, es dueña de una guardería en Montana, Estados Unidos y se convirtió en una heroína cuando salvó la vida de tres niños que estaban bajo su cuidado. Fue golpeada en el rostro con una pala de hierro.

Francis Joseph Jackson, es padre de tres niños y llegó a la guardería con una mujer no identificada y trató de recoger a sus hijos, pero había un problema.

m1

Los Servicios de Protección de Menores habían suspendido los derechos del padre y no se le permitía tener contacto con los niños. Además su olor y su comportamiento reflejaban que estaba bajo los efectos del alcohol.

m2

El padre entró a la guardería y amenazó con agresividad a Martha, incluso manifestó que haría un asalto. Ella fue capaz de golpearlo y lanzarle juguetes para defenderse, pero él comenzó a golpear las ventanas. Luego salieron del recinto y mientras él actuaba de forma violenta, ella intentaba defenderse. De repente la mujer que estaba con Jackson tomó una pala de nieve y golpeó contundentemente el rostro de Martha. Luego, como si no fuera suficiente, Jackson también la golpeó de nuevo para finalmente huir sin sus hijos.

m3

En días pasados el sujeto fue arrestado y se enfrenta a cargos de robo agravado. La mujer que lo acompañaba finalmente se entregó a la policía. Martha se enfrenta a una difícil recuperación y hay una página en GoFundMe creada para recaudar los fondos necesarios para hacer frente a los gastos médicos y salarios requeridos de sus empleados durante su ausencia. Puedes visitar la página aquí.

m4

Martha comentó a los medios de comunicación locales: “Yo protejo a estos niños como si fueran míos, porque cuando llegan a la guardería a las 6:30 de la mañana son mis hijos hasta que sus padres vienen a por ellos. Soy responsable de su vida y de su seguridad”.

El pasado 12 de octubre Martha fue sometida a una cirugía en uno de sus ojos. Todavía quedan muchos procedimientos para lograr su recuperación, pero ella está muy agradecida con tantas muestras de solidaridad que han hecho posible que reciba la atención médica necesaria y que la guardería siga funcionando.

Martha es una heroína, se merece toda nuestra admiración y respeto porque lo que hizo es una muestra de su compromiso y calidad humana. No hay duda de que los padres de sus alumnos están seguros de dejar su tesoro más preciado en sus manos.

¿Qué opinas de esta historia?

 

Agrega un comentario