5 fiestas dedicadas a los MUERTOS que son más escalofriantes que Halloween ¡Qué miedo la #2!

El 31 de octubre se celebra en Estados Unidos la fiesta de Halloween, la cual ya se exportó a numerosos países. Supone ser un día en donde niños se disfrazan pretendiendo causar miedo y los adultos les dan caramelos ante la clásica amenaza de «dulce o travesura».

Hoy, Halloween es casi internacional, pero no le causa miedo a nadie… Si realmente quieres sentir escalofríos o aprender sobre culturas, conoce estas 5 fiestas que se celebran en diferentes partes del mundo y, además de interesantes, te van a provocar un buen susto.

5. Día de los muertos en México

En México, el Día de los muertos es una festividad muy diferente a Halloween pese a compartir fecha, siendo una mezcla de tradiciones precolombinas con católicas que llegaron de la mano de los conquistadores españoles.

Esta fiesta es tan importante en el país que el día 31 de octubre es feriado y la celebración se extiende hasta el 2 de noviembre, Día de todos los muertos en el calendario católico. La tradición viene de los indigenas que celebraban la muerte como un proceso positivo y sus familiares los recuerdan visitando sus tumbas.

No es cualquier visita al cementerio, ya que dura varios días e incluso las personas pasan la noche allí, adornando las tumbas y presentando ofrendas que pueden venir en forma de calavera, ya sea para ver y adornar o incluso comer.

f1

4. Festival de los fantasmas hambrientos en Hong Kong

El Festival de los fantasmas se celebra en casi todos los países asiáticos con influencias budista, pero en Hong Kong es donde la celebración es más interesante. Al guiarse por el calendario lunar no hay una fecha fija, pero suele darse a fines de agosto.

El séptimo mes del calendario chino se considera consagra a los fantasmas y el día 15 se celebra el Festival de los fantasmas hambrientos, en que los ancestros muertos bajan a la tierra a visitar a los vivos, quienes preparan comidas y ofrendas para ellos.

En cada comida, se dejan espacios vacíos con platos servidos en la mesa familiar para los fantasmas, además de soltar barcos de papel que les guíen de vuelta al mundo de los muertos correctos, ya que en la tradición budista es allí cuando se abren las puertas del infierno.

f2

3. Día de los Ñatitas, Bolivia

En Bolivia, especialmente en La Paz y zonas cercanas, se celebra el llamado Día de los Ñatitas el 8 de noviembre. En la celebración, las familias rinden pleitesía a las calaveras de sus familiares muertos, las que no se entierran con el resto del cuerpo.

Estos cráneos, que cuidan a las familias y tienen un lugar de importancia en el hogar, son adornados, reciben ofrendas y, al mezclarse con las tradiciones católicas, las personas las llevan al cementerio para recibir la bendición religiosa. Se supone que el alma de quienes fallecieron sigue ligada a su calavera.

En tiempos pre-colombinos, en Día de los Ñatitas se desterraban los cuerpos completos de los muertos, especialmente líderes, para homenajearlos y pedirles protección. Si bien la fiesta varió y se mezclo con otras, sigue siendo bastante aterradora para personas de otras culturas.

f3

2. Día de todos los difuntos en la República Checa

Durante la festividad del Día de todos los difuntos, que es parte del calendario católico y se da el 2 de noviembre, los checos tienen una forma muy interesante y algo extraña, de rendir homenaje a quienes ya partieron.

Además de dejar flores en tumbas, prender velas y dejar ofrendas, en los hogares se coloca una silla al lado de las chimeneas y quien se siente en ella, obtiene el don de poder hablar con sus familiares difuntos.

f4

1. Undás en Filipinas

En Filipinas, la festividad dedicada a los muertos, llamada Undas,  es una de las más importantes del año. Se celebra los días 1 y 2 de noviembre, coincidente con el calendario católico y es una celebración familiar.

Las familias visitan en masa los cementerios, limpian, arreglan y adornan las tumbas y, más importante, suelen pasar ambos días allí, por lo pernoctan en el cementerio. La celebración es muy espiritual y mientras se comparte en familia y se recuerda a quienes ya no están, se baila, canta y come, dejando por supuesto alimento para los muertos.

f5

¡Si te gustó la nota, compártela con tus amigos!

 

Agrega un comentario