El Central Park es un lugar mágico, pero NO siempre fue así

Cuando alguien piensa en Central Park, si no lo ha visitado nunca, seguramente imaginará una gran zona ajardinada, con árboles, algunos pequeños lagos y pequeños caminos asfaltados por donde salen a pasear, a socializarse y a hacer ejercicio los neoyorkinos.

Es fácil imaginar un entorno agradable y cuidado, sobretodo si sólo lo hemos visto en las películas, donde todo es aún más idealizado. Sin embargo antiguamente, Central Park no era tan bonito, ni agradable cómo lo es hoy en día, ya que en ese momento era un embalse seco, que escondía la tristeza y la tragedia de muchas familias neoyorkinas.

Así es cómo la mayoría de nosotros imagina Central Park hoy en día.

otoc3b1o-central-park10092

Un lugar lleno de vida donde turistas y neoyorkinos pasean y socializan.

hooverville-central-park-2

Pero en 1930 estas barracas fueron construidas a mano por familias que lo habían perdido todo durante la Gran depresión de Estados Unidos.

Centenares de personas tuvieron que abandonar sus hogares, cargando todo lo que pudieron, para establecer un campamento de barracas en el parque. Ya que lo único que podían hacer era intentar sobrevivir aquí.

hooverville-central-park-3

Los habitantes de estas barracas hicieron todo aquello que estaba a su alcance para poder llamar a esto su “casa”.

Durante la Gran Depresión muchas familias lo perdieron todo y se establecieron en diversos “Hoovevilles” que había alrededor del país. Estos campamentos fueron llamados “Hoovervilles”, debido a que por aquel entonces Herbert Hoover era el presidente del país, y uno de los principales acusados de la grave situación que se vivía en esos momentos.

hooverville-central-park-4

En este vídeo puedes ver cómo era la vida en estas comunidades:

Fuente: ephemeralnewyork/gothamist

Aunque el Hooverville de Central Park era muy grande, aunque sólo estuvo en pie hasta el año 1933, cuando fue demolido para reanudar las obras de la RESERVA  del parque. Tampoco se sabe que ocurrió con las personas que vivieron aquí, aunque se cree que fueron desplazados a otros Hooverville de la ciudad de Nueva York.

La próxima vez que estés en el Parque Central, recuerda que hubo un momento en la historia donde la gente llegó a llamarle a este descampado “casa”.

Vía: Q’

 

Agrega un comentario