10 Actores que SÓLO tuvieron un Gran Éxito ¡Todos pensamos que triunfarían!

¿Son las malas compañías que suelen rodear a los famosos para poder así sacar su propia tajada?…

¿O Es el medio?, ¿La presión excesiva?, ¿Es la vida fácil, con todas las tentaciones en un puño?, sea cual sea la respuesta, la vida dorada de las estrellas de cine dista mucho de ser tan dorada, pero no funciona así, es decir, ni al más lúcido le gusta saber que detrás de los oropeles sobrevive una cloaca maloliente que busca desesperadamente frescas presas para deglutir.

Y aunque las pérdidas son valiosas, se trata de personas jóvenes, en la flor de su edad y su carrera, que aunque estes en la cima del mundo, eso nunca te salvara de acabar como ellos. Como si la historia se repitiera, a Hollywood sigue sin importarle, y continuará diciendo: “Uno más que cae… ¡Siguiente!”.

Échales un vistazo:

1. Christopher Reeve.

x8_262.jpg.pagespeed.ic.-oCcbmbCdF

Llegado al cine de pura suerte (lo suyo era el teatro), rico por su familia y protegido de Katharine Hepburn, Reeve no sólo sufrió el encasillamiento, sino también su orgullo de actor.

Mientras las entregas de Superman iban haciéndose cada vez peores, el neoyorquino rechazó papeles en películas como Arma letal, Atracción fatal y Pretty Woman. Para colmo, cuando “Lo que queda del día” le devolvió algo de fama, augurando una futura carrera como secundario de lujo, Reeve sufrió el accidente que le dejó tetrapléjico. Falleció en 2004.

2. Jake Lloyd.

x2_317.jpg.pagespeed.ic.s5DT2Gj0df

Lloyd lo pasó muy, pero que muy mal tras aparecer en Star Wars l: La Amenaza Fantasma, con 12 años, hasta el punto de describirlo como “un infierno en la Tierra”. “Nunca volveré a acercarme a una cámara”, comentó el ex actor, indicando que gran parte de la culpa la tuvo el propio George Lucas (recordemos: el hombre cuyo método para la dirección de actores se reduce a decirles “más rápido” y “más intenso” .

Por si eso fuera poco, Lloyd tuvo que aguantar las burlas de sus compañeros de escuela: “Cada vez que los otros niños me veían, se ponían a imitar el ruido de un sable de luz”, afirma, comentando que en aquella época tenía que hacer hasta 60 entrevistas al día.

3. Mark Hamill.

x3_320.jpg.pagespeed.ic.QbV3YivQZa

El papel que le arruinó la vida: Luke Skywalker (La guerra de las galaxias, 1977), ¿Cómo se la arruinó?: La leyenda urbana nos pinta a un Hammill absolutamente demenciado por culpa de las drogas y de la falta de oportunidades laborales, creyéndose un caballero Jedi en la vida real.

Sea esto verdad o no (y todo apunta a que lo es) tuvo una suerte negra en la vida real: por mucho que alternase las entregas de Star Wars con filmes estimables (Correrías de verano, 1978) o magistrales (Uno Rojo: división de choque, 1980), el fin de la saga galáctica significó para él un fulminante regreso al mundo de los telefilmes y el bajo presupuesto. Y todo ello, mientras su compañero (no amigo) Harrison Ford subía como la espuma…

4. Austin St. John (Power Ranger Rojo).

x4_306.jpg.pagespeed.ic.y9PbO3WHsR

Actualmente está retirado de la interpretación, trabaja como paramédico y anteriormente fue bombero.

5. Anthony Perkins (Psicosis).

x5_316.jpg.pagespeed.ic.YQyPhkv50n

El papel que le arruinó la vida: Norman Bates (Psicosis, 1960), ¿Cómo se la arruinó?, primero arrojándole en brazos de infinitos papeles como asesino psicópata o sospechoso de serlo, tanto en el cine estadounidense como en el europeo.

Para colmo, a partir de 1983 se embarcó en cuatro dudosas secuelas del filme que le dio la fama, la última de las cuales (Psicosis IV – El comienzo, 1990) apareció directamente en forma de telefilme. Enfermizamente tímido y acosado por sus neuras sexuales, Perkins murió a causa del sida en 1992.

6. Leonard Nimoy.

x6_297.jpg.pagespeed.ic.mGtx5AhNcz

El caso de Nimoy es a la vez trágico y enternecedor: él, que había sido profesor de arte dramático y que tenía vocación de artista multidisciplinar (actor, escritor, músico…) comenzó odiando tanto al vulcaniano de orejas puntiagudas que tituló su libro de memorias “No soy Spock”. Después, tras liquidar al personaje en Star Trek II: La ira de Khan, comprendió que desprenderse de esa manera de un rol al que debía tantas alegrías, y que pagaba los réditos de una carrera sin muchas luces, no valía la pena.

De modo que Leonard volvió a vestir el uniforme de la Federación, llegando a dirigir Star Trek IV: Misión salvar la Tierra y titulando el siguiente volúmen de su autobiografía “Yo soy Spock”.

7. Vivien Leigh.

x7_268.jpg.pagespeed.ic.PvhYMQ1nOa

Más que un simple golpe de mala fortuna, el primer caso femenino de nuestra lista debió su desgracia a un cúmulo de circunstancias. Si de por sí, el rol de amada de Rhett Butler no fuera lo bastante poderoso como para comerse la carrera de cualquier actriz, va la tía, y se casa con un neurótico como Laurence Olivier.

De las tan sólo 20 películas que Leigh rodó como actriz, la mayoría la pusieron en el rol de señorita con polisón, mientras que el filme que pudo haberla sacado de ese marasmo (Un tranvía llamado deseo, 1951), con Oscar incluído, suscitó las iras de su esposo: como vimos en Mi semana con Marilyn, ‘Sir Larry’ no estaba dispuesto a que su señora fuese más popular que él.

8. Linda Blair.

x9_240.jpg.pagespeed.ic.LynmJMk604

Entre las supuestas maldiciones que aquejaron al filme de William Friedkin y su reparto, debería figurar el destino de su protagonista. Tras ser nominada al Oscar, la Blair sólo recibía ofertas de papeles de niña abusada, maltratada o problemática, y tras protagonizar la secuela El exorcista II: El hereje (1977) fue arrestada por posesión y venta de drogas.

Como ella misma bromea, su carrera “se hundió más rápido que el Titanic”, optando desde entonces sólo a producciones de terror de serie B. En 1991, Blair protagonizó “Reposeída”, una parodia del filme que le dio la fama en la que compartía con Leslie Nielsen.

9. Hayden Christensen.

x10_234.jpg.pagespeed.ic.dMU6eyfN8n

Más conocido por interpretar a Anakin Skywalker en Star Wars, hasta ahora su película más conocida, después de este gran papel se esperia su carrera despegara con cantidad de papeles en películas pero ha sido todo lo contrario. Irónicamente hasta antes de Star Wars, su filmografia fue mas productiva.

10. Macaulay Culkin.

x1_328.jpg.pagespeed.ic.AlG3roiM1d

No sería la primera vez que un personaje que reinó en la cima de Hollywood sucumbiera entre excesos, y Culkin, sería no sólo prisionero de una imagen, sino también del medicamento oxicodona, un poderoso tranquilizante al que se habría hecho adicto.

Al menos así lo hizo saber su padre, Kit Culkin, quien reaccionando a la explosión que en las redes sociales causó el rumor de la muerte de su atribulado hijo, hace un mes, hizo pública su preocupación por la vida del actor, con el que no se habla desde hace años. Macaulay Culkin tenía 10 años cuando filmó Mi pobre angelito. Hoy tiene apenas 35.

 
78 Personas Compartiendo

Agrega un comentario