Madre adicta a las hamburguesas bajó 38 kilos con una “dieta imaginaria”

Jessica Penney era una adicta a la comida rápida y pese a que intentó decenas de dietas para controlar su peso, nunca obtuvo los resultados esperados. Es por eso que decidió visitar a una hipnotista quien finalmente la pudo ayudar a bajar cerca de 38 kilos..
Penney asegura que bajó esta cantidad de kilos simplemente porque creía que tenía una banda gástrica, por lo que comenzó a alimentarse tal como si hubiera sido intervenida con este método de control de peso. De ese modo, logró pasar de 107 kilos a 69.
La joven de 26 años era adicta a la comida chatarra, gozaba consumiendo hamburguesas, papas fritas, batidos y chocolates cada día, hasta que vio, a través de Facebook, un anuncio publicitario que promocionaba a un hipnotista.
107423-1453053131-730x350
Su nombre es Robert Hisee, y cobra cerca de 360 euros por una sesión de tres horas, las que bastaron para sanar a la terapeuta de belleza oriunda de Londres, Inglaterra.

Su método consiste en crear un banda gástrica imaginaria para frenar el consumo excesivo de alimentos por parte de Jessica, y para que también aprenda la importancia de las porciones en cada comida.
Y funcionó, pues la mujer pudo poner fin a sus hábitos poco saludables y aparentemente comenzó a sentirse muy satisfecha con apenas unos bocados. Desde agosto de 2014 Penney ha logrado bajar cerca de 38 kilos.
Era adicta a la comida chatarra y no me di ni cuenta cuando mi peso se disparó a 107 kilos. Estaba desesperada, fallé en tantas dietas que realmente no sabía qué más hacer, hasta que un día con un amigo vimos el anuncio del hipnotizador en Facebook, me puse en contacto con él y agendé una hora“, relata la joven al medio inglés The Mirror
Luego de su visita, asegura que Robert logró cambiar su actitud mental hacia la comida, tanto que sintió como si hubiese vivido un “milagro”. “No hubo cirugía pero a la mañana siguiente no podía comer más de cinco bocados de desayuno sin estar satisfecha“, agrega.

Así lucía antes de bajar de peso:

jessica-before.png

En apenas tres meses Jessica logró bajar cuatro tallas y algunos de sus amigos y familiares no la reconocían. “Por primera vez en mi vida sentía que tenía el control de mi alimentación y mi confianza iba creciendo“, relató.
Durante años esta joven luchó contra su peso, pero luego de convertirse en madre de dos niños, se le hizo cada vez más difícil mantenerse en forma. Argumenta que al estar ocupada todo el tiempo, nunca se detuvo a pensar en lo que estaba comiendo, pues solo quería algo rápido.
Solía trabajar al lado de dos restaurantes de comida rápida, así que comer hamburguesas, papas fritas y gaseosas eran parte de mi dieta diaria“, confiesa.

Así luce Jessica actualmente luego de haber perdido 38 kilos:

Brunette-loses-five-stone-after-being-fitted-with-imaginary-gastric-band-1-465x700

Además, el tema del peso comenzó a afectarle en su vida diaria con sus hijos, pues tenía vergüenza de llevar a sus pequeños a la piscina, y jamás podría tener la confianza de usar un bikini o traje de baño, pues sentía que todo el mundo la juzgaba por su aspecto.

jessica.png

“Es por eso que lo que hizo Robert es tan increíble, él transformó mi vida en todas las formas posibles. Estoy muy agradecida y he recomendado su trabajo a muchos de mis amigos que también están tratando de perder peso, remató la mujer.

jessica-and-hypnotist.png

 
85 Personas Compartiendo

Agrega un comentario