La trágica carta que dejó niño español antes de suicidarse: “No aguanto ir al colegio”

El pequeño Diego González tenía 11 años.

Una familia que lo amaba y todo un futuro por delante, cuando a raíz de problemas en el colegio decidió quitarse la vida: El menor de edad español se lanzó desde el quinto piso en el que vivía con su familia.

base_image

Su madre halló el cuerpo cuando ya era tarde…

Y junto a él una nota que explicaba donde hallar sus palabras finales.  Su madre, Carmen Gonzáles,  relata que se extrañó al ver sus zapatillas en el suelo, ya que era señal de que no se había levantado para su repaso de Naturales y Sociales.

1453319134_091881_1453319820_noticia_normal

“Cuando me di cuenta, me metí en la habitación, no le vi y le busqué como loca por toda la casa y vi, en el fondo de la cocina, la mampara abierta, me acerqué y… con la oscuridad vi su sombra, en el suelo. Vivimos en un quinto”, relató al medio español El Mundo.

En la ventana encontraron un mensaje “mirad en Lucho”, se trataba del muñeco amarillo con el que jugaba desde bebé… Fue en este juguete que hallaron su carta suicida: “Papá, mamá… espero que algún día podáis odiarme un poquito menos. Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”, puntualiza.

En la trágica misiva se despidió de todos sus seres queridos:

1453319134_091881_1453321671_sumario_normal_recorte1

“Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas (…). Mamá, tú me has cuidado muchísimo y me has llevado a muchos sitios (…). Tata, tú has aguantado muchas cosas por mí y por papá (…). Abuelo, tú siempre has sido muy generoso conmigo y te has preocupado por mí…”.

El hecho ocurrió el 14 de octubre pero la investigación se encuentra estancada.

Ya que la policía descartó que se tratara de un caso de bullying y el juez, simplemente archivó la causa: “Sólo le pedimos a la magistrada que se ponga en nuestro lugar y que, al menos, investigue hasta el final”, afirma Carmen. “En ese colegio están pasando cosas raras y, al menos, hay que investigarlo”, declara su marido, Manuel Gonzáles.

Lo más extraño de todo, es que al cadáver de Diego tomaron muestras para determinar si hubo abuso sexal, pero finalmente, jamás fueron analizadas. Su madre había notado un comportamiento extraño en su hijo cuando iba al colegio: “Cuando estaba allá sentía miedo y cuando estaba en su hogar, se negaba a regresar”.

ElMundo-700x399

“No sé cómo podré vivir a partir de ahora. Ni sé si lo conseguiré”, declara su madre que aún lucha para que reabran la investigación con más fuerzas.

 

Agrega un comentario