El móvil deforma el cuerpo y otras leyendas cancerígenas NO comprobadas

La aparición de nuevas tecnologías siempre desatará rumores, pues son pocas las personas que de verdad conocen el funcionamiento técnico de las mismas. Y es que desde la aparición de los teléfonos celulares, son muchísimas las leyendas que se han creado alrededor de estos. La más comunes te las presentamos a continuación.

Las antenas de telefonía y el fin del mundo

Es una ‘verdad’ admitida como un lugar común desde hace tiempo pese a que siga sin evidencias o comprobaciones científicas desde hace ya 20 años. Y cada poco tiempo se retroalimenta. La última evidencia apreció en un artículo de la revista Forbes. En él, se afirmaba que los niños absorben más radiaciones microondas que los adultos, por lo que se encuentran en situación de riesgo.  El estudio fue publicado en la revista Journal of Microscopy and Ultrastructure. En realidad se trata de una revisión de estudios previos en la que concluyen que el riesgo para la salud de los niños es “considerable”, ya que absorben más ondas microondas que los adultos, y su sensibilidad ante los cancinógenos es mayor.

Pero una cosa es que las antenas de telefonía provoquen irritación, fatiga o problemas de sueño, y otra muy distinta que sean la causa de cáncer. Y es que los 31 científicos de la OMS que sí han recomendado mantener vigiladas las ondas electromagnéticas reconocieron que “las pruebas fueron revisadas críticamente y en general evaluadas como limitadas entre los usuarios de teléfonos celulares para el glioma y el neuroma acústico, e inadecuadas para llegar a conclusiones para otros tipos de cánceres”.

ca1

No ahorres en cargadores de marca blanca

Hace algunos años, la primera duda que surgió a partir de la popularización de los primeros iPhone en todo el mundo fueron las historias con origen en China que contaban como algún usuario del aquel país acabó medio carbonizado y en el hospital por haber utilizado un cargador de marca blanca o, incluso, de fabricación casera. Nada asegura que por una malísima manipulación, un aparato que se conecta a la red de electricidad no puede sobrecalentarse o, incluso, en su punto más dramático, llegar a arder. Pero está más que comprobado que los cargadores marca blanca están vigilados,  controlados y patentados.

Al margen de esto, teniendo en cuenta el precio de un cargador oficial de algunas marcas y cuánto nos puede costar uno genérico, es lógico plantearse otras compras. Sin embargo, no tienen por qué dañar la batería de tu smartphone. Eso sí, deberías comprobar siempre el voltaje y el amparaje que requiere tu batería.

ca2

Si utilizas mucho el móvil podrías sufrir un cáncer

Y de las ‘antenas de la muerte’ a la utilización obsesiva que puede llevar  la tumba. Es verdad que quizá algunos utilicen en demasía el móvil, pero no está comprobado que vayan a sufrir perjucio alguno más allá de uncalentamiento mayúsculo del pabellón auditivo.

No hay estudios que demuestren que hablar mucho por el móvil vaya a matarte, si no lo haces mientras conduces sin ‘manos libres’ homologado. Son meras especulaciones paracientíficas propias de quienes abrazaron hace tiempo la homeopatía cutre como forma de vida. Es verdad que desde distintos foros y organizaciones se propone luchar contra la ‘contaminación electromagnética’, pero según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no hay pruebas de que los campos electromagnéticos afecten al ser humano.

ca3

Móvil en el bolsillo del pantalón, usuario estéril

Se ha dicho y lo hemos escuchado muchas veces que los hombres que llevan su teléfono móvil en el bolsillo del pantalón podrían lastrar sus posibilidades de ser padres puesto que estos dispositivos podrían afectar negativamente a la fertilidad masculina, según alerta un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Exeter, en Reino Unido, y publicado en ‘Environment International’. De nuevo se utiliza el condicional como tiempo verbal… El bulo de la impotencia a causa de llevar el móvil en el bolsillo o de trabajar con un ordenador portátil sobre el regazo persigue a los hombres desde hace años. Pero nada demuestra que tener encima un ordenador durante horas y horas cause efecto alguno sobre el aparato reproductor masculino.

De nuevo se alude a las ondas electromagnéticas. ¿Pero no habíamos quedado que son inocuas para el organismo humano?

ca4

El wifi que convierte tu casa en una tostadora gigante

Millones de hogares en el mundo tienen red WIFI y hay iniciativas públicas diversas para conectar las escuelas, colegios, institutos y universidades a Internet mediante esta tecnología. Además, emplazamientos públicos de muchas ciudades ofrecen conectividad gratuita mediante ondas WIFI, pero inmediatamente la máquina del miedo ha funcionado. Se han disparado la preocupación de la opinión pública. Además, algunas resoluciones políticas, no basadas en datos científicos, han sembrado la confusión en los ciudadanos.

¿Puede ser realmente malo para la salud? En la actualidad el ser humano vive rodeado de ondas electromagnéticas. Su incidencia depende de la frecuencia de onda y de su amplitud. En primer término, sobre la frecuencia de onda, según todas las evidencias científicas, la onda de los móviles no provoca daños físicos en los seres vivos. La tecnología wifi se encuentradentro del rango de ondas ‘inofensivas’.

En cuanto a la potencia, las redes WIFI emplean una potencia de emisión inferior a los 0,1 watios, una potencia muy por debajo de los límites marcados desde la Unión Europea y entre 100 y 60 veces menor que la de una bombilla normal. Así, incluso el concepto de ‘contaminación’ o exceso de redes wifi es cuestionable.

ca5

De noche, el teléfono altera el sueño como una parturienta

¿Tu puedes dormir con la luz encendida? Muchos responderán que sí. Y es que hay personas que tienen más sensibilidad a la iluminación artificial que otras. Es innegable. Pero de eso a pensar que tener el móvil en la mesilla cuando se duerme te puede volver insomne de por vida hay un gran paso.

“La utilización de la electricidad para la iluminación no es en absoluto perjudicial para la salud, ni afecta a la solidez del sueño”, aseguró en su día, Thomas Edison. Bueno, lo dicho, según y como…  Es evidente que la luz artificial puede molestar a la hora de conciliar el sueño -por eso apagas la luz antes de dormir, salvo accidente- y que si se hace todos los días, puede alterar notablemente el ciclo de sueño de las personas y otros animales, como han demostrado muchas veces los torturadores de Guantánamo.

El cuerpo se engaña inconscientemente al percibir esos rayos de luz llegada la noche, alterando el reloj biológico que administra el tiempo que dormimos y el que permanecemos despiertos. Pero lo dicho, tiene que ser algo sistemático. Diario. Por lo demás, no deberías preocuparte.

ca6

Una unión fatal: Smartwatch y móvil por bluetooth

The New York Times publicó en su día un artículo donde afirmaba que los smartwatch (o wearables en general) podrían provocar cáncer. Se basaba en estudios científicos reales, pero se obviaban las múltiples limitaciones de esos estudios señaladas por la OMS. Pero volvemos a los mismo: Actualmente no existe estudio alguno que relacione cáncer con uso del teléfono móvil. ¡Inclcuso con el bluetooth encendido! La medicina es una ciencia exacta, y no hay duda posible.

La última investigación a tal efecto es la realizada en 2006 por el Journal of the National Cancer Institute de EE:U, que desmentía la relación directa entre la tecnología móvil y el cáncer.

Evidentemente seguirán existiendo investigaciones respecto a los posibles efectos que tenga el uso de la telefonía móvil, las redes wifi o las redes 3G, 4G y en la salud humana. Y siempre es necesario seguir investigando, pero hasta el momento…

ca7

Dedos como un acordeón y otras deformidades

Como no tenemos bastante con el aislamiento que a veces provoca el móvil, cada cierto tiempo, en Internet se viraliza una grosera leyenda urbana sobre los efectos de los móviles al deformar, también, nuestro cuerpo. Con esta curiosa imagen, difundida por la empresa japonesa NTT Docomo, se advertía hace pocos días sobre una posible deformación que podía causar en los dedos, meñique y pulgar, el uso excesivo de este dispositivo.

Y los traumatólogos advierten de que las tecnologías asociadas al móvil por´rían causar lesiones y deformidades en un futuro muy -pero que muy- a largo plazo en los tendones del dedo pulgar de la mano, sí que descartan que haya una relación directa y causal entre el uso del móvil y la deformidad del quinto dedo de la mano, como aseguraban desde Japón.

 

ca8

¿Y tú qué opinas?

 

Agrega un comentario