5 científicos e investigadores que MURIERON por su trabajo ¡Qué MIEDO la última!

Desde la antigüedad, los riesgos siempre han sido elevados a la hora de hacer investigaciones científica, pero con la entrada del siglo XX se esperaría que hubieran disminuido. Lo que ciertamente no sucedió. La investigación científica siempre implica riesgos a mayor o menor medida, pero los que a continuación conocerás no se cejaron en su trabajo y dieron todo de sí hasta el último momento, que a veces fue inesperado.

5. La tripulación del Apollo 1, el Challenger y elColumbia

El viaje espacial nunca fue sencillo y muchos fueron los accidentes y desastres que acontecieron en los albores de la odisea espacial del hombre. Se pueden contar tres grandes tragedias. La tripulación del Apollo 1 murió en un horrible incendio al realizar una de las pruebas un mes antes del lanzamiento en 1967.

En su honor, dos años después la tripulación del Apollo 11 dejó una medalla de la tripulación del Apollo 1 en la Luna. En 1986, la última misión del Challenger fue la primera en llevar a un civil al espacio. Lo trágico fue que el Challengerexplotó a 73 segundos de su despegue matando a los 7 miembros de la tripulación.

En 2003, cuando todos creían que el cielo no se volvería a teñir de luto, el transbordador Columbia estalló mientras retornaba a la Tierra, tan cercas de completar la misión.

C1

4. Dian Fossey

Ella fue una de las zoólogas investigadoras más apasionadas con su trabajo. Ella ofreció su vida al estudio y protección de los gorilas de montaña y se enfrentó constantemente con cazadores furtivos. Pero en 1985 se la encontró muerta en su cabaña en las montañas Virunga. Tenía 53 años y fue brutalmente asesinada.

El principal acusado fue un estudiante llamado Wyne McGuire, pero este huyó a Estados Unidos antes que la autoridad de Ruanda lo aprendiera y fusilara. Se cree que fue incriminado y que los verdaderos asesinos fueron cazadores furtivos pues en la escena se encontraron casquillo de 9mm y el cráneo de Fossey había sido partido a la mitad por una panga, una especie de machete que usaban comúnmente los cazadores furtivos.

Lo último que escribió en su diario fue: «Cuando te das cuenta del valor de la vida, uno se preocupa menos por discutir sobre el pasado, y se concentra más en la conservación para el futuro». Que esto nos sirva como un último regalo.

C2

3. Steve Irwin

El famoso ecologista y autonombrado cazador de cocodrilos tuvo una de las muertes más repentinas e inesperadas… bueno, hasta cierto punto. Siempre parecía arriesgarse demasiado con animales peligrosos que esperábamos que sucediera de repente lo inevitable, pero con el paso del tiempo aceptamos la idea de que eso no sucede, no a personajes de televisión.

Pero en 2006, mientras rodaba un documental llamado Los más mortales del océano (vaya ironía), una raya látigo le perforó el corazón. Hasta el final, Steve Irwin conservó su temeridad y esta misma le costó la vida.

C3

2. Maurice y Katia Krafft

Este par de vulcanólogos dedicaron su vida completamente a estudiar, filmar y fotografiar volcanes en plena erupción. Ellos se conocieron en la Universidad de Estrasburgo y pocos años después se casaron. Ambos compartían un ferviente amor por los volcanes arriesgándose constantemente.

Solo que en 1991 su racha de suerte se terminó pues mientras filmaban en el monte Unzen en Japón, un flujo piroclástico los alcanzó junto a otras 41 personas. Todos murieron instantáneamente, el evento fue inesperado, pero siempre estuvieron al tanto de posibles eventualidades.

C4

1. Tim y Paul Samaras y Carl Young

¿Alguna vez viste la película Twister? Parecía algo fantasioso que existieran cazadores de tormentas, pero curiosamente sí existen y sí, es un trabajo peligroso tal como se retrata en la película. Este trio de cazadores de tormentas participó en el famoso programa de Discovery Channel Storm Chasers. También Tim Samaras fue el fundador del equipo de investigación TWISTEX en el que su hijo y Carl Young eran miembros. En 2013, cuando estudiaban un tornado tipo cuña en El Reno, Oklahoma, su vehículo fue atrapado por la corriente y fue lanzado a casi un kilómetro de distancia.

El vehículo quedó completamente destrozado, pero en su interior solo quedó Tim, Paul y Carl habían salido expelidos en algún momento. Este evento tuvo demasiadas similitudes con la película lo que lo hace demasiado escalofriante. Cuando se intenta estudiar a las grandes fuerzas de la naturaleza, el ser humano se encuentra indefenso, no hay mucho que puedas hacer más que ser testigo y rezar por sobrevivir.

C5

¿Y tú qué opinas?

 

Agrega un comentario