Este veterinario tenia un perturbador SECRETO bajo el suelo ¡Me dio escalofríos!

Un inesperado y perturbador secreto.

Probablemente cuando hablamos de crueldad animal la última persona que podría venir a tu mente que estuviese involucrada con un caso así es un veterinario. Bueno, ya nos hemos equivocado en otras ocasiones, y esta vez estarías haciéndolo nuevamente. Porque son precisamente un veterinario y su pareja y asistente los protagonistas de esta terrible historia.

La policía llegó al hogar de Gary Samuel y Rochelle McEwan en febrero de 2015 por una disputa doméstica, pero pronto descubrirían que en aquella casa, que también utilizaban como su consulta veterinaria, se escondía un terrible secreto. En medio del altercado, Gary Samuel habría llevado a los oficiales hasta un rincón haciendo hacia un lado una mesa y la alfombra que cubrían una puerta escondida en el suelo y les habría mostrado lo que allí escondían. La imagen fue desgarradora.

“Estos son sus animales. Ella nunca los alimenta, sólo los colecciona”

–habría dicho Samuel a la policía–

Al bajar los escalones que llevaban a un oscuro sótano con varias habitaciones, se habrían encontrado frente a alrededor de 30 animales encerrados en jaulas inmundas y cubiertas de heces.Había varios animales hacinados en aquellas jaulas, otros encerrados en habitaciones y ninguno de ellos tenía agua disponible ni alimento, prácticamente todos estaban desnutridos.

“La condición de estos animales y la forma en la que los mantenían era espantoso. Estaba sucio, había heces por todos lados, y no tenían acceso a comida ni agua. La mayoría de los gatos estaban encerrados en un cuarto que también estaba cubierto de excremento”

–Inspector de la RSPCA, Nikki Cheetham–

980x-2-13

Probablemente lo que Samuel intentaba hacer al mostrarle el cuarto a los oficiales era incriminar a su pareja, McEwan, pero por suerte, no todo resultó como él esperaba. Finalmente a ambos se les imputaron al menos 6 cargos por crueldad animal y negligencia y fueron condenados a seis meses de cárcel. Una condena corta, pero al menos se hizo justicia. Y en cuando a los animales, después de rescatarlos de este horrible lugar –donde no todos sobrevivieron ya que un gato colapsó al poco tiempo y murió–, al menos 21 de ellos ya han sido adoptados.

Sólo pensar en que muchas personas llevaban a sus animales a este lugar sin saber que bajo sus pies otros animales sufrían en un infierno, hace que me estremezca.

 
124 Personas Compartiendo

Agrega un comentario