“Ayer me mataron”, la carta viral en memoria de las dos turistas argentinas asesinadas en Ecuador

Está escrito en primera persona, aunque no habla por ella. Ayer me mataron es una carta que ha viralizado en Facebook, escrita en memoria de las turistas argentinas Marina Menegazzo y María José Coni, asesinadas en Montañita (Ecuador) a finales de febrero. La estudiante de Ciencias de la Comunicación Guadalupe Acosta, de Paraguay, invita con esta carta abierta, compartida más de medio millón de veces en menos desde el martes, a colocarse en el lugar de las viajeras y a levantar la voz contra el machismo y la violencia a las mujeres.

base_image

¿Qué pasó?

A prinicipios de este año, las jóvenes habían salido de Mendoza (Argentina) con el objetivo de hacer un recorrido que las llevaría a Santiago de Chile, Lima y Machu Picchu en Perú, y varios lugares de Ecuador.

Se hallaban desaparecidas desde el lunes 22 de febrero.

Según la prensa argentina, tenían previsto tomar un avión el 25 de febrero.

El ministro del Interior de Ecuador, José Serrano, anunció el hallazgo de sus cuerpos el domingo 28 de febrero.

Al día siguiente, las autoridades ecuatorianas informaron sobre la detención de dos hombres como sospechosos del crimen: Segundo P. y Eduardo D.

160302004733_ecuador_imputados_crimen_turistas_argentina_624x351_ministrodelinteriordeecuador_nocredit

La versión oficial

El ministro Serrano dijo a la prensa que las dos chicas abandonaron el hostal donde se hospedaban en Montañita el 22 de febrero a las 2 de la tarde.

Esa misma noche, los sospechosos habrían conocido a las chicas en un bar llamado “La Abogadita”.

Ellas habrían dicho que no tenían dinero y que iban a regresar a Guayaquil haciendo dedo, por lo que les ofrecieron que se quedaran a dormir en la casa de uno de ellos.

Allí las dejaron y ambos hombres se habrían marchado hasta cerca de las 2 de la mañana, cuando regresaron.

Las chicas también habrían salido de la casa, pero al volver habrían encontrado a ambos hombres borrachos.

Según la versión que las autoridades atribuyen a Segundo P., este se quedó a solas con Coni e intentó abusar de ella, pero la chica intentó escapar por lo que él la golpeó en la cabeza con un palo, causándole la muerte.

Luego, tras escuchar un grito en la otra habitación, Segundo P. habría ido allí donde descubriría que Eduardo D. había acuchillado a Menegazzo.

Según la misma versión, Segundo P. limpió el lugar, guardó los cuerpos en unas bolsas y los llevó con una carretilla a unos 400 metros de su casa, donde intentó ocultar uno de los cadáveres y dejó abandonado el otro.

chicas

Las dudas

Los familiares de ambas chicas dijeron que no creen en la versión de las autoridades ecuatorianas.

Gladys Steffani, madre de Coni, dijo a la prensa argentina que es falso que las chicas se hayan quedado sin dinero y afirmó que incluso tenían activas las tarjetas de crédito.

“No hay forma de que se hayan ido con estos hombres. Algo pasó con ellas en la tarde del lunes 22, cuando emprendían el regreso. Están tapando todo y hacen rápido las cosas para mostrar un esclarecimiento que no es. Han plantado pruebas”, dijo.

Las hermanas de Menegazzo también rechazaron la versión según la cual las víctimas se habían quedado sin dinero y apuntaron que las chicas se encontraban en un viaje de mes y medio para el cual tenían un itinerario planeado. “Por el trayecto que nos dijeron que iban a realizar, no se justifica ese desenlace”, dijo Paula Menegazzo a un diario local de Mendoza.

“Sería ridículo creer la versión oficial. Por favor hagamos justicia!”, dijo en su cuenta de Twitter Belén Menegazzo, otra de las hermanas de Marina.

01-03-2016-turistas-argentinas

Ayer me mataron.

Me negué a que me tocaran y con un palo me reventaron el cráneo. Me metieron una cuchillada y dejaron que muera desangrada.

Cual desperdicio me metieron a una bolsa de polietileno negro, enrollada con cinta de embalar y fui arrojada a una playa, donde horas más tarde me encontraron.

Pero peor que la muerte, fue la humillación que vino después.

Desde el momento que tuvieron mi cuerpo inerte nadie se preguntó donde estaba el hijo de puta que acabo con mis sueños, mis esperanzas, mi vida.

No, más bien empezaron a hacerme preguntas inútiles. A mi, ¿Se imaginan? una muerta, que no puede hablar, que no puede defenderse.

¿Qué ropa tenías?

¿Por qué andabas sola?

¿Cómo una mujer va a viajar sin compañía?

Te metiste en un barrio peligroso, ¿Qué esperabas?

Cuestionaron a mis padres, por darme alas, por dejar que sea independiente, como cualquier ser humano. Les dijeron que seguro andabamos drogadas y lo buscamos, que algo hicimos, que ellos deberían habernos tenido vigiladas.

Y solo muerta entendí que no, que para el mundo yo no soy igual a un hombre. Que morir fue mi culpa, que siempre va a ser. Mientras que si el titular rezaba fueron muertos dos jóvenes viajeros la gente estaría comentando sus condolencias y con su falso e hipócrita discurso de doble moral pedirían pena mayor para los asesinos.

Pero al ser mujer, se minimiza. Se vuelve menos grave, porque claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños. Por eso y mucho más, me condenaron.

Y me apené, porque yo ya no estoy acá. Pero vos si estas. Y sos mujer. Y tenes que bancarte que te sigan restregando el mismo discurso de “hacerte respetar”, de que es tu culpa que te griten que te quieran tocar/lamer/ chupar alguno de tus genitales en la calle por llevar un short con 40 grados de calor, de que vos si viajas sola sos una “loca” y muy seguramente si te paso algo, si pisotearon tus derechos, vos te lo buscaste.

Te pido que por mí y por todas las mujeres a quienes nos callaron, nos silenciaron, nos cagaron la vida y los sueños, levantes la voz. Vamos a pelear, yo a tu lado, en espíritu, y te prometo que un día vamos a ser tantas, que no existirán la cantidad de bolsas suficientes para callarnos a todas.

02-29-viaje0.jpg_88717827_816x544

¿Y tú qué opinas de este caso?

 
853 Personas Compartiendo

Agrega un comentario