Este hombre recorre 40 kilómetros diarios cargando a su mujer ¡La razón te dejara sin palabras!

“Por ella hago lo que sea”.

Existen algunos pesimistas que aseguran que el amor no existe, sin embargo, lo dicen porque no conocen esta historia. Se trata de Juan Bautista Pérez de 62 años y Gloria Bahamondes de 66. Ellos son dos chilenos enamorados que han demostrado que el verdadero amor no tiene límites ni barreras, aunque eso implique hacer esfuerzos físicos notables.

Ellos se conocieron desde hace mucho tiempo, pero recién en 2008 decidieron casarse y no tener hijos porque Gloria sufre de poliomielitis. En 2012 a la mujer le tuvieron que amputar la pierna pues le apareció un tumor gigante que amenazaba su vida.

Ahora permanece en silla de ruedas y con visitas constantes al médico. Ahí es donde entra Juan, quien se levanta todos los días a las 6 de la mañana, calienta las piernas y sube a su pareja a una bicicleta para empezar su jornada.

De ahí comienzan el trayecto de su casa al hospital. Una distancia de 20 kilómetros y dos horas y media de pedaleo.

”Nos movemos todos los días para que ella pueda ir al médico. Por ella hago lo que sea”.

-Juan, al periódico La Cuarta–

Aunque cuando no van al hospital también salen a dar la vuelta.

”Estamos todo el día afuera. Cuando no estamos en el médico, nos vamos a un lugar por ahí a sentarnos, nos comemos unos sandwiches y esperamos que baje el calor”.

-Gloria-

El enamorado caballero decidió dejar de trabajar pues debe estar disponible a toda hora para Gloria.Para mantenerse ocupa el modesto dinero que le dan de jubilación y aceptan el apoyo que les brindan los vecinos de su comunidad, pues su historia ya es conocida por todos. En verdad, todos.

”Es una linda historia de esfuerzo y unión entre ambos. Nos emociona y por eso les brindamos toda la ayuda necesaria para que ella pueda atenderse como corresponde”.

-Mario Gebauer, edil de la municipalidad de Melipilla, Chile-

DSC01559.jpg

Para sorpresa de la pareja, las autoridades decidieron darles un gran y funcional regalo: una motocicleta acondicionada para que la mujer se pueda trasladar en su silla de ruedas, y así puedan acortar las distancias entre ambas localidades.

”Ahora ese trayecto de dos horas y media será de 15 minutos”.

-Juan-

Juan Bautista cuenta que ahora se dedica a mostrarle a su esposa cuanto la ama. Además está a su servicio las 24 horas del día.

 

Agrega un comentario