Llamaron a la policía porque su hijo tiene la piel más oscura que la suya

Jason Thompson y su hijo Xavier, de cuatro años de edad, han vivido un desagradable incidente con la policía de la ciudad canadiense de Toronto. Y todo, por un motivo de lo más absurdo y surrealista: por el color de su piel.

El padre, de 39 años, volvía con su hijo en autobús el martes, después de una jornada de trabajo. Los dos subieron al vehículo en la estación de Victoria Park y se acomodaron en los asientos. Pero tan solo unos minutos después de haber arrancado, el conductor frenó en seco y comunicó al pasaje que debían esperar, sin especificar a qué o a quién.

h1

Cuando varios autobuses de la misma línea les adelantaron, los usuarios se empezaron a impacientar. El propio Thompson preguntó al chófer si podía bajarse junto a su hijo, pero recibió una respuesta negativa.

Poco después, dos parejas de policías llegaron al lugar. Una se colocó frente a la puerta delantera y otra frente a la trasera. Cuando se abrieron, subieron al bus y fueron directamente hacia Jason Thompson y hacia Xabier.

“¿Este es su hijo?” le preguntaron a modo de saludo. Tras responder de manera afirmativa, los agentes se llevaron a Jason aparte y le comunicaron que alguien había llamado a la policía porque se había fijado en ellos y había sospechoso de un posible secuestro, ya que no se parecían físicamente.

Con la boca abierta, Jason Thompson les explicó que su hijo y él tienen pieles de diferente tono porque él es albino, a pesar de tener genes jamaicanos. Y lo mismo ocurre con su mujer, también albina, pero de origen indio. Su vástago no había heredado la palidez de sus padres, pero sí el color de sus abuelos, y por eso es más moreno.

h2

La policía dio la explicación por buena y se despidió del padre y del hijo disculpándose profusamente. Incluso se ofrecieron a llevar a los dos a su casa, dejando que Xabier encendiera la sirena del vehículo policial.

En declaraciones concedidas a Buzfeed, Thompson se queja amargamente de que alguien llame a la policía simplemente porque haya una diferencia en el color de la piel entre un padre y un hijo.

¿Y tú qué opinas de esta historia?

 

Agrega un comentario