Las excéntricas comidas y hábitos de los 9 dictadores más terrorificos de la historia

Gobernaron sus países con mano de hierro, pero a la hora de sentarse en la mesa a comer tenían unas manías más que curiosas. Un libro, ‘Dictators Dinners: A Bad Taste Guide to Entertaining Tyrants’, de las autoras Victoria Clark y Melissa Scott se acerca a los vicios, hábitos y modales de algunos de los peores dictadores del mundo. Y lo cierto es que las anécdotas que cuentan son para quedarse completamente boquiabierto.

KIM JONG IL:

El dictador de Corea del Norte adoraba la sopa de aleta de tiburón y la sopa de carne de perro, que él aseguraba que era la que le daba su virilidad. Además, tenía un equipo de mujeres que se encargaban de que todos los granos de arroz fueran exactamente iguales.

di1

ADOLF HITLER:

El dictador alemán era vegetariano y en los últimos años de su vida solo comía puré de patata y caldo. Además tenía un equipo de 15 catadores que probaban su comida. Si pasados 45 minutos ninguno había muerto, consideraba que ya estaba bien.

di2

STALIN:

Al dictador ruso le gustaban las comidas copiosas de la cocina tradicional georgiana, que usa mucho las nueces, el ajo o las ciruelas. Como curiosidad, uno de sus cocineros personales era el abuelo del actual presidente ruso Vladimir Putin.

di3

BENITO MUSSOLINI:

Al dictador italiano le gustaban mucho las comidas con ajo y pensaba que la cocina francesa era “inútil”. Su cena perfecta era con toda su familia sentada en la mesa y con los alimentos servidos cuando él llegaba. Tenía especial devoción por la ensalada de ajo y aceite con limón.

di4

IDI AMIN:

El dictador ugandés disfrutaba del cabrito asado, del pan de mijo y de la yuca. Además comía unas 40 naranjas al día, ya que pensaba que eran la viagra natural. Durante su exilio en Arabia Saudí también comía mucha pizza y comida rápida del KFC. Ha vivido siempre también con los rumores de que era caníbal.

di5

POL POT:

El dictador camboyano disfrutaba de la carne de venado, del jabalí, de la serpiente o de la fruta fresca. Tenía especial debilidad por el estofado de cobra. Él realizaba comidas de lujo, mientras que a sus ciudadanos solo les permitía arroz.

di6

NICOLAE CEAUSESCU:

El dictador rumano era un gran aficionado de las lasañas vegetarianas y de las ensaladas sencillas. También carpa en gelatina, tomate, cebolla y queso feta. Normalmente solía tirar al suelo la comida que le servían en eventos públicos.

di7

FRANCISCO MACÍAS NGUEMA:

Al dictador guineano le gustaba un té hecho con cannabis que tenía propiedades alucinógenas. Había rumores de que era caníbal y guardaba en su nevera cráneos.

di8

FRANÇOIS DUVALIER:

Dictador haitiano que era diabético y tenía que ser alimentado por su esposa en sus últimos años. Su ‘entretenimiento’ cuando terminaba de cenar era bajar a los calabozos para ver cómo torturaban a sus enemigos.

di9

¿Y tú qué opinas?

 
12 Personas Compartiendo

Agrega un comentario