¡Después de leer esto, siempre APAGO por la noche el router Wi-Fi!

Es imposible imaginar al mundo moderno sin acceso a las nuevas tecnologías, y entre ellas, la conexión inalámbrica a Internet es algo fundamental. La Wi-Fi está en todas partes: en la casa, en el trabajo, en los centros comerciales e instituciones educativas… Pero no todo es color de rosa. ¡Ten en cuenta que toda esa radiación nos rodea prácticamente todo el día!

Algunos científicos se refieren a la Wi-Fi, como «el asesino silencioso». ¡Vean por qué!

1

La Wi-Fi es potencialmente dañina

Aunque se ha divulgado mucha información sobre los peligros de la radiación emitida por el teléfono móvil y sus efectos sobre el cuerpo, aun las personas no han tomado plena conciencia de ello. Después de todo, hace poco que comenzamos a disfrutar de estas nuevas tecnologías, y se necesita mucho más tiempo para comprender el verdadero impacto de su influencia sobre el cuerpo humano.

Existen estudios científicos sobre las ondas electromagnéticas, y cómo éstas repercuten en el cerebro humano, que han arrojado resultados impactantes. De hecho, a nivel celular, se producen cambios que pueden retardar el crecimiento de plantas y afectar la actividad del cerebro humano.

Las personas que trabajan con equipos con tecnología Wi-Fi, reciben claras instrucciones de seguridad para reducir el impacto negativo de las ondas inalámbricas sobre su cuerpo.

2

¿Cómo reducir el daño a Wi-Fi?

1. Siempre apaga el router durante la noche, o cuando nadie esté utilizando la Wi-Fi.
2. Si tienes la oportunidad, vuelve a colocar tu antiguo teléfono por cable. La radiación que emite el teléfono inalámbrico también se considera perjudicial para el cerebro.
3. Si tu router de Wi-Fi está en la cocina o el dormitorio, colócalo en otro lugar. Este dispositivo debe estar en la habitación menos frecuentada por los miembros de la familia.
4. Disminuye al máximo posible los efectos indirectos de la red inalámbrica sobre tu salud y la de tus hijos: pasa más tiempo al aire libre, lleva un estilo de vida activo y, en lugar de ver las noticias digitales, lee los libros impresos en papel.

Solo después de unos 30 años, por fin podremos entender el efecto de las ondas electromagnéticas sobre el cuerpo humano. Una sobreexposición a estas nuevas tecnologías puede ser la causa de trastornos desagradables como: dolor de cabeza, falta de atención, insomnio, fatiga constante…

Comparte esta importante información con tus amigos. ¡Cuida tu salud y la de tus seres queridos, minimiza al máximo tu exposición a las radiaciones inalámbricas!

 
57 Personas Compartiendo

Agrega un comentario