Un hombre encuentra un desgarrador mensaje en una botella y decide contestar

Cuando Steve Mershon encontró una botella con un mensaje dentro en una playa de Indialantic (Florida, Estados Unidos), pensó que dentro habría frases escritas por un niño o un adolescente. Algo tipo “Lanzado al agua el 5 de mayo de 2003”, y poco más. Pero cuando extrajo la hoja de papel se llevó una amarga sorpresa.

En ella un chico de quinto de primaria llamado Jonothan, había escrito un mensaje muy personal y emocionante, dirigido a un amigo que había fallecido recientemente.

“Querido Daniel. Siento mucho que hayas fallecido. Si estuvieras con vida, tú y yo estaríamos jugando al rugby, al fútbol y al baloncesto, y también jugaríamos con Matthew y Oscar y Brandon. Estoy en quintoy fuiste mi mejor amigo y nuestra canción favorita era Austin Moon y espero que te lo estés pasando bien con Jesús. De tu mejor amigo, Jonothan Torres”.

h1

Ver a un chaval dejándose el corazón en una carta así.. me dejó echo polvo todo el día”, confiesa Mershon a la webtoday.com. El hombre calcula que la botella no debió ser lanzada hace mucho, ya que no había mucha sal en ella ni tampoco parecía muy vieja. Así que decidió escribir una respuesta para Jonothan, pero en vez de tirarla al mar, la compartió en Facebook, ese océano moderno que la gente utiliza para conectar.

h2

Querido Jonothan Torres. Mi nombre es Steve, y me encontré con tu nota en una botella en una hermosa mañana del martes, 19 de de abril de 2016. En primer lugar, deja que te diga que eres un pequeño hombre pero fuerte, y lo has demostrado escribiendo a tu mejor amigo. Demuestras tanto amor en tu corazón. Tus padres, amigos, profesores, yo y todos mis amigos estamos muy orgullosos de ti.

Daniel es un tipo con suerte por tenerte como mejor amigo. Siento su muerte. Seguro que vosotros jugaron a un montón de deportes junto a Mathew, Oscar y Brandon. Estoy seguro de que Daniel quiere que sepan que cuando estéis jugando, él y Jesús estarán viéndoos. Tal vez vuestro próximo gol se lo pueden puede dedicar a su mejor amigo Daniel.

No sé ni dónde ni cuándo lanzaste el mensaje al mar, o el tiempo que lleva en el agua, pero aterrizó en las manos adecuadas, Jonothan.  Tengo un montón de cosas sacadas de la playa. Tengo estantes llenos de madera, conchas, gafas de sol y, sí, botellas. Jonothan, tu botella con la carta a tu mejor amigo es lo más bonito que he encontrado. Pero no puedo quedármela, aunque sería un bello trofeo. Tu voluntad fue la de arrojar la botella para mostrar tu amor para tu mejor amigo. Está destinado a ser compartida. Le hice fotos y las he subido a Facebook. Ha impresionado a mucha gente, Jonothan. Y va a ser compartida con más personas.

Como te he dicho, cayó en las manos correctas. Creo que Daniel puso la botella en tierra, donde la encontré, y su amigo Jesús me llevó a ella. Te voy a decir por qué. Tenía pensado ir a un crucero. Me voy a lleva la carta y tu botella conmigo. Voy a añadir mi propia carta, Jonothan, y a poner el corcho en ella, y cuando encuentre en el agua más profunda, azul, y bonita, la voy a tirar de nuevo al mar.  Así, otra persona y sus amigos, podrán ver el amor en tu corazón. Eres un buen hombre, Jonothan. Estoy esperando que tal vez, sólo tal vez, el mundo pueda ver el amor en el corazón de un niño de quinto y se contagie, para que todos se lleven bien. Paz, ¡pequeño hombre!

El mensaje de Steve Mershon se ha compartido centenares de veces en Facebook, con la esperanza de que el propio Jonothan pueda leerlo en algún momento. “No necesito verle personalmente. Pero quiero que sepa quién soy y lo que pienso”, explica Steve.

 

 

Agrega un comentario