Pensó que su esposa e hija habían muerto. 11 Días después recibe un llamado IMPOSIBLE

William Kopcke fundó una estación biológica en 1968 en la selva Peruana cerca de dónde años después caería el avión en el que viajaban su hija Juliane de 17 años y su esposa María.
Su esposa María von Mikulicz-Radecki había tomado un avión junto a la jóven Juliane Diller Köpcke el 24 de Diciembre de 1971. Pero ninguno de los más de noventa pasajeros llegarían a destino para saludar a sus familias.
El avión que iba de Lima a Pucallpa fue sorprendido por una feroz tormenta y EXPLOTÓ en el aire, cayendo a toda velocidad desde más de 2000 metros de altura.
La dolorosa noticia del avión desparecido en el aire no tardó en llegar al padre de Juliane, un Doctor en Biología a quién la joven de 19 años seguía en sus pasos.
milagrovuelo508-1

Los padres de la joven Juliane dejaron Europa en la época de posguerra para ir a vivir a Perú en una estación biológica.
milagrovuelo508-2
El 24 de Diciembre de 1971 Juliane estaba viajando de regreso junto a su madre para festejar navidad todos juntos. Pero nunca lo hicieron…
milagrovuelo508-18
El vuelo 508 de la empresa LANSA estalló en el aire debido a una tormenta, cayendo en plena noche en la selva Peruana, kilómetros antes de llegar a destino.
milagrovuelo508-5
Pero once días después de la tragedia ocurrió un milagro: llamaron al hombre y le avisaron que su hija Juliane había sido encontrada por unos madereros…viva!
milagrovuelo508-13
Ella caminó 11 días por bosques y riachuelos, envuelta en un ligero vestido y calzando solo un zapato que resistió el golpe; comiendo solamente una bolsa de caramelos, sufriendo lo inenarrable.
milagrovuelo508-21
Fue entonces que se supo cómo había sido el accidente y que todos habían muerto en el impacto menos ella. Así lo cuenta en su libro: “(…) En ese punto, el viaje se tornó en la aventura de mi vida cuando una inmensa y cegadora luz atravesó la hélice que yo contemplaba. El avión se escoró rápidamente y comenzó a caer picado gobernado ahora únicamente por la ubicua gravedad.”
milagrovuelo508-3
“(…) El avión se partió en dos justo delante mía a unas filas de la cola, por momentos la ingravidez acompañó la sensación de vértigo de un abismo visible a nuestro alrededor. Mi madre desabrochó forzada su mano de la mía para no volver a tocarla viva nunca más. El aterrador sonido de las turbinas que ahora se alejaban era de despedida y el fuerte olor a combustible desparramado me mantuvo lúcida hasta poco antes del impacto. Me esperaban 2000 metros de caída libre antes de llegar a ‘mi’ alfombra verde.”
milagrovuelo508-17
Esta es una escena recreada con datos de la sobreviviente, para la película “Milagro en el Infierno Verde” del director italiano Giuseppe María Scotese tan sólo unos años después, en 1974.
milagrovuelo508-19
Luego de la tragedia y de haber sobrevivido en la selva, gracias a los conocimientos heredados de sus padres, Juliane se fue a vivir a Alemania.
milagrovuelo508-20
Hoy con 61 años todavía recuerda cada momento: “(…) Estábamos cayendo rápidamente. Los gritos de la gente y el rugido de las turbinas se apagaron de repente, quedando todo en silencio. Mi madre ya no estaba a mi lado, y yo ya no estaba en el avión. Todavía estaba atada a mi asiento, a una altitud de unos 10.000 pies. Estaba sola, y estaba cayendo en picado.”
milagrovuelo508-4
“(…) Me toqué la clavícula derecha, estaba totalmente rota. También encontré una profunda herida en la pantorrilla izquierda, como si me hubiera cortado con algo de metal. Extrañamente, no estaba sangrando. Me pongo a cuatro patas y consigo arrastrarme, en busca de mi madre. Grito su nombre, pero sólo me responden las voces de la selva.“
milagrovuelo508-8
“(…) Consigo hacer una marca en un árbol para memorizar la ubicación. No hay restos, no hay gente. Una sensación de impotencia me invade. Debo salir de la espesura del bosque para que los socorristas puedan verme. Consigo encontrar una pequeña corriente de agua, y me llena de esperanza. no sólo consigo agua para beber, sino que estoy convencida de que me mostrará el camino a mi rescate.”
milagrovuelo508-10
“(…) El 28 de diciembre, mi reloj, un regalo de mi abuela, se detiene para siempre, así que trato de contar los días a medida que avanzo.(…). Al quinto o al sexto día de mi viaje, escucho un zumbido, y mi estado de ánimo se vuelve eufórico. Es la llamada inconfundible de un hoatzín, un pájaro subtropical que anida exclusivamente cerca de tramos abiertos de agua, ¡donde la gente se asienta!”
milagrovuelo508-9
“Conseguí caminar más rápido, siguiente el sonido. Por último, estoy de pie en la orilla de un gran río, pero no hay ni un alma a la vista.(…) Bebo mucha agua del río, que me llena el estómago, pero sé que debo comer algo. Una mañana, siento un dolor agudo en la espalda. Cuando me toco, mi mano está manchada de sangre. El sol había quemado mi piel mientras nadaba.”
milagrovuelo508-11
“Cuando llego a la parte superior, veo un pequeño refugio, pero no hay gente. Hay un camino que conduce desde la cabaña del bosque. Estoy seguro de que el propietario de la embarcación vendrá en cualquier momento, pero no viene nadie. Cuando amanece, escucho voces. Creo que las estoy imaginando. Pero las voces se acercan. Cuando tres hombres salen del bosque y me ven, se quedan en estado de shock. ‘Soy una chica que estuvo en el accidente de LANSA’.”
milagrovuelo508-13
Los trabajadores forestales se encontraron en ese lugar con la débil Juliane el 3 de Enero de 1972, once días después de que el accidente dejara sin vida a las otras 91 personas.
milagrovuelo508-15
“En los días siguientes mi padre intentó frenéticamente encontrar a mi madre. El 12 de enero hallaron su cuerpo. Luego supe que también sobrevivió al accidente, pero estaba gravemente herida y no podía andar. Murió varios días después. No me atrevo a pensar cómo fueron sus últimos días.”
milagrovuelo508-16
Luego de sobrevivir a una explosión, luego de sobrevivir a una caída de más de 2000 metros, su experiencia con sus padres le permitió no morir devorada por la selva.
milagrovuelo508-6
Desde pequeña acompañaba a sus padres en las múltiples salidas de investigación de las zonas selváticas, donde su madre descubrió entre otras cosas una especie de ave nunca antes registrada.
milagrovuelo508-7
Juliane es ahora bióloga y bibliotecaria de la Colección de Zoología del Estado de Baviera en Alemania.
milagrovuelo508-14
Aun así vuelve a menudo a Panguana en Perú donde creció toda su infancia y adolescencia y donde heredó la estación de investigación de sus padres donde se siguen recibiendo científicos.
 
74 Personas Compartiendo

Agrega un comentario