8 sustancias químicas y peligrosas que se esconden en tu maquillaje

El maquillaje forma parte del día a día de millones de mujeres en el mundo. La base, el rubor, la sombra de ojos, el rímel… Todos estos cosméticos esconden secretos que las grandes industrias no quieren revelar porque no son de su interés. Sí, hablamos de las sustancias químicas peligrosas que contienen y que seguramente desconoces. ¡Mucho cuidado!

1. Plomo

Si utilizas lápiz de labios, debes saber que la gran mayoría de marcas incluyen plomo a la hora de componer este cosmético. En el año 2007, la Campaña por Cosméticos Seguros halló el componente químico en más de la mitad de las marcas analizadas.

La presencia del plomo en los lápices de labio está, por así decirlo, ‘escondida’, es decir, si tú te fijas en los ingredientes del producto, no encontrarás nada al respecto. El plomo se aloja a través de las materias primas que están contaminadas y que se utilizan para fabricar todos los productos.

En este caso, los pigmentos que ayudan a dar color a esos lápices de labios son los que mejor transportan el plomo que puede llegar a causar en ciertos casos a provocar, según los estudios, casos de problemas neurológicos en niños y posible infertilidad.

m1

2. Formaldehído

El formaldehído es uno de los productos químicos más utilizados en la gran mayoría de cosméticos. Su uso es muy frecuente a la hora de conservar los cadáveres, ya que contienen bacterias en los productos que están formados por agua y que permiten su prolongación con el paso del tiempo.
Los diferentes estudios que se han realizado han demostrado su elevada toxicidad, reconociéndose como elementos carcinógenos. Eso sí, muchos de ellos no han podido estudiar su ingesta ni su papel cuando los absorbe la piel, como es el caso de algunas cremas hidratantes.

m2

3. Triclosán

Una de las sustancias químicas más utilizadas en la gran mayoría de desodorantes, antitranspirantes (NO, NO SON LO MISMO), leches limpiadores, desinfectantes de manos y otros cosméticos es el triclosán, encargado de acabar con las bacterias en pastas de dientes o incluso en sprays utilizados en primeros auxilios.

La historia del producto es larga. La FDA ha revisado su interferencia en el proceso hormonal de los animales, algo que podría contribuir al aumento de bacterias que resisten a los antibióticos, dañando, incluso, el sistema inmunológico. Otros estudios, mucho más contundentes, aunque minoritarios, apuntan que el uso de triclosán puede causar daño en el hígado y aumentar la posibilidad de padecer cáncer.

m3

4. Parabeno

Quizás sea el compuesto químico más conocido de los que puedes encontrar en esta lista. El parabeno tiene como función que los cosméticos duren el mayor tiempo posible, ya sean maquillajes, cremas o desodorantes.

El uso de parabeno en algunos productos se ha relacionado a muchos problemas de salud como el cáncer, trastornos endocrinos, neurotoxicidad e irritación de la piel. Eso sí, la gran mayoría de los estudios no alertan de su utilización, muy amplia en el maquillaje de ojos (etilparabeno, metilparabeno o propilparabeno estarán entre sus ingredientes).

m4

5. Ftalato de Dibutilo

El ftalato de Dibutilo es un ingrediente que está presente en la gran mayoría de esmaltes y perfumes. ¿Su función? Aumentar la capacidad de otros ingredientes químicos con los que interactúan para que provoquen posible mutaciones genéticas que produzcan problemas reproductivos.

Ese compuesto químico permite también aumentar la plasticidad de los detergentes, limpiadores e incluso juguetes, los cuales también entran en los grupos peligrosos. Si miras en la etiqueta de la gran mayoría de ellos, seguramente encontrarás ese ‘nombre’ maldito.

m5

6. Laurel sulfato de sodio

Productos habituales como los champús, geles o pastas de dientes no se libran de incluir elementos químicos que pueden llegar a ser peligrosos para el ser humano. En todos estos cosméticos, el laurel sulfato de sodio se encarga de crear la típica espuma que son tan características de todos ellos y que si se usa con frecuencia favorece la irritación y la aparición de eczema en la zona afectada.

En este sentido, la Agencia Internacional en la investigación contra el cáncer y la Administración de la Salud y Seguridad Ocupacional han asegurado que no se trata de un compuesto carcinógeno aunque hay otras corrientes que alertan de que su uso prolongado puede favorecer su aparición.

m7

7. Pfenilendiamina

La pfenilendiamina es uno de los colorantes más utilizados por las industrias químicas para elaborar los tintes con los que mujeres y hombres tiñen su pelo. Si te fijas con atención en la etiqueta, podrás comprobar que aparecerán dos letras (CI) seguido de un número de cinco dígitos.

Los diferentes estudios que se han realizado aseguran que los alquitranes de carbón que contiene la pfenilendiamina pueden llegar a generar, si su uso es prolongado en el tiempo, la aparición de tumores malignos.

m8

8. Polietilenglicol

El polietilenglicol se utiliza en cosmética y productos de belleza como un emulsionante, es decir, como un compuesto que se encarga de dar un mejor aspecto y suavidad al champú, acondicionadores o espumas, además de otros productos para la piel, como maquillajes, cremas o máscaras de pestañas, entre otras.

Se trata de un producto químico barato de producir y que pueden favorecer la aparición de algún tipo de reacción alérgica.

m9

 

Agrega un comentario