Este juguete ha hecho que muchos niños pierdan la visión ¡Es muy peligroso!

Lo optometristas de Australia han lanzado una advertencia a los padres cuyos hijos juegan con punteros láser, este dispositivo no es ningún juguete y está causando la perdida de visión en los niños. No son solo palabras, hace poco en Australia hubo un caso muy grave, un niño de 14 años fue llevado al especialista por sus padres tras perder visión.

El caso lo está investigando un optometrista llamado Ben Armitage. El motivo de la perdida de visión está claro, el niño estaba jugando con el puntero láser y durante unos segundos apuntó con dicho puntero a sus ojos. Este “dispositivo” puede parecer inofensivo y muchos lo consideran un juguete, pero no lo es.

Después de realizar las pruebas correspondientes el resultado no pudo ser peor, el niño perdió el 75% de la visión. La retina situada en la parte posterior del ojo la tiene quemada. Encima esto no tiene cura a día de hoy.

puntero-laser

En un principio el niño estaba bien, pero se dio cuenta que poco a poco iba perdiendo la visión, mientras tanto, no sentía dolor alguno. La parte positiva es que al menos podrá recuperar algo la visión, una vez la inflamación vaya a menos. Ahora bien, el daño causado es irreversible, ni siquiera se puede solucionar usando gafas.

cámara-ojo (1)

Digamos que el menor se ha dañado algo así como el sensor de una cámara. Por mucho que cambiemos la lente no solucionamos nada, seguirá tomando fotos poco nítidas, pues con el ojo pasa algo parecido. En definitiva, no hay cirugía que pueda restaurar por completo la visión en estos casos.

El presidente del Colegio de Ópticos de España antes mencionado afirma que es necesario educar a padres (muy necesario) y a hijos para que “bajo ningún concepto” proyecten la luz láser sobre la cara u ojos de una persona; además de advertir a los que la reciben de que no deben mirar la luz, que incluso reflejada en un espejo o superficie reflectan, tiene la misma energía.

punteros-laser

En términos generales, la exposición a radiaciones láser debería ser siempre la mínima posible, aunque la normativa permite el uso de algunos tipos de láser. La principal lesión que puede provocar es ocular (daños en la retina o pérdida de visión que podría llegar a ser permanente como ya dijimos), pero también existe un riesgo de lesiones en la piel, como ulceraciones, pigmentación, eritema o carbonización de la piel. El hecho de que un láser produzca un peligro depende de su longitud de onda, la duración o tiempo de exposición y la potencia o energía del haz.

Un documento de la Comunidad de Madrid, indica que muchos de estos punteros han debido ser retirados del mercado al no cumplir con la normativa, poniendo (además) en peligro la salud de los consumidores.

 

Agrega un comentario