9 Señales COMPROBADAS científicamente de que esa persona gusta de ti

Conoce a continuación 9 señales comprobadas científicamente respecto al lenguaje corporal para que descubras cómo saber si le gustas a esa persona que tanto piensas.

1 | Se dilatan las pupilas

tumblr_mqpr15lopy1scm3x9o1_500

La midriasis o dilatación de pupilas, además de ser una reacción natural ante la falta de luz, es una reacción ante los estímulos de atracción y sexuales.

Este efecto fisiológico no sólo ocurre cuando nos atrae una persona sino ante aquello que a lo que pretendemos prestar mucho interés porque nos provoca atracción. Es una de las señales más difíciles de percibir, ya que hay que estar próximos y tener una referencia del tamaño normal de sus pupilas habitualmente.

Pero incluso de forma inconsciente, este estudio sobre pupilometría mostró que de forma inconsciente las mujeres que buscan relaciones estables escogían hombres con tamaños de pupilas medios -presumiblemente porque un tamaño amplio subcomunicaría promiscuidad- y sin embargo mujeres a las que les gustaban las relaciones sin compromiso se fijaban en hombres con pupilas grandes.

Precisamente porque no resulta una señal obvia y es inconsciente, es una señal muy interesante.

En este otro interesante estudio los psicólogos Bruno Laeng et al. analizaron los cambios en las pupilas de catorce mujeres que observaban distintas imágenes.

Se analizaron las relaciones entre tres variables: dilatación de pupilas, fase del ciclo menstrual, y estímulo al que se les exponía (actores y actrices favoritos, su novio, famosos…) y la investigación reveló una ampliación muy significativa de la pupila especialmente cuando las mujeres se encontraban en su periodo ovulatorio (fértil) y se les exponía ante actores favoritos y sobretodo, ante sus parejas.

2 | Te imita

650_1200

La admiración es uno de los ingredientes más potentes de la atracción.

Si su forma de bromear comienza a estar en sintonía con la tuya, si su cuerpo adopta posiciones similares a las tuyas, es probable que sienta atracción hacia ti. Por cierto, este principio es bilateral: este artículo muestra que de forma inconsciente sentimos agrado hacia persona que nos imitan.

Ojo, siempre y cuando no seamos conscientes de ello, ya que sino se puede interpretar como una burla. Os aviso antes de que os pongáis a jugar al mimo en vuestra propia cita.

Uno de los experimentos el estudio era citar a distintos participantes a los que se le invitaba a comentar unas imágenes a tres profesores. A la mitad de los participantes uno de los profesores les imitaba -de forma disimulada-. Posteriormente al profesor se le caían unos lápices.

Se observó una correlación positiva entre los alumnos que ayudaban a recoger y los que habían sido imitados.

Podéis adoptar posiciones similares a la persona con la que habláis algo después de que las adopte ella… ¿y sabéis qué? Puede que de hecho ya lo estéis haciendo sin ser conscientes.

3 | Su cuerpo apunta o se inclina hacia ti

10 gestos-de-una-mujer-enamorada 3_0

¿Cuando está sentado/a enfoca su torso hacia ti?

¿Vas conduciendo y ella/él tiene las rodilla hacia ti o su cuerpo más cerca tuyo que de la puerta?

Esa es una señal inconsciente y útil para saber si le gustas. La antropóloga de la universidad de Rutgers Helen Fisher considera que en tan solo un segundo nuestro cuerpo sabe si sentimos atracción o no por otra persona.

Desde un punto de vista evolutivo, se considera que nuestras posiciones posiciones abiertas y que apuntan hacia otros subcomunican “estoy abierto”, “soy inofensivo”, “estoy interesado”…

4 | Sus pies apuntan hacia ti

feet_08

Este indicador se basa en el mismo principio que el anterior, pero a veces es incluso más potente. Queramos o no, nuestro cuerpo genera señales (sudor, inclinaciones, ruborizaciones…).

Información que sumada a la que genera nuestra mente, supone un volumen que al cien por cien es imposible controlar por nuestra mente consciente. Esto tiene dos consecuencias: en primer lugar, lo comunicado verbalmente puede entrar en contradicción con lo que nuestro cuerpo comunica.

Y en segundo, las partes de nuestro cuerpo más alejadas de nuestras áreas de control en ocasiones son las que comunican de forma más fidedigna cómo nos sentimos.

5 | Te mira a menudo

tumblr_nlm9eb1G2I1r7eta3o1_500

En primer lugar, a través de nuestra mirada podemos examinar, y decidir por tanto si la persona que tenemos ante nosotros nos gusta.

Se trata de una decisión superficial, por supuesto, pero de un calado nada despreciable, ya que a través de la mirada nuestro cerebro capta las fluctuaciones asimétricas e inconscientemente decide si esa persona está sana y es potencialmente alguien con quien nuestros genes estarían a salvo al reproducirnos.

En segundo lugar, a través de nuestros sentidos examinamos, sentimos, nos emocionamos, se activan nuestros deseos… y la mirada resulta de todos los cinco sentidos, aquel que permite captar esos objetos de deseo desde una distancia aceptada socialmente.

“Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar. — “

Es decir, también queremos escuchar, oler o tocar aquello que nos provoca atracción, pero la confianza no siempre lo permite. Por ello en ocasiones toda nuestro deseo recae bajo el sentido de la vista: tenemos la necesidad de mirar aquello aquello que nos gusta.

Y repetimos, y apartamos la mirada, y volvemos a mirar, en una dialéctica entre lo que nuestros deseos piden y lo que las normas sociales y de cortesía nos imponen (sabemos que mirar fijamente a alguien provoca incomodad y es poco adecuado).

De lo que nos gusta, queremos más, así si te preguntas cómo saber si le gusto, que el cruce habitual de miradas, junto al apartarla tras unos segundos, es una de las señales clásicas por las que intuimos que gustamos.

6 | Sonríe y ladea la cabeza

tumblr_lxdsicTcmM1qcu0gdo2_500

Fue el etólogo Irenäus Eibl-Eibesfeldt quien obtuvo un gran reconocimiento por ser uno de los investigadores que estudió la conducta desde el punto de vista filogenético, esto es, estableciendo qué comportamientos y expresiones son consecuencia de la educación y cultura del ser humano y cuáles forman parte de nuestra identidad global como especie.

Si bien estas aproximaciones se han encontrado con detractores, Eibesfelt que tanto las mujeres de las tribus africans que estudió en los años 60, como las mujeres estadounidenses realizaban inclinaban y sonreían levemente como señal de agrado inconsciente.

“La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz. —”

Si las analizas en conjunto, tal como hemos recomendado al principio del artículo, esta es una interesante señal para dar algo de luz a la cuestión que hoy nos ocupa: cómo saber si le gusto.

7 | Es recíproca

prueba

Ya hemos comentado que en ocasiones las personas no tienen habilidad social o tienen miedos que les impiden mostrar su interés.

Teniendo en cuenta esto, podemos afirmar que observar la reciprocidad ante nuestros actos, emociones y conversación es un modo muy certero de saber si le gusto a ese chico o chica en el que tanto pienso.

¿Responde a nuestras preguntas brevemente y se calla o lo hace de forma extendida y nos devuelve la pregunta?
¿Nos devuelve los halagos?
¿Tiene curiosidad por nosotros?
¿Propone planes tal y como los proponemos nosotros?

De hecho, sin intercambio (de información, de emociones…) no es posible seducir.

La reciprocidad en la comunicación es un camino natural hacia la intimidad que dos personas que se gustan van generando. Este artículo de la Social Issues Research Centre indaga en este y otros aspectos que las ciencias sociales nos dicen acerca de la cómo ligar y cómo saber si le gusto.

Por cierto, existen formas para reforzar su iniciativa como por ejemplo:

Retar: “Marcos, te voy a dejar mi teléfono pero te propongo algo. Ya que he sido yo quien me he acercado y quien te estoy dando el teléfono, ahora quiero ver qué me escribes y qué me propones. Así veo cómo vas de iniciativa, lo cual es algo importante para mi en un chico”.

Herramienta “me gustarías más sí”: “Me rió mucho contigo y me parece muy dulce ver que te da un poco de vergüenza cuando digo cosas buenas de ti, pero que sepas que valoraré mucho si veo que tú también me dices las cosas buenas que te gustan de mi”.

8 | Bromea contigo “fastidiando” como cuando eran pequeños

tumblr_lekqmoCbPe1qar5a9o1_500

¿Recuerdas cuando tirabas del pelo de esa chica que te gustaba en el cole?

¿O cuando le pintabas una raya con el boli al compañero que te atraía?

Los adultos seguimos mostrando nuestro interés por alguien en forma de bromas que procuran ser una llamada de atención. Ese tipo de juego conjuga humor con atención, por lo que resultan una forma socialmente adecuada para dejar salir nuestra atracción por alguien.

Cuidado porque tal y como ocurría en el colegio, en exceso puede molestar y generar el efecto contrario a lo que se pretende.

Sobre este aspecto también se habla en el artículo que hemos mencionado de Monica M. Moore.

9 | Compara su comportamiento contigo con su comportamiento con los demás

VSDFVX

El contraste es una de los recursos más irrefutables para obtener conocimiento.

Precisamente porque cada persona es compleja y es arriesgado sacar conclusiones sin contextualizar, es útil que nos fijemos si ese chico o chica que nos interesa es afectivo con todo el mundo o particularmente con nosotros, si comunica halagos como parte de su personalidad o si ante nosotros muestra una extroversión poco habitual.

En otras palabras, si le gustamos a alguien se comportará de forma especial, y para saber si se comporta de forma especial, debemos fijarnos cómo suele hacerlo de forma general.

Vía: Egoland

 
80 Personas Compartiendo

Agrega un comentario