13 Cosas que los nutricionistas NO quieren que sepas

¿Quiénes son estas personas mágicas que están capacitadas para navegar por el mundo de la comida y la nutrición sin volverse locas, y ayudan a otras personas a hacer lo mismo?

Y, ¿acaso ellos nunca comen carbohidratos? Para responder a estas preguntas y otras, el portal BuzzFeed Health se puso en contacto con cuatro dietistas registrados. Esto fue lo que les dijeron:

1. Ellos no están interesados en juzgar tu dieta o tu estilo de vida.

Aunque podría resultar intimidante contarle a un nutricionista todo acerca de la forma en la que comes, especialmente cuando estás buscándolo para que te ayude con tu dieta, los nutricionista no están ahí para culparte o avergonzarte con el fin de que cambies tu dieta.

“Odio ser el policía de la comida”, dice Sit. Además, avergonzar a un paciente no ayuda, dice Jones. Es desalentador.

2. No existe una dieta que ellos consideren superior.

No existe una dieta que ellos consideren superior.

Sí, en general, probablemente te aconsejarán que bebas menos refrescos y comas menos alimentos procesados. Sin embargo, es poco probable que te aconsejen que adoptes la dieta paleo o que te hagas vegano o que evites todos los granos. “Todo tiene que ser muy individualizado… Mi enfoque consiste en encontrar lo que es mejor para ti y para tu cuerpo y lo que te hará sentirte bien y no estresado o ansioso respecto a la comida”, dice Jones.

3. No te dirán que te despidas de todas las cosas que amas en este mundo.

No te dirán que te despidas de todas las cosas que amas en este mundo.

Jones explica que trabajar con un nutricionista no tiene nada que ver con eliminar tus alimentos favoritos de tu vida (aunque sean menos que ideales). Si te encanta el pollo frito, no te lo prohibirá. Probablemente te recomendará que solo lo comas de vez en cuando y que le agregues muchas verduras a tu plato.

Redmond dice que una parte importante de su trabajo consiste en lograr que las recetas favoritas de las personas sean un poco más saludables, ya sea que se trate de un postre, un cóctel o una de tus comidas de fiesta favoritas. Y ni siquiera está tratando de hacer que estas recetas sean totalmente libres de grasas o azúcares; simplemente, que no sean tan terribles para ti. “Lo último que queremos es que las personas le den una mordida a algo y les sepa a dieta”, dice.

4. Y, sí, quieren ayudarte a que comiences a disfrutar de alimentos más saludables también.

Y, sí, quieren ayudarte a que comiences a disfrutar de alimentos más saludables también.

“Los dietistas no queremos hacerte la vida miserable. En verdad, queremos que entiendas la comida y la aprecies”, dice Langer. Se trata de ayudar a los clientes a que “encuentren el equilibrio entre lo ‘saludable’ y los alimentos ‘felices’”, dice Sit.

5. Se dedican a la nutrición porque aman la comida, no las reglas sobre la comida.

Se dedican a la nutrición porque aman la comida, no las reglas sobre la comida.

“Siempre le digo a la gente que a la mayoría [de las personas en] nuestra profesión nos gusta mucho la comida. Nos gusta celebrar con comida. Nos gusta la comida en sí misma”, dice Redmond, quien estaba tan involucrada con la comida que, de hecho, se inscribió en una escuela de gastronomía hasta que se dio cuenta que prefería enseñar a las personas a cocinar su propia comida que convertirse en chef profesional.

“No tenía muñecas cuando estaba creciendo; tenía ollas y sartenes”, dice. “Quería enseñar a las personas a comer lo que ya amaban”.

6. Y no comen comida súper saludable el 100% del tiempo.

Y no comen comida súper saludable el 100% del tiempo.

Por supuesto, se comen todas las verduras, pero también se dan permiso de comer sus alimentos preferidos (con moderación), como cosas dulces, pollo frito y uno que otro whisky doble. Y, de hecho, esto puede hacerlos mejores nutricionista, dice Jones. “Puedo identificarme con las personas porque yo he tenido —y sigo teniendo— mis propias luchas”, dice.

7. Es un tanto difícil lidiar con los clientes que son ultra autodidactas en nutrición.

Sit dice que puede ser difícil trabajar con clientes que han investigado mucho sobre nutrición por sí mismos, ya sea que hayan buscado algo en Google exhaustivamente o hayan visto todos los documentales relacionados con comida en Netflix.

Hacer toda esa investigación brinda a las personas muchos datos y, en consecuencia, muchas opiniones sobre lo que es correcto para ellas, pero no necesariamente les otorga la capacidad de “dar un paso atrás y observar el panorama general” de la dieta de una persona, su estilo de vida y su relación con la comida, que es exactamente lo que los nutricionistas están capacitados para hacer.

8. Ellos básicamente tienen un sexto sentido que les dice cuándo los clientes no están siendo totalmente comunicativos.

Langer dice que después de 17 años como dietista, ella puede distinguir cuando alguien está tratando de encontrar una forma de no mencionar el enorme atracón de azúcar que acaban de darse o que tuvieron un fin de semana menos que ideal en términos de comer o beber.

Otra señal delatora: cuando un paciente no está progresando hacia su meta y no parece haber ninguna razón para ello.

9. No quieren hablar de nutrición mientras están socializando.

13 Cosas que los nutricionistas no quieren que sepas

Cuando las personas saben que eres nutricionista, quieren discutir sobre dietas o que les des consejos sobre la forma en la que comen, dice Sit. “Jamás digo a las personas que soy nutricionista. Es brutal… No me interesa tratar temas de trabajo en una situación social”, dice.

Langer concuerda:
“Cuando voy a una fiesta no quiero decirles a las personas a qué me dedico porque me bombardean con preguntas. No estoy trabajando; no quiero escuchar lo que desayunaste”, dice.

10. Y, definitivamente, no quieren debatir acerca de cuál dieta es la “mejor”.

Y, definitivamente, no quieren debatir acerca de cuál dieta es la "mejor".

Existen toneladas de información allá afuera y Langer dice que en lo que se refiere a la nutrición, las personas están “tan convencidas con lo que creen” que a menudo quieren probar que su dieta —ya sea que tenga que ver con OGMs, purgas, suplementos, etcétera— es lo mejor o lo correcto para todos en general. “Trato de no meterme en ese terreno con las personas”, dice.

Jones concuerda: “No tengo ningún interés en convencer a las personas de nada que no deseen escuchar”, dice.

11. Los nutricionistas también pueden ayudarte con algunos de tus ~sentimientos~ relacionados con la comida y el comer.

Los nutricionistas también pueden ayudarte con algunos de tus ~sentimientos~ relacionados con la comida y el comer.

“Muchas personas han llorado en mi oficina. La mayor parte del tiempo la nutrición no tiene que ver con la comida; tiene que ver con por qué comes y con cómo comes y con qué ha ocurrido en el pasado como para afectar tu actitud hacia la comida”, dice Langer. Ella dice que cuando los clientes acuden a ella porque quieren perder peso es importante comprender no solo la forma en la que comen, sino cuáles son sus actitudes acerca de la comida y acerca de ellos mismos.

“Una parte de eso es doloroso para las personas”, dice. Por supuesto, los problemas de algunos clientes están fuera del ámbito de acción de lo que un nutricionista puede hacer. Por ejemplo, un paciente con problemas emocionales graves relacionados con la comida, con el comer y con el peso necesitaría ser referido a un psicoterapeuta, dice Langer.

12. No están súper interesados en cómo otros profesionales del cuidado de la salud manejan la comida y la nutrición.

No están súper interesados en cómo otros profesionales del cuidado de la salud manejan la comida y la nutrición.

Aunque los doctores puedan conocer mucha de la investigación médica que existe sobre alimentos y dietas, Sit dice que los nutricionista entienden el «lado humano» de la nutrición, como las creencias y valores económicos, étnicos, morales, religiosos y culturales que influyen en cada decisión que tomamos con respecto a la comida. Como resultado, los nutricionista están particularmente preparados para ayudar a que los clientes integren cambios alimenticios y de estilo de vida de una forma sustentable y motivante. Jones dice que el trabajo de un nutricionista consiste en «llegar al lugar donde se encuentran los pacientes».

13. Y, sí, ellos saben exactamente cómo perder cinco kilos de una forma súper rápida.

Esa es una de las primeras cosas que las personas preguntan a los nutricionistas, dice Jones, y esa es la razón por la que reciben una respuesta en broma. “Ampútate una pierna. Esa es la forma más rápida de perder cinco kilos”, dice Jones.

El asunto es que los nutricionistas no son personas a las que acudes para que te aconsejen qué dieta de choque te ayudará a perder la mayor cantidad de peso en el menor tiempo posible. Esto se debe a que a ellos lo que les interesa es ayudar a las personas a que hagan pequeños cambios que vayan sumando con el tiempo para lograr un estilo de vida más saludable, para que disfrutes la comida y tengas una perspectiva en la vida más efectiva y de mayor confianza en ti mismo.

Vía:Buzzfeed

 
130 Personas Compartiendo

Agrega un comentario