26 Cosas que toda mujer embarazada ha hecho en “secreto”

Si alguna vez pasaste o estás pasando esta etapa de la vida, deberás aceptar que también hiciste esto, echa un vistazo a continuación:

1. Pasaste todo el día con los pantalones desabrochados y con el cierre abajo.

Pasaste todo el día con los pantalones desabrochados y con el cierre abajo.

Y la mayoría de los días ni siquiera te molestaste en ponerte un sostén.

2. No rasuraste…

…nada debajo de tu ombligo.

3. Fuiste sola y ordenaste casi el menú completo en un restaurante de comida rápida.

Hey, se le antojó al bebé, no a ti. Lo único que tu querías era la malteada.

4. Se te cayó algo y no lo levantaste.

Been there! Have you? TanetteMaternityApron.com #pregnant #pregnancy #preggo #pregnancyproblems #pregnantbelly #pregnantwoman #cooking #foodie #mom #motherhood #Tanette

Una foto publicada por T’anette Maternity Apron (@tanettematernityapron) el

Bienvenida al mundo donde cubres los derrames en vez de limpiarlos.

 

5. Te pusiste un espejo entre las piernes porque querías recordar cómo se veía ANTES DE.

 

Hasta nunca, dulce princesa.

 

6. No usas ciertos zapatos porque…se te ven los tobillos gordos.

No usas ciertos zapatos porque...se te ven los tobillos gordos.

Los pies hinchados en el embarazo son lo peor.

 

7. Culpaste a tus hormonas por tu comportamiento.

8. A propósito te pusiste la mano debajo de tu barriga para que las personas supieran que estabas embarazada, no gorda.

30% off clearance at bumpglow.com ends tomorrow! Dresses marked down as low as $8.50!! Code:bump

Una foto publicada por Bump Glow Maternity (@bumpglowmaternity) el

La sobaste, también. En caso que no pudieran darse cuenta.

9. Metiste algunas cosas para ti en la lista de regalos de tu bebé.

Tú necesitabas esa crema anti estrías (y esas tiras que detectan el alcohol para la leche materna).

10. Te orinaste un poquito en tus pantalones.

Te orinaste un poquito en tus pantalones.

¿Cómo se supone que ibas a aguantarte las ganas con el peso de un humano encima de tu vejiga?

11. Te teñiste el cabello.

Los expertos dicen que no daña al bebé, pero aún así pretendes que no lo hiciste.

12. Lloraste sola.

Lloraste sola.

Debido a una (o todas) de las siguientes razones: acné en la espalda, hemorroides, estrías o un comentario que alguien hizo en el día.

13. Estar tan estreñida que te daba miedo que el bebé se fuera a salir si seguías pujando más fuerte.

Pero, cuando ibas por fin al baño, era abundante.

14. Te apretabas los pezones a ver si salía leche.

Te apretabas los pezones a ver si salía leche.

Y te tentaba probarla.

15. Exagerabas el “caminar de embarazada” para que se viera más legítimo.

16. Tomaste cafeína.

Sólo fue un poquito.

17. Se te olvidó tomarte tus vitaminas prenatales.

Se te olvidó tomarte tus vitaminas prenatales.

Las vitaminas no son un método anticonceptivo. Te tomaste dos al día siguiente.

18. Tuviste conversaciones adultas con tu barriga.

BFFS PARA SIEMPRE.

19. Comiste helado desde el empaque. Todo.

Comiste helado desde el empaque. Todo.

Ok, está bien. También hiciste esto cuando no estabas embarazada.

20. Te decepcionaste si el sexo del bebé no era lo que querías.

Está bien, lo superaste rápido.

21. Experimentaste descargas raras.

Experimentaste descargas raras.

Lo que ella dijo.

22. Usaste tu embarazo como excusa para no tener que hacer algo.

Movimientos bruscos, como levantarte del sillón, puede inducir el parto.

23. Se te salió un gas en público.

Se te salió un gas en público.

¡Aléjate! ¡Aléjate!

25. Planeaste una maratón de sexo para inducir el parto.

SÁCALO YA.

26. ¡Psst! Un último secreto: no estabas poniendo atención en ninguna de tus conversaciones porque lo único en lo que pensabas era en comida.

¡Psst! Un último secreto: no estabas poniendo atención en ninguna de tus conversaciones porque lo único en lo que pensabas era en comida.

Esta eras tú normalmente.

Vía: Buzzfeed

 
176 Personas Compartiendo

Agrega un comentario