Reconocida marca de sostenes obligó a sus empleados a trabajar “con pechos grandes” durante todo un día

Es la única forma de entender a las mujeres de Copa E, dijo el CEO de la compañía.

Los hombres solemos ver solo los beneficios de las mujeres con pechos grandes, porque claro, jamás hemos experimentado la sensación de tenerlos en nuestro propio cuerpo (aunque en algunos caso sí). Nunca llegaremos a saber que tan molesto o doloroso puede llegar a ser a menos que los tengamos. Y bueno, algo así fue lo que experimentaron los empleados de la reconocida empresa de sostenes PrimaDonna, quienes a pedido de su CEO, Ignace Van Doorselaere, tuvieron que usar senos grandes durante todo un día…

 

 

Obviamente, no eran senos como tal, sino que una pesas de kilo o kilo y medio que simulaban ser pechos de copa E (la talla más grande sostenes). Para el CEO de la compañía, la mejor forma de conocer a sus consumidoras era sintiendo lo que muchas de ellas viven día a día.

En un principio, la medida parecía divertida para los hombres pero con el paso de las horas se comenzaron a dar cuenta de lo molesto que era tener que llevar pechos gigantes todo el día.

Captura-de-pantalla-2016-08-31-a-las-1.43.25-p.m.

Los dolores de espalda, las marcas en los hombros y la búsqueda de soporte fueron algunas de las quejas expresadas por estos “hombres de grandes senos”.

Captura-de-pantalla-2016-08-31-a-las-1.44.11-p.m.

“Sólo hay una forma de que un hombre se de cuenta de lo que se siente tener una copa E, y es teniéndola”, aseguró el líder de la compañía, quien como buen jefe, fue el primero en ponerse en la incómoda situación.

Captura-de-pantalla-2016-08-31-a-las-1.44.21-p.m.

Y para los que quieren postular a la empresa, es necesario decirles que este tipo de actividad no será algo casual, sino que se hará todos los años y se llamará el Día internacional de los hombres de Copa E.

Captura-de-pantalla-2016-08-31-a-las-1.45.02-p.m.

Seguro que ahora estos hombres mirarán de otra forma a las mujeres de grandes pechos, es más, ya ni siquiera las mirarán, sino que simplemente les darán un abrazo y le dirán “Yo también te entiendo”

 

Agrega un comentario