La historia del estudiante que logró bajar 107 KILOS en solo 9 meses ¡Fue parte de un programa de televisión!

“A veces pedía una pizza y un kebab y luego comía papas fritas o una bebida azucarada. Incluso podía comer un helado después. Siempre eran porciones ridículas”, recuerda James.

James Dunn, de 28 años, supo que definitivamente quería bajar de peso cuando estaba con sus amigos en un parque de diversiones y no lo dejaron subirse a una atracción. El cinturón de seguridad de la máquina no le cruzaba. Dos personas trataron de ayudarlo, pero finalmente debió bajar de la atracción frente a una gran multitud.

A pesar de que cuando comenzó su lucha por perder peso James caminaba con gran dificultad, finalmente logró bajar 107 kilos en tan solo nueve meses.

El estudiante de último año de la Universidad Edge Hill fue parte del programa “Make My Body Better” (Haz mi cuerpo mejor, en español) conducido por Davina McCall en Reino Unido.

Cuando comenzó el desafío pesaba 201 kilogramos. Para llegar a sus 88 kilos finales, se sometió a una operación de banda gástrica, una estricta dieta y se puso a las órdenes de un entrenador personal.

37B651C500000578-3765438-image-a-16_1472571982026-2-e1472675698929

En el programa recordó el momento en que le negaron la entrada al juego.

“Me senté y el cinturón no podía cruzar frente a mi. Un funcionario trató, pero no pudo hacer que calzara y otro vino a ayudar. Terminaron dos personas tratando de cerrarlo y aún no podían, así que tuve que bajarme frente a una multitud de personas”.

-James Dunn-

James cree que engordó por sus malos hábitos alimenticios: como trabaja y estudia, suele llegar tarde a su hogar y pedir enormes cantidades de comida chatarra.

37B7247300000578-3765438-image-a-14_1472571948964-2-e1472675777406

“A veces pedía una pizza y un kebab y luego comía papas fritas o una bebida azucarada. Incluso podía comer un helado después. Siempre eran porciones ridículas”.

-James Dunn-

Cuando sus sobrinas crecieron se dio cuenta de que no podía disfrutar con ellas. Iban al parque, pero él no podía mantener el ritmo.

“Pensé: si ella tiene 12 o 18 meses y no puedo seguirle el paso está mal, ella es una infante”.

-James-

Cuando llegó al programa, los productores le exigieron perder 107 kilos en nueve meses y aunque él pensó que era una meta imposible, lo logró.

Primero removieron tres cuartos de su estómago y luego le presentaron al entrenador personal Mark Grice, quien lo puso en una dieta estricta y le ayudó a entrenar de forma intensa.

“No quiero inspirar a nadie a salir y perder peso mediante la cirugía, pero cuando llegas a los 32 a veces no hay muchas opciones. La cirugía puede haberme comprado otros 20 años, pude haber muerto en 10”.

-James Dunn-

En lugar de abogar por las cirugías para perder peso, James ahora planea trabajar con su ex entrenador, Mark, para hacer un programa educativo en colegios.

37B7246D00000578-3765438-image-a-17_1472571986244-2-e1472675831764

Como James trabaja de asistente de profesor en una escuela, suele pensar en que él no hubiese llegado a pesar tanto si alguien le hubiese enseñado a comer bien.

¿Y sus alumnos, notaron su cambio de aspecto?

“Los niños en la escuela se dieron cuenta pero pensaron que estaban siendo entrometidos si preguntaban si bajé de peso. Preguntaban si me había cortado el pelo o si tenía una camiseta nueva”.

-James Dunn-

Cuando le preguntaron a James cuál fue el factor que  más le ayudó a mantenerse encaminado a la pérdida de peso, él contestó que fue el hacer la dieta de forma pública.

 

Agrega un comentario