El HOY tiene 48 años y luce como Hulk ¡Sus propios músculos podrían matarlo! (+Fotos)

El llamado “monstruo” del pueblo entra al baño, se inyecta Synthol en los bíceps y luego de mirarse en el espejo dice: “Sí, me gusta mucho cómo me veo”.

Valdir Segato vive en Sao Paulo, Brasil. Es constructor y dedica parte importante de su día a trabajar edificando casas y edificios, sin embargo, la frase que él mismo ha convertido en algo así como su slogan de vida, es “Este es mi trabajo, pero lo que me apasiona de verdad es ver crecer a mis músculos”. Por eso es que la fracción del día que no ocupa trabajando, la utiliza para ir al gimnasio e inyectarse Synthol: un aceite potencialmente mortal que “infla” la zona del cuerpo en la que es suministrada. Hoy, luego de haber pasado parte importante de su juventud como el “Perro flaco” de sus amigos (así lo llamaban ellos por su delgada contextura producto de su adicción a las drogas), Segato hoy luce radicalmente distinto.

barcroft-imagesguilhermelamotta

El hombre de 48 años es conocido como He-Man o Hulk en las calles de su ciudad y eso lo hace sentir conforme consigo mismo. Otras personas, las más reacias a mirarlo, prefieren llamarlo “El Monstruo”. Sin embargo, eso también es una especie de empuje anímico para Segato. Todo lo que le haga sentir grande y sobrehumano, es bienvenido.

La historia comenzó cuando el brasileño quiso superar su adicción a drogas como la cocaína. Era muy delgado y se sentía demasiado débil físicamente. Él mismo se refirió al asunto.

bar

“Me vi envuelto en drogas muy dañinas y comencé a perder peso porque no te alimentas. Yo llevaba una vida completamente errada”, señaló Segato.

Entonces, ya decidido a abandonar el estilo de vida decadente que llevaba junto a las drogas, se inscribió en un gimnasio y comenzó a ejercitar. Ahí fue cuando conoció a un tipo que le ofrecióSynthol. Segato cuenta que lo aceptó de inmediato pues los efectos que conseguía ejercitando por su propia cuenta no eran suficientes. Con su personalidad adictiva, el aceite se convirtió en su “mejor amigo”.

mss

“En la calle me han llamado hasta Schwarzenegger y eso me encanta”, añade Segato quien ha subido más de 30 kilos en los últimos años. “He duplicado el tamaño de mis bíceps pero todavía quiero que crezcan más”, afirma.

Y el problema aparece a simple vista: con un pasado ligado a las drogas duras como la cocaína y su actual obsesión por los músculos, el Synthol se presenta como una “solución” que le viene como anillo al dedo. Los riesgos, sin embargo, son demasiado altos.

Segato ha sido advertido de los problemas que enfrenta con la sustancia: amputación de los brazos, necrosis, e incluso la muerte. Además, por supuesto, de una terrible adicción.

mrmu

Sus amigos, por otra parte, hacen vista gorda a esta peligrosa realidad.

Fernando Carvalho, uno de ellos, señala que “Lo del aceite es una estupidez, pero soy su amigo así que no digo nada. Él quiere ser famoso y este es el riesgo que corre”.

iii

Claro está que Segato no logra ver la realidad tal cómo es. Los peligros son inminentes y esto podría costarle demasiado caro. Sin embargo, él hombre se inyecta Synthol, se mira en el reflejo del espejo en su baño y esbozando una sonrisa dice que en realidad“me gusta mucho cómo me veo”.

Luego de décadas de una vida compleja, este hombre efectivamente ha cambiado tanto física como psicológicamente.

tt

¿Qué opinas al respecto?

 

 
58 Personas Compartiendo

Agrega un comentario