El presidente Barack Obama se olvidó de saludar a un marine ¡Entonces, ocurrió lo inesperado!

El poder suele corromper a la gente… Y cuanto mayor sea la condición social en la sociedad, el mayor número de personas cambia su actitud, «enorgulleciéndose» de su estatus. Sin embargo, en algunos casos, los modales y la actitud del ser humano nada tienen que ver con el grosor de su monedero y sus cuentas bancarias, dependiendo solo de su personalidad.
¡Barack Obama ha derribado una vez más los estereotipos! Parecería que, siendo el presidente de Estados Unidos, la persona más importante del país, podría permitirse cualquier cosa. Sin embargo, los buenos modales, la cortesía y el respeto hacia la gente aun nadie ha cancelado.
Al abordar el helicóptero presidencial, Obama, aparentemente preocupado y abstraído en sus pensamientos, pasó frente al soldado sin realizar el saludo tradicional. A pocos instantes, el presidente se percató del error, entonces, sin pensarlo dos veces, se dirigió de nuevo al infante de marina y le dio la mano. ¡Solo mira la reacción del soldado!

 

Al estrechar la mano de la primera persona del país, el infante rompió en una sonrisa satisfecha. Sin lugar a dudas, fue un acto verdaderamente digno de un presidente.
 

Agrega un comentario