Los 10 PROBLEMAS más frecuentes de vivir en pareja ¡Y cómo superarlos!

Todo es color de rosas hasta que aparecen los problemas, ¡pero se pueden solucionar!

La mudanza en pareja es como vivir una segunda etapa de enamoramiento pleno o también puede ser la antecesora de una luna de miel. Sientes mariposas en el estómago, todo parece perfecto y nunca creíste amar tanto a alguien como lo estás haciendo en este momento…

Es una etapa hermosa, sin embargo cuando se supera, como cuando recién nos enamoramos, comienzan a verse las debilidades y hay que trabajar para que estas no le ganen a las virtudes.

No es difícil, tan solo hay que trabajar, tener paciencia y MUCHO AMOR. ¿Están listos para emprender este camino sin fracasar? ¡Estos consejos te ayudarán!

La forma de resolver los problemas

b

Cuando están bajo el mismo techo, los conflictos deberían tratarse diferente. Al fin y al cabo, cuando termine la discusión ahí estarán tú y él… y escapar definitivamente NO es la solución.

Irse a dormir a otro lado, volver a lo de nuestros padres por unos días, escapar y no enfrentar los problemas no hará más que agravar el conflicto y perjudicar a la pareja.

Vivir juntos implica una mayor responsabilidad y encontrar el camino para solucionar los problemas es indispensable. Ante los problemas, no corran, hablen, hablen hasta que el conflicto desaparezca.

La dificultad por compartir decisiones

c

Ahora son dos que llevan el hogar adelante. Una partecita de ustedes está en ese hogar, y esa casa es de los dos. Tomar decisiones en pareja ahora se volverá algo más común y es muy habitual que de esas decisiones se originen nuevas discusiones.

Hay que aceptar que son diferentes, encontrar el punto medio para tomar las mejores decisiones y que ambos estén satisfechos.

Esperar que todo mejore

d

Un problema muy frecuente luego de la convivencia es el esperar a que las cosas se solucionen cosas. Si algo se rompe, si no lo arreglamos, ¡quedará roto! Y lo mismo sucede con una relación. Si no hacemos algo por ella, no se arreglará.

Cuando hay un problema, se debería trabajar de a dos para solucionarlo y así poder seguir avanzando.

Falta de espacio

e

Cuando dos personas se mudan juntas, es muy común que sientan cierta “asfixia”. Ahora, se verán día a día, de mañana y de noche. Se despertarán juntos cuando están enojados y cuando todo está bien. Y a veces, de solo pensar eso, la asfixia puede aparecer y no querer irse.

Esa claustrofobia o falta de espacio se puede solucionar si aceptan que además de una relación tienen una vida aparte. No necesitan estar TODO el tiempo juntos ahora que viven en el mismo techo, pueden separarse, disfrutar de las amistades o estar en el mismo hogar pero no en la misma habitación.

Tener miedo al próximo paso

f

Pensar en el futuro: ese es el gran problema que muchas parejas enfrentan cuando se mudan juntos. Ya avanzaron, ya hicieron muchísimas juntos y lograron lo que tanto deseaban: vivir juntos. Y ahora, ¿qué?

La solución es no pensar en el futuro y si pensamos en él no obligarnos a seguir avanzando. Estar en pareja, vivir juntos es grandioso. ¿Por qué obligarnos y presionarnos a algo más? ¡Qué fluya!

La diferencia de gustos

g

Comienza con la decoración y sigue hasta la comida, el orden del cuarto o del baño. Los gustos no son generalmente los mismos y generan más de un dolor de cabeza.

Juntos pueden trabajar y encontrar el punto medio. Con trabajo de a dos descubrirán rápidamente cuál ese límite en el que ambos se sienten a gusto.

No compartir las tareas

h

Es MUY importante compartir las tareas y que una persona sola no se sobrecargue. Al principio podemos hacerlo con gusto, pero luego cuando se vuelva rutina estaremos deseando no hacerlo y si vemos a la otra persona sentada en el sillón sin hacer nada… los problemas se acrecentarán muchísimo.

Según un estudio, el 90% de las tareas del hogar todavía se hacen por mujeres. Ya es hora de derribar el mito de que las mujeres son las únicas amas de hogar y repartir las tareas. Tanto hombres como mujeres lo harán genial si le ponen ganas (y si hay equidad en la división).

Equilibrio con el dinero

i

El dinero: GRAN problema. Es muy importante decidir cómo se pagarán las cuentas, cuánto pondrá cada uno y en qué fecha se pagarán. Las deudas, la falta de compromiso y la pocas ganas de invertir dinero pueden ser fuentes interminables de problemas en la relación.

La intimidad

j

Todo es más sencillo una vez que vives en pareja, pero… eso no quiere decir que tengan sexo las 24/7. Aspirar a ese objetivo es casi imposible y generará decepciones.

Disfrutar de compartir el día a día y vivir la intimidad sin exigirse es la manera de triunfar en la relación.

La televisión

k

Oh, oh, ¿quién lo iba a decir? Pero sí, es real, la televisión es una fuente de problemas MUY común.

¿Qué hacer? No generar una gran bola de algo que no es. Pueden variar los programas de tv o tener una televisión en dos habitaciones. Pero lo importante es aceptar que un programa de televisión NO debería generar conflictos. Al fin y al cabo es solo eso: una tv.

¿Te fuiste o te irás a vivir en pareja? Ten en cuenta estos consejos para no perjudicar la relación. Si juntos trabajan en la relación lograrán disfrutar a pleno de esta nueva etapa.

 

Agrega un comentario