¿Cómo viven REALMENTE las mujeres en los Emiratos Árabes Unidos? ¡Aquí la respuesta!

No es un secreto que la riqueza de los jeques arábicos es legendaria, como salida de un cuento de «Las mil y una noches». Sin embargo, no todos los residentes de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), jeques incluidos, llevan una vida ideal… ¡Todos tienen sus días grises!

¿Cómo viven realmente las familias árabes comunes? Seguramente, la primera pregunta que vendrá a la mente es: ¿Cómo vive la mujer arábica? Es probable que te la imagines relegada a los quehaceres del hogar, víctima del machismo. No obstante, y a pesar de las falsas creencias populares, la mujer de los EAU es muy respetada por los hombres árabes.

a

Noviazgo

La mujer árabe casi nunca se casa con un hombre extranjero. Para ella, un matrimonio con un «infiel» podría cerrarle permanentemente la entrada al país.

En contraste, los hombres jóvenes de los EAU a menudo toman una esposa extranjera. Sin embargo, para una mujer europea, el hecho de estar casada con un jeque árabe, no necesariamente significa tener la vida resuelta y los lujos garantizados. Es poco probable que la novia reciba la ciudadanía algún día, si su matrimonio sale mal, no tendrá derecho a llevarse a los niños.

b

La decisión del matrimonio, por lo general, es tomada por la familia del novio. Sin embargo, si la chica se niega a aceptar la propuesta, no será obligada a dar ese paso.

c

Matrimonio

Hoy en día, no todos los hombres árabes pueden permitirse la poligamia, ya que mantener un harén de esposas requiere grandes fondos. Por lo tanto, actualmente esta tradición solo es privilegio de jeques y magnates.

d

El contrato matrimonial es la principal condición para una boda árabe. En lugar de la novia, el contrato es firmado por dos de sus parientes. La ley dicta que la boda debe efectuarse en el transcurso de un año después de la firma del contrato.

e

Otro dato interesante, si el novio desea ver a su amada, solo puede hacerlo en presencia de los familiares de la novia. La familia del novio debe pagarle a la novia el mahr, una suma de dinero o equivalente en joyas o bienes que es un requerimiento obligatorio para todos los casamientos musulmanes y es recibido por la propia chica.

El Islam no posee el concepto de «dote» o «precio de la novia», que es erroneamente traducido en ocasiones. En los matrimonios islámicos, los bienes que la mujer trajo al matrimonio, solo pueden ser aceptados por el esposo luego que él le haya pagado el mahr.

f

Una boda árabe es un gran evento: Mesas repletas de deliciosas comidas, diversión hasta el cansancio… Los anfitriones se desviven por demostrar su hospitalidad y generosidad.

g

La vida familiar

No es un secreto que, en cualquier familia árabe, la mujer debe obedecer a su esposo, pero poca gente sabe que, en muchos casos, la esposa toma las decisiones importantes casi a la par de su marido. Esto se ve con mayor frecuencia en las familias árabes que viven fuera del mundo musulmán y rara vez se adhieren a las tradiciones ancestrales.

h

En realidad, la mujer árabe puede permitirse el lujo de vestir a su antojo: desde una mini-falda, hasta unos pantalones cortos, tan de moda en la cultura occidental. Sin embargo, por encima de esas prendas, debe llevar un paño negro que le cubra desde el rostro hasta los pies. De hecho, es bastante común el uso de los pantalones vaqueros y la túnica. Pero lo que sí podrás ver rara vez es a una mujer con la cabeza descubierta.

Las mujeres árabes tienen una pasión especial por el oro, por lo que los hombres suelen regalarles joyas en lugar de flores.

Otro aspecto importante: un marido polígamo debe atender, tratar y convivir con todas sus esposas por igual. Para ello, la familia establece un calendario de visitas muy estricto. El marido debe construirle a su nueva esposa un chalet independiente (no más barato, pero no más caro que el de la esposa anterior). El dinero ha de distribuirse en proporciones iguales entre todas las esposas.

i

Por cierto, muchas mujeres árabes, a menudo, reciben su educación en las mejores universidades del mundo. Sin embargo, a pesar de esto, en los EUA aún existe poca demanda de féminas profesionales. Por eso, muchas chicas que salen a estudiar al extranjero, deciden quedarse allí a trabajar y hacer su vida.

El apoyo mutuo familiar es muy apreciado entre los árabes. Por ejemplo, si una mujer queda viuda, el hermano de su marido considera su deber casarse con ella.

A Middle Eastern couple enjoying a meal in a restaurant

Las mujeres en los EAU pueden solicitar el divorcio en dos casos: por la infidelidad de su marido, y si este no es capaz de proporcionarle lo suficiente para vivir.

Como has podido apreciar, que las mujeres de los Emiratos Árabes Unidos viven en una cárcel familiar no es más que un mito. Son libres de elegir como vivir, pero su cultura es muy diferente a la nuestra, por eso se comportan y piensan de una manera distinta. No obstante, eso no significa que no sean felices o que no hagan valer sus derechos.

No cabe duda que es un tema muy controvertido… Y tú, ¿qué piensas al respecto? Deja tus comentarios y tus opiniones abajo. Y no dudes en compartir este post con tus amigos, para que conozcan cómo viven realmente las féminas arábicas.

 

Agrega un comentario