Modelo decide ser honesta en Instagram. Reveló la verdadera TORTURA detrás de sus fotos

La austriaca ha decidido contar qué es lo que pasa “detrás de las cámaras”.

Cansada de las múltiples e injustificadas exigencias de su agencia, en el oscuro mundo de la moda, esta modelo ha decidido destapar los secretos del mundo de la moda a través de una serie de fotografías en su cuenta de Instagram.

La austriaca Jazz Egger, que ahora tiene 19 años, lleva ejerciendo como modelo desde que tenía 13, y ha concursado en diversos concursos como Germany’s Next Top Model o Elite Model Look, que buscan nuevos talentos y a los cuales llegó a la fase final, residente en Londres, quiere dar a conocer a todo el mundo lo que sucede “detrás de las cámaras”, con cosas tan reveladoras como noches enteras sin dormir o la presión de los llamados especialistas con que sus modelos pierdan peso.

Dale un vistazo:

¡Sus publicaciones no tienen ningún tipo de filtro o censura!.

3aaf9fb000000578-3964254-on_a_black_and_white_selfie_posted_on_tuesday_jazz_wrote_at_this-a-39_1479912988912

Y cuenta las cosas tal y como son, criticando principalmente a las agencias de modelos y a sus “miserables estilistas”: “En este momento, la única razón por la que estoy todavía en Instagram es porque los directores de casting me preguntan cuántos seguidores tengo para que puedan decidir si me consideran o no. No sé cómo sentirme, pero dejo este selfie para permanecer en el juego”, confiesa.

Los casi 12.000 seguidores de Jazz leen a diario sus publicaciones.

91740_160677_1_584_436

En las que critica que le pidan que pierda peso (llevando una talla 34), o que editen sus fotos hasta tal punto que sea irreconocible, haciendo que casi perdiese la confianza en si misma.

“Esta me costó hacerla como 15 minutos porque estaba a punto de caerme de la cama, tenía que hacer que mis piernas pareciesen muy delgadas”

En una entrevista al Daily Mail:

91745_160682_3_584_379

“Mi agencia me dijo que mis caderas eran demasiado anchas y tenía que perder peso si quería tener una oportunidad para la Semana de la Moda de Londres. Estaba por debajo de mi peso ideal, por lo que decidí no adelgazar más. Aún así, me cogieron para los desfiles”, escribe.

Jazz confiesa: “los estándares de belleza son una estupidez, y lo que hay detrás de las cámaras, en el backstage, es de locos”; la modelo también critica la presión que sufren muchas chicas con respecto al tallaje. “Por ejemplo, muchos diseñadores solo crean prendas en una talla modelo, que suele ser la 32-34. Cuando buscan modelos, solo buscan chicas con esa talla. Ese es un problema enorme. Creo que si los diseñadores crearan tallas estándar, la presión por estar más delgadas desaparecería. Pero es solo uno de los millones de problemas que existen, y es por eso por los que se necesita una revolución en la industria. Promocionar una imagen sana es muy importante”.

Sobre sus publicaciones, Jazz es clara:

91746_160683_4_584_425

“No había dormido demasiado la noche anterior a los desfiles porque son una locura. No había comido o bebido nada con sal, azúcar, grasas o alcohol durante meses para evitar un mal estado en mi piel. No funcionó. Los maquilladores lo escondieron todo”.

“Creo que, aunque solo haya una persona que piense acerca de mis palabras y les haga reflexionar sobre la realidad del mundo de la moda y los medios, ya me siento como si hubiese hecho lo que hay que hacer.”

Reconoce que hay seguidores muy jóvenes…

91748_160700_5a_776_485

Que contactan con ella para pedirle consejo acerca de cómo adelgazar, pero no les aconseja “Solo les digo: ‘Si fueses la única persona del planeta y nadie pudiese verte, ¿todavía querrías cambiar tu cuerpo?’. Supongo que sabes lo que me contestan”.

 

Agrega un comentario