Despampanante modelo publica fotos de cómo tumor la infló como globo y casi acaba con su vida

“Quedé en shock cuando me di cuenta de que mi cara se estaba inflando y mis manos y pies se habían hinchado. Estaban tan hinchados que tuve que usar zapatos de hombre”.

Vicki Perez de Florida, Estados Unidos, pasó de exhibir su escultural figura en competencias a no atreverse a salir de su casa, después de que una extraña condición inflara tanto su rostro y sus pies que debió empezar a usar zapatos de hombre. En menos de un año, la mujer pasó de pesar 58 a 78 kilos, con la sensación de estar reteniendo toda el agua que consumía.

Captura-de-pantalla-2017-03-06-a-las-12.30.00

“El gimnasio y la salud han sido siempre mi pasión. Entreno todos los días. Así que quedé en shock cuando me di cuenta de que mi cara se estaba inflando y mis manos y pies se habían hinchado. Estaban tan hinchados que tuve que usar zapatos de hombre y la ropa no me entraba. Me sentía llena de agua todo el tiempo y no quería salir de la casa”.

Vicki Perez

Captura-de-pantalla-2017-03-06-a-las-12.30.17

En Febrero del 2016 notó extrañas marcas en sus manos y cuerpo. Acabaron llevándola al hospital de emergencia por un shock anafiláctico.

Ningún doctor había podido darle un diagnóstico certero sobre su condición, hasta que desesperada, llegó hasta un especialista en síndrome de Cushing en Alabama, quien finalmente descubrió un pequeño tumor en una zona muy delicada de su cerebro, la glándula pituitaria.

Una operación a tiempo le salvó la vida.

Captura-de-pantalla-2017-03-06-a-las-12.30.33

“Dos días después de la operación, mis pies volvieron a la normalidad. Estaba tan feliz. Me sentía fantástico, pero un mes después estaba de vuelta en el hospital para otra operación. La recuperación fue difícil, dolía moverme. Tuve que aprender a caminar de nuevo y cómo correr. Tenía mucha rabia y lloraba todo el tiempo. Te desordena las hormonas y te hace creer que estás loco”.

Vicki Perez

La actual estudiante como higienista dental aún se está recuperando, pero su peso ya está en los 64 kilos y, mucho más importante para ella, por fin puede decirle a su hijo que mamá va a estar bien.

“Ha sufrido mucho viéndome enferma, pero ahora que puedo pasar tiempo con él, está mucho mejor y se ha portado mejor en la escuela. Es la cosa más importante para mí, no podría haber superado esto sin él”.

Vicki Perez


¡Qué bueno que dieron con el diagnóstico a tiempo!

 

Agrega un comentario