Artista dejó que utilizaran su cuerpo como lienzo, el resultado: Peor de lo que imaginas (+Fotos)

La artista Marina Abramovic, a quien recordarás por otra emotiva performance donde se encuentra con un viejo amor, acaba de hacer público uno de sus materiales más controvertidos: Ritmo 0… Fue llevada a cabo en 1974 en el pequeño Studio Mora en Nápoles, Italia

Dale un vistazo:

¡La ejecución del proyecto era muy simple!

1-43

Ella debía permanecer inmóvil, como un objeto inanimado, durante un lapso de 6 horas… En ese lapso de tiempo, los asistentes y visitantes podrían interactuar con ella y usar hasta 72 objetos que había en una mesa cercana.

En las mesas, la artista dejó el siguiente mensaje:

2-41

Instrucciones:

  • Hay 72 objetos en la mesa y pueden usarlos en mí según deseen.
  • Premisa: Yo soy el objeto. Durante este periodo asumo toda la responsabilidad.
  • Duración: 6 horas (20:00 pm – 02:00 am)

Había objetos de placer como plumas, paules de seda, flores, agua.. y otros de destrucción como cuchillas, cadenas o una pistola con balas.

Todos comenzaron a interactuar con la artista.

3-38

De forma muy tímida… Alguien se acercó a decorar con flores, unirla con una cuerda a otro objeto, hacer cosquillas.

Luego la cambiaron de posición…

4-31

Y usaron cadenas o la rociaron con agua, y al ver que ella contenía las reacciones, la gente aumentó la intensidad.

El crítico de arte Thomas McEvilley, quien asistió al evento.

5-23

Recuerda la escalada de violencia que se produjo: “Comenzó tranquilamente. Alguien le dio la vuelta. Alguien alzó sus brazos en el aire… Alguien la tocó íntimamente”

¡Pero luego un hombre usó una navaja de afeitar!

7-16

Para realizar un corte en su cuello y otro eligió utilizar las espinas de una rosa para arañar su vientre… “A las tres horas cortaron sus ropas con una cuchilla de afeitar. A las 4, las mismas cuchillas comenzaron a herir su piel. Varios asaltos sexuales menores se llevaron a cabo, pero ella estaba tan comprometida con la obra que hubiera resistido hasta una violación o su propio asesinato”, explica McEvilley.

De hecho ¡Alguien puntó un arma cargada contra su cuello!

8-13

En las últimas horas, la performance se se transformó en algo verdaderamente espeluznante: “Me sentí violada”, recuerda Abramovic. “Me cortaron la ropa y desnudaron en parte, me pegaron con la rosa de espinas en el estomago y lo de la pistola fue punto y aparte…”

¿El resultado?

9-12

 Con esta performance Abramovic comprobó como de rápido se intensifica la violencia hacia otras personas cuando las circunstancias son favorables para quienes la ejercen.

Tras las seis horas y una vez concluido el experimento.

10-11

Abramovic se paseó por la sala, pero los asistentes evitaban mirarle a la cara, la gente se comportaba con cierta normalidad, como si quisieran olvidar su agresión y como disfrutaron haciéndole daño:

“Esta obra revela algo terrible sobre la humanidad. Muestra qué tan rápido una persona puede hacerle daño en circunstancias favorables. Muestra lo fácil que es deshumanizar a una persona que no lucha, que no se defiende. Muestra que si proporciona el escenario, la mayoría de las personas “normales”, al parecer, pueden llegar a ser verdaderamente violentas”

A continuación puedes ver en vídeo:

Junto con los comentarios de la artista en inglés.

¿Qué te pareció el experimento?

 
140 Personas Compartiendo

Agrega un comentario