Impactante abdomen de modelo con 5 meses de embarazo desata polémica en redes sociales

Cuando pensamos en una mujer embarazada, lo primero que se nos viene a la mente es un vientre abultado. La experiencia y la observación nos dice que el abdomen de la futura madre comienza a crecer a eso de los 3 meses de gestación hasta volverse muy notorio a los 9. Por lo mismo, cuesta creer que la modelo Sarah Stage realmente esté encinta.

La mujer de 33 años compartió una serie de imágenes de su segundo embarazo que hizo dudar a las redes sociales. En las instántaneas, Sarah aparece en bikini en una playa de Ventura (California), mostrando un tonificado vientre plano. En el pie de imagen ella afirma que su bebé ya tiene 5 meses de gestación.

“¿Cómo es posible?”, es la pregunta que se hacen muchos al observar la foto. “Te ves increíble, pero ¿por qué no te ves embarazada?, yo con 5 meses ya tenía panza”, “¡¿dónde tiene el bebé?!”, “¿Dónde están los 5 meses? aquí es cuando se difumina mi autoestima”, “Esto es terrible”, “pobre bebé, no será saludable”, fueron algunos de los comentarios que recibió. Éstas son las cuestionadas fotos.

Una publicación compartida de SARAH STAGE (@sarahstage) el

Una publicación compartida de SARAH STAGE (@sarahstage) el

Una publicación compartida de SARAH STAGE (@sarahstage) el

Cabe destacar que durante el primer embarazo de Sarah, hace dos años, ocurrió algo similar. En esa ocasión mostró su vientre con 8 meses de gestación, impactando por su reducido tamaño. En ese entonces, la modelo que ha trabajado para la agencia Elite, atribuyó la situación a sus genes costarriqueños y europeos, además de su afición por el gimnasio y la vida sana. Sin embargo, al igual que ahora, algunos incrédulos la han bombardeado de críticas, asegurando que su aspecto “no es saludable” e incluso otros han señalado que es preocupante que una mujer con un embarazo tan avanzado luzca así.

También hay quienes insinúan que la chica se ha excedido con el ejercicio y la dieta, poniendo en riesgo la salud de su futuro hijo. Pero no todo fue cuestionamientos, ya que algunos la felicitaron y e incluso pidieron que la dejaran en paz. Lo cierto es que su primer hijo nació sano y estas imágenes recientes lo pruebas.

Una publicación compartida de SARAH STAGE (@sarahstage) el

Una publicación compartida de SARAH STAGE (@sarahstage) el

Una publicación compartida de SARAH STAGE (@sarahstage) el

¿Qué es normal cuando se trata de barrigas de embarazadas?

El ginecólogo del Hospital Universitario Quirón de Madrid, José García Flores, señala en un artículo del diario español El Mundo que cada embarazo es único y hay muchos factores que influyen en el tamaño de la barriga.

“El tamaño del bebé no es lo único que influye en el crecimiento del perímetro abdominal, por lo que dos mujeres con las mismas semanas de embarazo y un feto de similares características pueden tener barrigas completamente diferentes“, dice el experto.

Uno de los factores que determina el porte de la panza es precisamente el tono muscular. “Cuando se tiene poco tono muscular en el abdomen, lógicamente cualquier cambio o aumento de peso se nota mucho más”, afirma Pluvio Coronado, ginecólogo del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid. Con esto coincide García Flores, quien dice que por lo mismo es probable que un segundo embarazo sea más voluminoso que el primero.

Por otro lado, también influye la posición del bebé en el útero. Coronado indica que “si se encuentra con la espalda pegada a la columna de la madre y las piernas hacia adelante, el abdomen puede tener un aspecto un poco más picudo”. En cambio, si el feto está en forma vertical y más cercano a la parte posterior del útero, el abdomen puede verse menos voluminoso.

La anchura de la pelvis es otro factor a considerar. En las caderas más estrechas, los fetos se encajan menos, lo que aumenta el volumen del vientre.

La cantidad de grasa y el peso previo de la madre, junto con los kilos que se ganen en el periodo de embarazo, también inciden en el tamaño del vientre. La recomendación es no subir más de 12 kilos.

Finalmente, la cantidad de líquido amniótico y los gases también contribuyen .

“Lo importante es saber si el bebé crece o no bien, y eso se controla a través de los patrones de biometría fetal (valoración de parámetros como el tamaño de la cabeza, tronco, piernas, etc)”, más que preocuparse por el tamaño de la barriga, aclara Coronado.

 

¿Qué piensas tu de esto?